Padre e hija

Un matrimonio disfrutaba de un romántico viaje por una carretera. Entraron a una curva, cuando una niña se interpuso en el camino, extendiendo sus manos y llorando. El marido estaba tan sorprendido por aparición que casi pasa por encima de ella. Se las arregló para desviar el auto en el último segundo. Al mirar al espejo retrovisor, la vio correr hacia la oscuridad. No podía tener más de seis, o siete años.
Padre e hija

Father-and-daughter

Un matrimonio disfrutaba de un romántico viaje por una carretera. Entraron a una curva, cuando una niña se interpuso en el camino, extendiendo sus manos y llorando.

El marido estaba tan sorprendido por aparición que casi pasa por encima de ella. Se las arregló para desviar el auto en el último segundo. Al mirar al espejo retrovisor, la vio correr hacia la oscuridad. No podía tener más de seis, o siete años. Una vez calmada, la pareja discutió sobre lo que acababan de ver.

—¿Qué haría una niña por aquí en la noche?

—No lo sé. ¿Crees que fue un fantasma?

—No lo creo, parecía estar alterada. Tal vez se perdió o…

Más adelante había un hombre. Tenia un brazo extendido y hacía señas para que se detuvieran. Estaba sin aliento.

—¿Han visto a mi hija?

Mencionó haber llevado a su hija a dar un paseo pero había perdido la noción del tiempo y, en la oscuridad, se había separado de ella. Ahora la buscaba angustiado.

Le dijeron que vieron a una niña no muy lejos de ahí. El marido se sentía tan culpable de no haberse detenido que le ofreció al hombre llevarlo en auto adonde la había visto.

—No, gracias. No tiene que hacer eso. En verdad, gracias.

Después de describir dónde había visto a su hija, el hombre les agradeció por ultima vez y se fue

Una semana más tarde, veían televisión acostados. Un reportero dijo que el cuerpo sin vida de una niña había sido encontrado por un camino solitario de la montaña. La policía ya había detenido al hombre que la asesinó. Al ver la imagen en pantalla, la pareja se horrorizó. Era el mismo hombre con el que habían hablado.

No era el padre de la pequeña. La niña había luchado por escapar de las garras de su secuestrador, y, sin saberlo, habían ayudado a atraparla de nuevo…

— Via Creepypastas