Mi Historia de Amor

Asesinos del Zodiaco
Asesinos del Zodiaco

El amor, lo más hermoso que puede ocurrir en una persona, en cualquiera, es imposible no sentir amor, ni las personas mas frías escapan de eso, igual que yo. Les contaré una historia que me ocurrió a mí y agradezco a la persona que me hizo como soy aunque no piense eso… a mi amada.

Era el mes de octubre de un año de esta década, cayó la noche, esa chica a la cual amaba demasiado y yo nos encontrábamos en un parque, aunque era muy peligroso de noche, miré al cielo, había una luna llena muy hermosa y estaba acompañada por muchas estrellas, me encontraba nervioso ya que ese día me le quería declarar a la persona que tanto amaba, después de una pequeña charla, llegué a ese punto donde le dije:

—Tengo que decirte algo muy importante.

—Te escucho. —Me respondió un poco extraña.

Me puse de rodillas y tomé su mano derecha y le dije:

—Te amo, no puedo soportarlo por más tiempo y debo decírtelo ahora…¿Te gustaría ser mi novia?

Ella se quedó sorprendida mirándome, estuvo así unos minutos y empezó a llorar respondiéndome:

—Lo siento, no puedo aceptarte, solo quiero tenerte como un amigo.

Ella se fue dejándome solo, me fui a mi casa, no había nadie, me fui a mi cuarto y lloré por mucho tiempo, pasaron semanas y yo no era el mismo de antes… era mejor. Esperé a mi amiga y la detuve a tiempo:

—Tengo que hablar contigo, ahora. —Le dije con seriedad.

—¡Déjame en paz y no me molestes más! —Me gritó.

Una lagrima salió de uno de mis ojos y mi eterna tristeza cambió a un abismo de enojo, me acerqué a ella y la dejé inconsciente de un golpe, nadie vio eso y aproveché a llevármela, no fui a mi casa, me fui a un lugar muy lejos y encontré una casa abandonada, mi plan dio resultados, mi mochila tenía cinta adhesiva, una navaja y una caja con una pequeña sorpresa.

Aproveché a que estaba inconsciente para amarrarla con una cuerda que había encontrado en la casa y cubrí su boca con la cinta adhesiva, cuando ella despertó y estaba muy asustada, yo me acerqué con mi navaja escondida y le dije:

—¿Verdad que es hermoso? Me has convertido en alguien mejor que antes.

Usé mi navaja para hacerle una cortada grande en su brazo y la sangre que escurría de ella la saboreaba, cuando llegó ese momento en que paró de escurrir metí mi lengua en la cortada para saborear su dulce sangre, miré su rostro y estaba llorando, le quité las lágrimas con mi lengua y le dije:

—¿Por qué lloras? Un ángel como tú no debería llorar.

Saqué mi caja sorpresa y al abrirla le enseñé un anillo de compromiso.

-¿Ves esto? Esto era lo que deseaba para ti, pero ahora no es necesario esto, ahora estaré a tu lado para siempre.

Le encajé mi navaja en su vientre y saboreaba la sangre que salía de ahí, lamentablemente, mi amiga no soportó tanto mi cariño que murió desangrada, yo aún seguía saboreando su sangre hasta que ya no salió más.

Han pasado años y aún cuido de su cuerpo, aún la sigo cuidando, a veces salgo al exterior y veo la luz del sol para contarle todo lo que le pasó a mi amada, aún durmiendo como un ángel, con las muestras de mi cariño que tanto le di.

Aún sigo en esa casa abandonada que ahora no está tan abandonada, aún sigo recordando ese maravilloso día cuando logré que mi amiga estuviera conmigo para siempre.

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Asesinos del Zodiaco

Slenderwoman

Era una nochebastante oscura, en la que la luna brillaba de un tono rojo sangre. Los árboles eran…
Read More
Allá afuera

El Bulto

Esto ocurrió en la tercera región de Copiapó. Un buen amigo de mi abuelo tenía que viajar de…
Read More
Asesinos del Zodiaco

La casa negra

Cuando se camina por la calle, descubrir aquel extraño lugar era demasiado fácil, una casa totalmente negra, ventanas,…
Read More
Allá afuera

Mi nombre es Eiren

En una noche oscura un chico llamado Eiren, recién salido de el Hospital psiquiátrico estaba durmiendo. Golpeaba las…
Read More