La cola del diablo

Asesinos del Zodiaco
Asesinos del Zodiaco

En el hospital las horas se sucedían muy lentamente, sobre todo en el turno de noche, y las enfermeras tenían la costumbre de contarse historias entre ellas de todo tipo: divertidas, dramáticas, de terror y de amor.

Pero eran las historias de terror las que preferían las novatas. Una vez, una de las enfermeras más viejas, Mercedes, durante una noche contó lo siguiente:

“Hace mucho tiempo, en la década de los setenta, tuvimos como paciente a un anciano de unos ochenta años, el señor Moore, que llegó al hospital con un cuadro agudo de peritonitis.

Lo operaron de urgencia y en esa misma operación descubrieron que sus tripas estaban carcomidas por el cáncer. Los doctores cerraron la herida y luego lo pusieron en la sala del pabellón tres, donde generalmente van a parar los pacientes que ya no tienen más remedio. Nadie quería atender al señor Moore. Las drogas y el dolor lo habían vuelto loco. Era muy agresivo y mordió en varias ocasiones a las enfermeras más distraídas.

Lo ataron a la cama, pero aún así trataba de mordernos si nos acercábamos demasiado. Sus dientes castañeaban en el aire y aún recuerdo ese ruido escalofriante que hacían al chocar entre sí: “tic tic tic tic”. Una noche, escuché el timbre de uno de los pacientes y al ver el tablero me di cuenta que se trataba de la habitación de Moore. Como yo era la más nueva generalmente me mandaban a mí, por lo que no tuve más remedio que ir a ver qué pasaba. Pero cuando llegué a la habitación me encontré con una sorpresa.

La cama de Moore estaba vacía, y había sangre en el centro de las sábanas. Mucha sangre. El paciente que compartía la habitación con él era quien había apretado el timbre, para alertarnos. Salí de la habitación para buscarlo, y, de repente, me sentí embargada por un terror inexplicable que me sacudió de pies a cabeza. Ustedes saben que el pabellón tres es un lugar de por sí tétrico, la gente muere ahí todos los días; se escuchan lamentos, llantos, gemidos. Los pasillos siempre están mal iluminados y huele muy mal, aunque una termina por acostumbrarse. Miré hacia abajo y vi que un rastro de sangre se dirigía hacia los ascensores.

Seguí el rastro con la mirada y al llegar al extremo del pasillo, donde hay una curva, vi que algo se arrastraba sobre el suelo. Parecía una serpiente y al principio pensé que lo era, pero luego, con horror, me di cuenta que se trataban de las tripas del señor Moore. Se le había abierto la herida y arrastraba las tripas como una horrible cola de unos diez metros de longitud. Se tambaleaba en dirección a la puerta abierta del ascensor, con aquella asquerosidad siguiéndolo. Corrí hacia él y resbalé en la sangre del piso.

Y creo que fue una suerte, porque cuando el señor Moore se metió al ascensor se dio vuelta y me sonrió. Fue la sonrisa más maligna y demencial que vi en mi vida. Sus ojos estaban negros por el dolor o la locura. Apretó el botón de la planta baja, y las puertas del ascensor se cerraron; gran parte de sus tripas había quedado afuera. No necesito decirles lo que ocurrió cuando el ascensor bajó, tampoco quiero hacerlo, porque fue repugnante y estremecedor. Incluso los médicos más experimentados vomitaban al ver el interior del ascensor. Pero el horror no terminó allí. Al cabo de una semana de haber muerto el señor Moore, una enfermera dijo haber visto a un anciano caminando por el pasillo del pabellón tres, con las tripas siguiéndolo como un rabo.

La enfermera renunció algunos días después y el mito del fantasma del señor Moore quedó, aunque nadie volvió a verlo”.

Apenas la enfermera Mercedes terminó de contar esto, una de las novatas señaló con cara de espanto hacia el pasillo. Allí, a través de la puerta entreabierta, podía verse un intestino largo y ensangrentado, que con lentitud de gusano se arrastraba sobre el suelo en dirección a los ascensores.

Autor: Mauro Croche

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Allá afuera

SCP-462

Ítem #: SCP-462 Clasificación del Objeto : Euclid Procedimientos Especiales de Contención : SCP-462 está almacenado en una…
Read More
Allá afuera

Arnold Paole

A veces me cuestiono si realmente existen los vampiros. “El sólo pensar en su existencia me aterra, pero…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Morella

El mismo, por si mismo únicamente, eternamente uno, y solo. Platón, Symposium. Consideraba yo a mi amiga Morella…
Read More
Allá afuera

Abas

En la Clavicula Salomonis de Mathers y en la Magia Sagrada de Abramelin el Mago, Abas es un…
Read More
Asesinos del Zodiaco

La sayona

Cuenta la historia que hace mucho tiempo vivía una mujer muy hermosa llamada Melissa. Desde muy joven Melissa…
Read More
Allá afuera

SCP-1422

Ítem #: SCP-1422 Clasificación del Objeto: Neutralizado // Fenómeno (véase Anexo 1422-3) Procedimientos Especiales de Contención: Toda la…
Read More
Asesinos del Zodiaco

SCP-1665

Horizontal SCP-1665 debe ser guardado en una ______ en el ala de objetos de bajo interés de la…
Read More