Eyeless Heather

Asesinos del Zodiaco
Asesinos del Zodiaco

Holami nombre es Heather Parker, era una niña de 10 años apunto de cumplir 11, si leen esto sabrán de la historia de cuando las pesadillas comenzaron en mí, bueno… de lo que yo era…

Era una niña muy obediente, hacía todo lo que podía para cumplir mi sueño y llegar a mi meta, era un poco solitaria, casi no tenía amigos pero eso no me importaba tanto mientras tenga a mi mejor amiga, Eva.

Era un día normal, tenía que ir a mi escuela como todos los días. Faltaban 5 días para mi 11vo cumpleaños, yo como siempre me despertaba en las mañanas tan alegre, duchándome, vistiéndome, cosas así. Mis padres eran casi tan trabajadores, pero no me importaba ya que comprendía por cuanto trabajo pasaban, después al ir a la escuela como siempre voy al lado de mi mejor amiga Eva, ya que también vive en mi vecindario, a una cuadra de mi casa. Nosotras siempre la pasábamos bien en la escuela, ella siempre estuvo a mi lado desde el jardín de niños, ella es la única quien me comprende y la única a quien admiro ya que también tiene la misma meta que yo. Un día estábamos en receso en la escuela y nos sentamos en el piso, en un lugar escondido para que nadie nos molestara, y al parecer ella me tenía una sorpresa por lo que estaba cerca de cumplir 11 años.

“Heather, tengo algo especial para ti.” dijo Eva con una dulce sonrisa mientras tenia sus manos en un bolsillo de sus pantalones. “Pero tienes que cerrar los ojos, hehe.” dijo ella.

“Ok” dije yo con muchas ansias y cubrí mis ojos.

“Ok, ya puedes ver” dijo Eva.

Yo dejéde cubrir mis ojos y emocionada vi el regalo. Era un collar dorado. No tan caro pero era valioso para mi, era un collar de la amistad, como para abrir el centro y poner una foto allí. Estaba tan feliz pero muy asombrada porque yo también tenía una sorpresa para ella por todos los años que ella estuvo conmigo. Le regaléotro collar pero esta vez es de plata, porque éramos como oro y plata juntos, una frase que nosotras lo mantuvimos en nuestro corazón por toda la eternidad.

“Heather…n-no sabia que tu, también querías.” dijo Eva con lágrimas de alegría brotando de sus ojos.

“Si, eres mi mejor amiga, ¿no? Yyo quería hacer algo especial para ti también.” dije llorando de alegría al mismo tiempo.

Nosotras intercambiamos collares, nos lo colgamos en el cuello y con pura alegría nos dimos un abrazo. Un abrazo significa mucho para mi, ya que un abrazo dice mas que mil palabras.

La campana de clases había sonado, teníamos que regresar a clases. Aún seguía satisfecha y prometí que cuidaría el collar por siempre.

Después de la escuela, regresando a casa, vi a una familia mudándose al vecindario en el que yo vivía. Me preguntaba quiénes eran, pues mi familia y yo siempre dábamos la bienvenida a los nuevos vecinos cortésmente. Vi a un muchacho, él parecía demasiado lindo para mí y sin pensarlo dos veces fui hasta a él y lo saludé dándole la bienvenida, yo me presenté.

“Hola Señor, mi nombre es Heather Parker, yo vivo en frente de su casa y pues quería darle la bienvenida.”

“Oh, sí, Heather Parker, tus padres vinieron a ayudarnos hace poco,nos contaron a mí y a mi madre de ti. Bueno es un placer conocerte Heather, mi nombre es Marcos Baker, mucho gusto.” dijo él con una sonrisa muy dulce y hermosa.

Joder, él era tan lindo y su personalidad era tan especial, con solo verlo y saber como es mi corazón explotaba con un cálido sentimiento, me enamoré con solo verlo la primera vez.

“M-Mucho g-gusto.” dije yo ruborizada con verlo y con una sonrisa algo tímida.

“Bueno, tengo que ayudar a mi madre a acomodar los muebles, adiós.” Se va a su casa mientras que yo caminé rápido hacia la mía, mientras que mis padres me preguntaron como me fue.

“¿Cómo te fue, cariño?” dijo mi madre sonriéndome.

“M-Muy bien.” dije yo.

** “Vi que conociste a los vecinos del frente, ellos son de lo más amable del mundo.” dijo mi madre dando una risita.**“Bueno el almuerzo va a estar listo enseguida.”

“Ok.” Me fui a mi cuarto a dejar mi mochila y acomodar mis cuadernos y libros necesarios para hacerla tarea que nos mandaron en la escuelaen mi escritorio.

“¡Ya está listo!” dijo mi mamá, así que me fui a lavarme las manos, la cara y bajéenseguida a comer.

40 minutos después del almuerzo, lavé mi plato y cubiertos, y fui a mi cuarto a hacer las tareas, pero no dejaba de pensar en Marcos, él era tan lindo y bello.

Después de hacer las tareas, mamá tenía que ir a trabajar ya que ella trabaja en turno noche, papá regreso a casa, ellos solo estaban libres los fines de semana. Como siempre recibo a papá con un fuerte abrazo. Papá era a quien amaba más, bueno, no quise decir de que no amo a mamá, la amo, pero papá es mi favorito, casi siempre la pasábamos bien como padre e hija y muchas veces con Eva.

Ya era hora de dormir, pues mamá había regresado para cenar con nosotros. Cuando terminamos me cepillé los dientes y me fui a dormir, pero… algo cambió desde ese día, es allí cuando comenzó la pesadilla. Cuando me desperté, después de ducharme y vestirme, quería peinarme y cepillar mis dientes. Con el baño no me fue suficiente como para despertarme, así que me lavé, la cara pero al mirarme al espejo, lo que estuvo no era mi cara, si no el de una chica con los ojos vendados, cabello corto y una sonrisa macabra y espeluznante. Me caí al piso del un gran susto, no podía creer lo que vi. Pero cuando me vi al espejo de nuevo, mi cara se reflejo otra vez en el espejo justo como estaba; dejéde pensar en eso como si solo alucinara y me fui a la escuela.

Más tarde al regresar de la escuela, terminar las tareas y de almorzar, quería pasar más tiempo con Marcos y también decidí llamar a Eva para presentarlo. Jugábamos, charlábamos, demonios, era lo mas bello que podía disfrutar y no paraba de pensar en Marcos, ese muchacho de 18 años era otra de las cosas en que me la pasaba pensando. Pero lo más extraño es que desde que llegó él y su madre, cuando me dormía o me miraba al espejo aparecía esa chica, una y otra vez, pero varias veces trataba de asesinarme en mis pesadillas. No sabía por quéde repente apareció, pero lo que si sées que varías veces ella me mata de maneras grotescas y retorcidas; me quemaba hasta derretirme y quedar en cenizas;me agarraba del cuello arrancándome la cabeza junto con mi columna;partía mis extremidades con una mano muy extraña en la parte derecha; y otras más, pero lo que siempre hace cuando me asesina de varias formas esagarrar unas tijeras de 10 cm de largo, apuñalar mis ojos y sacármelos.Dios como dolía, incluso al dormir dolía demasiado. No paraba de llorar, desde mis pesadillas quería parar. Pero de alguna manera como que esas pesadillas me tratan de decir algo, no se, solo séque comenzaron desde Marcos y su madre llegaron.

Ya era el día de mi cumpleaños y al parecer mis padres querían planear una fiesta sorpresa para mi 11vo cumpleaños, se la pasaban planeándolo en la mañana ya que ellos pidieron a sus jefes al menos un día libre para planearlo.

“Hmm…cariño, ¿quévamos a hacer?. Tenemos todo planeado para todo el lugar, las decoraciones… pero no sécon quien vamos a dejar a nuestra hija mientras decoramos el lugar.” dijo mi mamá.

“Bueno, supongo que con Eva y su familia, ¿no?” dijo mi papá.

“Ellos no estaban en casa, y menos Eva, que está en la escuela con mi hija.” dijo mi madre con preocupación.

“¿Y por quéno con los vecinos del frente? Ya llevamos más de cuatro días conociéndolos y parecen buena gente en realidad.” le dijo a mi mamá.

“Hmm… no lo sé,cariño, yo séque son amables y todo pero, no sé si quiero dejar a mi hija. Pero supongo que no tenemos otra opción.” ella dijo.

Mis padres fueron a donde los Baker vivían y tocaron la puerta, al parecer solo Marcos estaba en casa, ellos le pidieron que cuidara de mi mientras ellos decoraban el lugar y después le contaron acerca de la fiesta. Marcos aceptóy mis padres se fueron, pero cuando ellos se fueron, empezó a marcar en su celular y dijo:

“Sí… se fueron al fin. Hehe, empieza el plan “Fiesta Sorpresa” hehehe heheheh” empezó a dar una sonrisa macabra y colgó el teléfono.

Ya regresé de la casa de mi amiga porque quería hacer tareas junto a ella y cuando lleguéa casa me encontré con Marcos sentado en el sofá de la sala.

“¡Aah!” me di un sobresalto del susto pero luego me calmé, suspiréy dije: “Oh, Marcos, eres tú, ¿pero por qué estás aquí?” sonreí un poco.

“Bueno, tus padres me dijeron que tenía que cuidarte hasta que regresen.” dijo riéndose de una manera un poco escalofriante.

“Y… ¿cuándo v-van a regresar?” dije yo de una manera un poco asustadiza.

“Hmm… ellos no va a venir esta vez, Heather.” dijo el mientras que dos muchachos más aparecieron de la oscuridad.

“Marcos, ¿q-quiénes son ellos?” dije temblando un poco y haciéndome un poco para atrás.

“Solo son unos amigos, Heather, ellos me ayudarán a “cuidarte.” Se levanta del sofá acercándose a un poco “Hey,¿por quéte alejas? ¿tienes miedo?”

“N-No… ¡nolo tengo!” tomémimochila para lanzarla fuertemente a sucara y corrí.

“Grr… ¡no dejen que escape!” dijo Marcos con mucha furia.

Tratéde correr a mi habitación pero… ¡agh, esos malditos!, los dos tenían un cuchillo en la mano,agarraron mis medias y mi vestido, pero me salí aun así. Se rasgaron mis ropas,tenía pocas heridas en mis piernas y brazos,cuando logrésalir hice quese tropezaran. Corrí a mi cuarto, cerré el cerrojo de mi cuarto, abrí la ventana para que creyeran que escapé y me escondí debajo de mi cama. Con solo dar patadas en la puerta de mi cuarto lograron destrozar el cerrojo y los dos tipos más Marcos estaban buscando hasta que se tragaron el truco de que escapé.

“Ggrr, salgamos, tenemos que encontrarla” dijo Marcos en un tono desesperado.

Ellos estaban apunto de salir de mi cuarto hasta que yo solté un jadeo por accidente, me tapéla boca perouno de ellos me escuchó.

“Esperen” dijo él mientras pensaba en el único lugar en el cual no revisaron y llegócerca de mi cama. Mierda, estaba muerta del pánico hasta que el tipo se agachóy subió la manta que tapaba la parte baja de la cama y me descubrió.

Salí corriendo hasta que los dos me atraparon y gritéhasta llorar.

“¡Suéltenme! ¡Suéltenme! ¡Ayuda! ¡Mamá! ¡Papá!¡Algu-“ no pudeterminar lo que quería decir ya que Marcos me noqueó por detrás con una botella de vino pegándome enla cabeza; me desmayé. Hasta que…

“Uhh… ¿q-qué?… ahh… m-mi… cabeza…” desperté con la frente sangrada por lo que me noquearon con la botella de vino “¡¿Q-qué?!… ¡agh!” aparecí sentada en una silla con los brazos atados por la espalda y mis piernas en las dos patas delanteras de la silla “¡Suéltenme! ¡por favor!”.

“Vaya, vaya, ¿creíste que nos engañarías así de fácil? Hehe, ni de coña.” apareció Marcos y los otros dos tipos en frente de mi.

“¡¿Por quéhaces esto?! ¡¿Y d-dónde están mamáy papá?!” le dije con ojos irritados de tanto llorar.

“Bueno… digamos que se tuvieron que “ir por un largo, largo tiempo”, hahaha.” dijo riéndose.

“¿A-A que te refieres con es-“ de allí me mostró su celular con fotos sangrientas y de ellas habían unas manos con unos anillos en cada mano. “No… ¡no puede ser,no!” rompí a llorar porque…eran mis padres los que murieron.

“Aaaww no llores, mi princesa, estoy aquí contigo, pero… si quieres que te deje ir, conviértete en mi esclava hehe.” dijo él.

Me negué muchas veces y él, enojado con un cuchillo, lastimómi cuerpo un poco. Gritédel dolor pero aún no pasa lo peor.

“Mira, si te conviertes en mi juguete, pararé esto y todos estamos felices” dijo Marcos.

“¡No lo haré! ¡No me haré juguete de un tipo como tú!” dije jadeando del dolor.

Me lastimó el cuerpo un poco más, no lo podía soportar. Hasta que él sostuvo mis mejillas y me hizo una vez más esa misma pregunta y yo le escupí en su cara. Se puso más furioso que nunca y le dijo a uno de sus amigos que desatara mi brazo derecho, sosteniéndolo rectamente mientras que el otro le daba a Marcos un hacha de filo muy peligroso y cortómi brazo derecho. No podía creer lo que sucedía y gritédel dolor.

“¡¡Duele!! ¡¡Duele!!! ¡¡¡aahhhhhhh!!! ¡¡nooo!! ¡¡duele!!” dije gritando del dolor. El shock y el pánico fue muy intenso al igual que el dolor. Cantidades de sangre chorrearon de mi brazo y mis gritos se convirtieron en jadeos por un momento.

Marcos me dio una bofetada y dijo con mucho enojo “¡discúlpate ahora!”. Me negué de nuevo y esta vez agarróun par de tijeras de 10 cm de largo y apuñalómi ojo izquierdo.

“¡¡¡Aaaaahhhhh!!!!” gritéhasta más no poder, chorreando gotas de sangre. No pudocreer que aún siga viva, mientras que sacómi ojo izquierdo y proseguía con el derecho. Gritéy gritéhasta cansarme, y así fue. Fui sollozando y jadeando de todos modos, ya no podía ver nada, ya que no tengo ojos, solo huecos chorreando sangre por mi cara. El dolor fue insoportable hasta que ellos me desataron y me lanzaron contra el piso;de cara.

“¡Serás mi esclava de todos modos!” dijo Marcos. No podía ver nada pero con solo sentirlo podía saber lo que me pasaba.

Sentí algo, sentí que él agarró mis bragas y las rompió dejando ver mi entrepierna desnuda. Tenía miedo, ya no sabía que hacer. Supongo, que ya sabía lo que iba a pasar. Sentí algo en mi entrepierna y de un solo momento,el dolorse hacia presente cada vez más y más. Exacto, Marcos estaba violándome de manera tan ruda y dolorosa, y con cada embestida dolía más y más, gritédel dolor pero no por mucho tiempo como las veces anteriores, sentía que mi corazón iba a explotar ya no podía más, sentí que este ya era mi fin… sin esperanzas de salir viva de esta hasta que terminó,yo sentí un dolor y dejéde gritar. Dejé de moverme por un momento.

“¿Eh? ¿estás muerta, no? ¡Tsk! Un cadáver no me sirve para que sea un esclavo…” dijo sus últimas palabras antes de abandonarme dándome por muerta así como sus amigos.

Estaba sola hasta que sentí la presencia de alguien, creí que no era Marcos así que levanté mi mano izquierda acercándose al tipo diciendo:

“Ayuda… me… p-por… favor” tosía sangre y sentí que ya no podía respirar. “Alguien… ayuda… me… a… yu… d…” en ese momento morí. Pero aquí no acaba la historia. El tipo me cargó diciendo:

“Otra manzana que se echó a perder” desapareció con mi cadáver y mi collar se cayóde mi cuello al momento en que desaparecía.

Desperté en un lugar macabro y horrible con gritos de otras personas. Desperté pero sin mis prendas, desnuda pero aun con mis heridas y luego una voz me dijo:

“Despertaste, ¿eh?, bueno supongo que con solo ver el lugar te quedas congelada en un abrir y cerrar de ojos, hehe.” dijo.

“¿Q-quien eres?, ¡¿d-donde estoy?!” dije asustada.

“Estás en el infierno, niña.”

“¿Eh?” dije yo pero aún nerviosa.

“Si, si claro, ahora di adiós.” dijo él acercándose a mi.

“¡E-Espera, n-no quiero irme aún! Q-quiero pedirle un favor…solo uno.” dije sollozando.

“¿Y ese es…?” preguntó el.

“Quiero vengarme de los asesinos que me mataron…” dije yo con mucho rencor y sollozo.

“Oh sí, lo he visto todo, hehe ¿y por quédebería concederte eso?” preguntó.

“M-Me quiero vengar de ellos por lo que me hicieron a mi y a mis padres, ¡quiero que sientan el verdadero dolor!, ¡por favor se lo suplico!” dije yo.

“Oh, con que eso es, ¿no? Hehe” dijo con tanta risa. “Hmmm… tal vez no sea mala idea concederle esa petición” pensó él. “Bien, lo haré, pero con una condición:serás mi esbirro haciendo todo lo que yo diga, a partir de cuando cumplas 13 años, serás mi esbirro para siempre, no morirás, no crecerás, simplemente serás de mi propiedad por toda la eternidad” dijo él.

Me sorprendí por lo que dijo, pero no séen qué más pensar, así que acepté.

“¡Si, por favor! ¡quiero hacerlos sentir el dolor!”

“Como digas.” dio un chasquido con sus dedos.

No sabía lo que pasaba pero sentí que algo agarraba de mi brazo izquierdo con mucha fuerza apuñalando mi corazón, mi estómago y mis piernas hasta envolverme todo el cuerpo. Caí en cuatro tratando de soportarlo, mierda, cuanto dolía. Hasta que sentíque eso formaba parte de mi y de mi cuerpo. Al no sentir dolor jadeaba sin cesar.

“Supongo que necesitaras algunas cosas para apoyarte en lo que quieres hacer y sentirás cambios. Bueno ya es hora” dijo tocando mi frente para llevarmeal mundo real.

“¿E-Espera… q-quien… eres? N-no me has dicho quién eres exactamente.” le pregunté.

“Sólo digamos que soy el dueño de este lugar. Mi nombre es Lucifer.” me llevóal mundo real.

Ya estando en el mundo real no sentí ningún cambio hasta que…

“¡P-Puedo ver, puedo ver!” decía con tanto asombro. “P-Pero, ¿cómo?” con mis dedos toquélos huecos por donde mis ojos estaban antes, pero no habían ojos allí. “¿Cómo puedo ver si… no tengo ojos? yo…” empecéa recordar y a comprender por qué Lucifer me hizo pasar por ese dolor. “Así que… eso fue…​tengo que concentrarme.”

En un abrir y cerrar de ojos aparecídesde el bosque hasta el exterior de la casa de Marcos. ¿Acaso eran el tipo de cambios que dijo Lucifer para darme un apoyo a mi venganza? Pues ya verán, hehe. Marcos y sus amigos estaban viendo los vídeos y fotos de cuando fui violaba mientras ellos reían y Marcos dijo:

“Valió la pena tomar la virginidad de esa perra, ¡hahaha!” fue un momento que ellosdisfrutaron hasta que oyeron ruidos extraños y risas diabólicas.

“¡¿Q-Quién anda allí?!” dijo Marcos asustándose un poco.

Marcos y sus amigos estaban muertos del miedo hasta que Marcos escuchóun sonido como si fuera una apuñalada y se volteó. Exacto uno de sus amigos estaba en shock y miróa su estómago, claramente había una mano gigante y negra atravesando su estómago agarrándolo mientras que varias de sus entrañas salíande su cuerpo y junto a suestómago tirándolo. Gritaba del dolor y con un pie pisésu cabezay la destrocéapretándolacontra el piso dejando solamente la quijada. Marcos y el que quedaba estaban sobresaltando del miedo pero más cuando se dieron cuenta de que la asesina soy yo.

“¡¿Q-Quédemonios?! No… no es posible ¡tú estás muerta!” diounos pasos hacia atrás.

Fui hacia el otro tipo y me lancéa él mordiendo su hombro arrancando su carne con mis dientes y comiéndolo, con el reemplazo de mi brazo derecho arranquéde una sola vezsus brazos.Dios, como disfrutaba los gritos dedolor y la sangre que manchaba todo mi cuerpo con las mismas prendas que en mi muerte, abrí su cuerpo arrancando cada entraña de su cuerpo hasta dejarlo vacío como una nuez y después arranquésus dos ojos. Dejéa Marcos para el glorioso final. Él estaba con la misma cara de terror con solo ver la carnicería y el horror, la misma cara que yo tenía cuando ellos acabaron conmigo. Él agarróun hacha y me cortóel brazo izquierdo, perodespués, unas venas negras y toda la sangre que había en toda la habitación se arrastraron a mi brazo cortado y se reunió de nuevo con mi hombro dejándolo como estaba.

“¿¡Q-Que carajos eres!?” dijo aterrado.

“¿Quién estásufriendo ahora? ¡¡¡Hahahahahaha!!!” entréen locura agarrando las mismas tijeras de 10 cm y sostuve su cuello fuertemente y cortéuna de sus mejillas tallando una media sonrisa. ” Hey, ¡¿por quéno sonríes?! ¡¡hahahahha!!” gritaba del dolor mientras que yo con mi brazo derecho arranquélas piernas de Marcos llorando del dolor, así no iríaa ningún lado, y para el gran final cortésu cabeza arrancándola junto con su columna a medias para así ver su cara siempre. Después de la matanza mirétoda la habitación admirándola y después entre en una locura masiva. “¡¡¡Heheh… hehehe… hahahahah… haahahaha!!! ¡¿Quéles pareció eso?! ¡¿Eh?! ¡¡Idiooootaaaass!! ¡¡¡Hahahahahhahaha!!!”

Quiero más…” dije desesperadamente deseosa de más.

No sabía por dónde empezar hasta que sin pensarlo decidíir a la casa de Eva hacia su cuarto viéndola dormir sosteniendo las tijeras alzándolas para ver el final.

“Adiós, Eva” penséhasta que vi el collar que llevaba puesto mientras dormía. De allí reaccionéy no sabía que mierda estaba haciendo, Eva se despertó de repente y me vio solo por un momento.

“¿H-Heather? ¿Q-qué?” ella me vio pero con una cara de miedo creyendo que era solo una alucinación y cuando frotósus ojos ya no estaba.

Ella corrió al cuarto de sus padres despertándolos desesperadamente diciéndoles que fueran a mi casa. Cuando ellos abrieron la puerta encontraron sangre, mis ojos,mi brazo en el piso de la sala y mi collar en el suelo, ella desesperadamente gritóde horror, sus padres trataron de que Eva no viera la escena pero ella se soltó y corrió hacia donde estaba mi collar, lo agarrósosteniéndolo en su corazón, mientras que yo en pánico y sollozando corrí hacia el bosque en el que estaba y caí al suelo de rodillas, no pude soportar el hecho de que estaba apunto de hacer algo malo,las dos gritamos del dolor y tristeza hasta más no poder. Desde ese día comprendí… que ya no hay marcha atrás para reparar lo que fui.

_ 2 años después… _

“Ya es hora, a partir de ahora serás mi esbirro por toda la eternidad” dijo Lucifer.

“Si… maestro” dije arrodillándome ante él.

Desde ese día que me hizo inmortal, ya no podía crecer, tal vez mis años crezcan pero siempre tendré el cuerpo de una chica de 13 años, tenía que cumplir mi sentencia, porque una promesa… es una promesa.

Al fin y al cabo resultó que Eva y yo no éramos destinadas a ser como el oro y la plata después de todo.

Pero… ¿qué más da?Me cortéel cabello y me vendélos ojos. Ya no soy más “Heather Parker”,ya no soy lo que solía ser esa niña gentil.

Ahora el mundo sabrá quien soy, el monstruo del infierno…

Eyeless Heather.

Creado por: Andrea Poveda (Kokoro-chan123)

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Allá afuera

SCP-1782

Ítem # : SCP-1782 Clasificación del Objeto : Euclid Procedimientos Especiales de Contención: La entrada y el perímetro…
Read More
Allá afuera

SCP-092

Ítem #: SCP-092 Clasificación del Objeto : Seguro , y deben ser almacenadas en casilleros estándar de objetos…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Demon Black

Demon Black Hola soy Lee mejor conocido como Demon Black, les contare la historia de como me como…
Read More