El Bosque de Los Susurros

Allá afuera
Allá afuera

Cuando era pequeño me enviaron de viaje a la casa de mi abuelos que estaba un poco lejos del pueblo mas cercano y estaba muy cerca de un muy profundo bosque.

Tal vez mi vacaciones no fuero perfectas.

Los niño que estaba en el pueblo se burlaban de mi y se negaban a jugar conmigo por que decían que mi abuela era una bruja cuando no era cierto.

Lo cierto es que gracias a ello me negaba a ir al pueblo por encontrar me con ellos y insultaran a mi abuela.

Haciendo que en si me fuera a jugar solo en el bosque.

Solo tenia una pelota de futbol lo único que podía hacer seria patearla o practicar con ella.

Un día la pelota se me fue de las manos entrando a la área menos explorada del bosque cuando entre a buscar la pelota pude escuchar susurros.

Pero el que mas destacaba de todos era uno que sonaba fuerte y claro que decía:

¡MIRA ME!

Sonoba Enojado y por su tono de voz parecía que me quería hacer daño y tan pronto que agarre mi pelota me fui corriendo a la casa de mi abuela pasando una semana sin salir al bosque a algún lugar quedando me cerca de mi abuela.

El día de mañana yo me iba de la casa de mi abuela al fin al cabo ya había pasado tres semanas desde que vine a visitarla esa noche decidí dormir solo por que en la ultima semana no paso nada extraño relacionado al bosque y además debía superar mi miedo de dormir solo cuando intente dormir pude escuchar los susurros pero esta vez decía algo que se podía entender:

¡Cuidado!

¡No lo mires a los ojos!

¡Tal vez no te haga daño si te haces el dormido!

Todos los susurros estaban en estado de pánico después de sonar un golpe en la ventana todas las voces se callaron dejando el cuarto en un completo silencio pude escuchar como la ventana se abrió al igual que creo haber escuchado como una persona entraba a mi habitación me asuste a escucharlo otra vez pero mas agresivo que nunca antes:

¡MIRA ME!

¡QUIERO QUE ME MIRES A LOS OJOS CUANDO TE ESTOY HABLANDO!

¡MIRA ME!

No pude aguantar mas esa voz abrir los ojos solo para ver lo que parecía ser un monstruo completamente oscuro donde solo se le podía ver los ojos y la boca tenia los ojos muy abiertos y su cara tenia una sonrisa invertida que demostraba que tenia Odio y Rencor hacia a mi. Me levante lo mas rápido que pude a prender la luz solo para percatar me que el bombillo fue echo añicos y los vidrios se encontraba en el piso.

Salí del cuarto corriendo a la habitación de mi abuela cerré la puerta con seguro Lo que estaba afuera estaba golpeado la puerta con fuerza Mi Abuela se levanto del todo el ruido que hice y también el ruido de afuera y ella me pregunto que estaba pasando.

Cuando le explique mi situación ella me dijo que todo iba estar bien que su cuarto era un lugar puro y por lo mas que lo intentase no podría entra aun si tiraba la puerta. A la mañana siguiente ante de ir me ella me dio un talismán que decía que alejaba los espíritus malvados.

Pero desde eso días cuando intento dormir aun escucho eso susurros diciendo:

“El Todavía Esta Aquí”

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
El Puente Negro

Greis

Los infames campos de concentración de los nazis eran un horror en sí mismos, se podría llenar toda…
Read More
Allá afuera

John Titor

Internet es uno de los principales descubrimientos de toda la historia de la humanidad. Su manera de masificar,…
Read More