El difunto ahorcado

Asesinos del Zodiaco
Asesinos del Zodiaco

Este raro acontecimiento su cedió un día domingo 7 de marzo del año de gracia de nuestro Señor de 1649.

Los habitantes de la ciudad de México vivieron ese día algo verdaderamente raro en toda la historia de la ciudad. La sorpresa se dio entre la gente que caminaba por la calle donde se encontraba ubicado el Palacio del Arzobispado.

Presenciaron un acontecimiento que si bien es cierto era común para la época, también es cierto que no era común por las circunstancias ni por el día en que acontecía.

Los habitantes de la ciudad, vieron pasar cargando en una mula a un caballero y en las ancas del animal iba montado un indígena, sosteniéndole para que éste no se cállese. Tal caballero era el cadáver de un portugués y haciéndole compañía, iba a su lado el pregonero a la usanza de la época, quien tocando la trompeta para anunciarse, hacía público el delito que dicho hombre había cometido en vida.

—Habitantes de México, hoy día domingo, a las siete horas de la mañana, mientras oían misa los presos de la cárcel de la Corte, este hombre se quedó en la enfermería, a excusas de que este era muy malo; y que se hallaba ahí preso por haber asesinado al alguacil del pueblo de Itztapalapan; mientras los presos oían dicha misa, se bajaron en secreto y se ahorcaron, sin que nadie lo viese ni lo sospechase.

Acabada la eucaristía y buscándolo los carceleros, lo encontraron como se ha dicho; se les dio cuenta a los alcaldes de la Corte y hecha la averiguación correspondiente, en la que se probó que ninguna persona le había prestado ayuda, ni aconsejado a consumar en sí mismo tan temerario delito, se pidió licencia al Arzobispado para que los ejecutara con la pena capital, a la que había sido previamente condenado por la muerte del alguacil del pueblo de Iztapalapan.

Pues sin esa licencia no se le podía ejecutar, por ser hoy el día del Santo Doctor de la Iglesia Tomás de Aquíno, y además domingo, en que por ley no puede haber ejecuciones.

Tuvieron el permiso de la autoridad eclesiástica; y la justicia ordenó que fuera ejecutado ahorcado al difunto en la Plaza Mayor de esta ciudad para que sirva de escarmiento y ejemplo a los que cometen este tipo de actos.

Así el número de vecinos curiosos fue creciendo, pues de todo el mundo era sabido que cuando la Inquisición ponía en manos de la autoridad civil a un reo, éstos eran quemados en efigie si se encontraban ausentes, o en su caso se desenterraban los huesos si ya se encontraba muerto, pero lo que sí era raro es que se fuera a ejecutar a un difunto.

Después de pasear con el cadáver por las calles de la ciudad, toda la comitiva y el portugués hicieron alto en la Plaza Mayor y el difunto fue ahorcado frente al Palacio Real, en el sitio donde se encontraba precisamente la picota pública.

Todo el procedimiento se ajustó a las normas relativas al ajusticiamiento de los vivos, a excepción de no llevarle el Cristo de la Misericordia, que por costumbre siempre acompañaba en las ejecuciones a los sentenciados, pero siempre y cuando no fueran suicidas o impenitentes, como era el caso del portugués.

Ejecutado por fin, se dejó colgado al cadáver por muchas horas; curiosamente ese día había estado soplando mucho aire por toda la ciudad con tal fuerza, que levantaba las capas de los hombres y los vestidos de las mujeres; se volaban.

También los sombreros y hasta tocaban solas las campanas de las iglesias y los monasterios.

La superstición de la gente atribuyó que dichos vientos se debían a la ejecución del caballero portugués y desde luego se tomó que la cosa era del mismísimo demonio, y hasta decían que el portugués suicida era el diablo.

Esta noticia se fue propalando por todas las calles de la ciudad y la gente curiosa acudía ver al pobre hombre colgado y le hacían cruces, diciéndole que era Satanás y que por esta causa estaba soplando el aire tan fuerte.

Los muchachos traviesos, no contentos con ponerle cruces al cadáver, lo estuvieron apedreando toda la tarde, hasta que los ministros de justicia autorizaron a que bajaran el cuerpo del infeliz portugués y se condujera hasta el rumbo de San Lázaro, donde fue arrojado en las sucias y pestilentes aguas del lago.

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Allá afuera

SCP-127

Objeto #: SCP-127 Clase de objeto: Seguro Procedimientos Especiales de Contención: SCP-127 no es considerada más peligrosa que…
Read More
Asesinos del Zodiaco

El conejo

He oído historias de que algunos hombres pedófilos, son unos tipos disfrazados de conejos deformados y de forma…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Edo Edi Essum

A él las personas,entes,entidades,holders,buscadores,etc lo llaman de muchas formas y con distintos nombres. El devorador. El consumidor. El…
Read More
Allá afuera

SCP-1192

Ítem # : SCP-1192 Clasificación del Objeto : Euclid Procedimientos Especiales de Contención : SCP-1192 está contenido en…
Read More
El Puente Negro

El cuarto blanco

Esto es muy extraño, no… no logro comprender que pasa, que… ¿Qué sucede?, ¡¿Qué demonios sucede?!. Soy prisionero,…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Anna is sad

No es sorpresa que en la Deep Web existan sitios extraños que intenten dañar la sensibilidad del espectador…
Read More