Andante violeta

Página 2
Página 2

Andante
Camino tranquilamente al abrazo de la noche. No puedo creer que me convencieran de ir a un bar a las 12 de la noche. Estoy totalmente borracho caminando de un lado a otro, me estrello con los postes y arboles casi siempre, veo todo borroso como si recién hubiera despertado, lo único que me impide caer al suelo y dormir a media banqueta es el olor de alcohol en mi boca que sale y respiro en cada paso, no puedo creer que apeste demasiado, huele a drenaje, con razón no tuve suerte en tener acción con alguien en las afueras del bar.

Mis compañeros de trabajo se quedaron en el bar, yo tengo que regresar ahora debido a que no quiero problemas con las personas con quien vivo, son cerca de las 2.30 de la mañana, bueno, eso es lo que creo que dice mi celular, quizás sea más tarde, o solo estoy soñando con que camino cuando en realidad quede dormido en esta banqueta, quizás más atrás, el alumbrado en esta calle es pobre, su luz es tenue que apenas puedo ver mi sombra frente a mí, porquería de gobierno, tuve la brillante idea de salir sin una chamarra y ahora se me congela el cuerpo, mañana tendré dolor de cabeza y dolor de espalda, junto con tener las piernas envaradas, me recargo a un poste de alumbrado y veo un coche pasar a toda velocidad, creo que era Nissan oxidado, se pasó la luz roja.

Mi casa está demasiado lejos, creo que no llegare ni a la esquina de donde resido, bueno al menos lo intente, de pronto, cuando mi cuerpo decide inclinarse a abrazar el suelo mientras continuo caminando, escucho algo, unos pasos, pequeños pasos ligeros, pero lo escucho como si una persona fuera caminando tranquilamente, recupero el control y volteo atrás para ver quien más está caminando a esta hora, no veo a nadie, me encuentro paranoico, es solo la cerveza hablando y el whisky haciendo sus bromas, demonios, creo que voy a vomitar, la luz de ese lado es algo brillante, parpadea, tal vez una lámpara o una patrulla, me duelen los ojos, dejo de pensar en eso y sigo mi camino, mientras escucho cada paso de alguien aproximarse, pero esta vez, se oye como una respiración fuerte, como si un animal estuviera detrás mío.

Vuelvo a voltear y no veo nada, solo que el poste de alumbrado que pase junto con algunos de la misma calle se han apagado, incluso pedo no me asusto con cosas así, solo debe ser una falla eléctrica, es todo, continuo mi paso y cruzo la calle al siguiente pabellón, de pronto, todo empieza a parpadear, ahora no solo escucho la respiración o los pasos de algo absurdo creado por mi cabeza lleno de licor, escucho un gruñido, una clase de gruñido de un animal enorme haciendo eco en los edificios, no volteo una vez más porque sé que no hay nada, la respiración aumenta y escucho un ladrido muy fuerte, volteo por la sorpresa y solo hay oscuridad, el ladrido se vuelve más fuerte, es un perro, esta frente a mí, pero no lo veo, debe ser uno de esos cobardes que solo le ladran a desconocidos, las luces siguen parpadeando y los ladridos aumentan y grito hacia la oscuridad diciendo que se calle el animal.

De pronto ni siquiera escucho el viento soplar o las luces haciendo ese sonido molesto cuando parpadean, todo se vuelve silencioso, de verdad he bebido demasiado, de pronto, logro ver que el animal empieza a salir de la oscuridad, si me ataca le romperé el osico a puñetazos, el animal camina tranquilamente fuera de la oscuridad de las lámparas fundidas rumbo a las que solo parpadean, lo que veo es un perro endemoniadamente grande, de tamaño de una persona adulta, era un gigante, la bebida me está confundiendo los sentidos, pero lo que era raro de esta ilusión es que el animal tenía su pelaje de un color morado, como si le hubiera caído un bote de pintura, no podía ver bien, pero sentía que él me miraba, las luces seguían parpadeando y mi corazón empezó a latir con fuerza, culpar a la cerveza no funcionaba ante el miedo natural del cuerpo de un peligro próximo, tuve la brillante idea de aventar mis llaves al perro, pero solo lo provoque, un horrible ladrido como si desgarrara mis oídos salió del osico del animal, me puse a correr pero en cuestión de segundos, había sido derribado por el animal.

Siento como sus patas se incrustan en mi espalda como lanzas, grito de dolor, en ese momento siento que he perdido todo el efecto del alcohol en mi cuerpo, aquel animal morado muerde mi hombro, siento como su baba y sus colmillos cubren mi piel, siento mucho miedo de morir, no quiero morir de esta forma, quiero que me deje en paz, el animal muerde con más fuerza y me arranca todo el brazo, siento como mi cuerpo empieza a sentir frió y mi corazón palpita como un motor de auto de carreras, siento como la sangre toca mi pecho y mi cara, trato de levantar la cabeza pero el animal recarga una de sus patas en ella, estoy totalmente dominado, veo como mi brazo es aventado en frente de mí, no se lo comió, me doy cuenta de que estoy llorando, le pido que me deje en paz pero solo escucho un gruñido, hay un local frente mío, veo por las ventanas que no hay nada encima mío, con una de sus patas mi gira y lo veo frente a frente.

Un pelaje totalmente violeta, brillando a la luz del parpadeo y la oscuridad, es perro enorme, de miles de dientes en el osico cubiertos con mi sangre y pedazos de piel, sus ojos son totalmente amarillos, tan amarillos como el sol en un día acalorado, brillantes y penetrantes, siento como su baba mezclada con sangre cae en mi rostro, me mira con una extraña forma de desprecio, abre su boca llena de dientes afilados y…

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Allá afuera

Oasislipsis

Un día normal: Narra July: Estaba caminando tranquila por la calle mirando todo a mi alrededor, era un…
Read More
Allá afuera

El Cartero

Howard era nuestro cartero. Él ha estado entregando nuestro correo por 4 años. Pero un día, desapareció y…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Bochi dorobō

Puedes oírlo. Está arrastrando sus huesos bajo el suelo de las lápidas, abriendo los sepulcros, tomando a los…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Graffiti

Yo no vivo en la parte más agradable del Reino Unido. Es una de la más altas en…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Yo soy un vampiro

Después de Yo no quiero ser vampiro (Alondra) “Yo no quiero ser vampiro (Alondra)” Ha pasado mucho tiempo…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Wonderland

La maldad no nace porque sí. Viene de algún lado, todo tiene su origen. Algunas veces el dolor…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Blacking

Soy un hombre simple que vive en un pueblo simple, que posiblemente nadie vaya a conocer; vivo bastante…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Cazasueños

Agosto 21: El moretón en mi ojo derecho no me deja ver muy bien, pero comienza a deshincharse.…
Read More