Asesinos del Zodiaco
Asesinos del Zodiaco

Melissa psycopath: Parte 3

Melissa Psychopath: Parte 3.

-Fecha: 29-02-2016. Hora: 12:53 P.M.

Querido diario:

Hoy fui a buscar a aquel chico, y en mi caminar me puse a pensar en algo: “Si el chico que busco es la persona que creo que es, y si con él encuentro a The Rake, ¿entonces las otras historias serían ciertas?, Jeff the Killer, Homicidal Liu, Eyeless Jack, Kagekao y los otros, ¿o es pura coincidencia?

Seguí caminando. En eso encontré a la persona que buscaba, y sí, era él, era Ticci Toby; eso me sorprendió. Éste se volteó a verme seriamente, empuñaba un hacha sobre su hombro y la otra al frente. Tomé mi katana y me puse en guardia. Él sólo se dio la vuelta y me ignoró. Entonces él dice:

-Gracias…

-¿Por qué gracias?- Pregunté.

-Por no atacarme como los otros- Aclaró.

-Yo no tenía esas intenciones contigo, sólo quería encontrarte, eso era todo y…

En ese instante, un crujido resonó de entre los arbustos, ambos miramos hacia allí. De ahí salió un perro totalmente deforme y aterrador, con unos enormes dientes, era Smile Dog, el cual venía con intenciones de atacarnos. Yo empuñé mi katana, pero entonces Toby dijo:

-Descuida, ese maldito perro viene por mí…

Smile saltó contra Toby mordiéndolo en el brazo y provocando que vote mucha sangre, el chico trató de defenderse y atacarlo con un hacha, pero su contrincante la le dio un cabezazo en la muñeca y éste soltó su arma. Yo no podía irme y dejarlo morir, quería ayudarlo, creo que después de todo hay algo de humanidad en mí. Corrí hacia allí y pateé a ese estúpido perro, alejándolo considerablemente de Toby. Tomo mi katana y trato de decapitarlo, pero él dio una vuelta y esquivó el corte. Saltó hacia mí, empuñé mi arma para abrirle el estómago, pero cayó de tal forma que la solté y terminé en el suelo con ese perro encima. Estaba apunto de morderme, fue entonces cuando tomé mi cuchillo y apuñalé a Smile dog varias veces en las costillas. Él salió de encima mío y retrocedió de dolor, escapando de la escena.

Me levanté y tomé mis armas, fui a ayudar a Toby a reincorporarse, luego escapamos.

Ya curé mis heridas y las de Toby. Smile Dog está afuera de la cabaña y yo estoy muy cansada, pero no puedo dormir, él está ahí afuera esperando a que caiga indefensa; tendré que pasar la noche despierta. Te contaré más mañana, querido diario.

Fecha: 29-02-2016. Hora: 12:40 P.M.

Querido diario: Cuando Toby estaba desespertando, dijo que estaba mejor que nadie. Aquel perro sonriente no entró a la casa, al parecer se cansó y se fue. Al parecer, nuestra pelea atrajo a un demonio pues, al salir de mi cabaña, encontré una nota en uno de los árboles que decía: “Buena pelea con aquel perrro, creo que no te debimos subestimar, niñita: Zalgo”, esto me sorprendió.

-¿Entonces qué?, ¿ellos me seguirán atacando de esta manera?, ¿o sólo fue para provarme en la pelea?- Le pregunté a mi compañero extrañada.

-Estoy seguro de que te están poniendo a prueba para un futuro… Y, ya que estamos hablando, tengo algo que decirme.

-¿Qué?, ¿que me una a Slender man, Masky y Hoddie contigo?, si es eso, no gracias, yo estoy bien sin que me den órdenes.

-Por lo menos piénsalo, en algún momento necesitarás un equipo. Bueno, por lo menos déjame mostrarte en dónde encontrarnos si cambias de opinión. Y al parecer te debo una por haberme salvado la vida anoche.

-Bien, llévame allá y no te hagas iluciones por haberte salvado la vida, sólo fue un impulso.

-Bien, pero es un camino largo.

Agarré mi katana, mi cuchillo, mi diario en donde estoy escribierndo y una linterna; nos pusimos en marcha. Anocheció y aún no habíamos llegado. Todo estaba oscuro así que saqué mi linterna. En eso, nos encontramos con una familia de campistas, dos hombres de 38 años, dos mujeres de 30, una niña pequeña de 5 años y un niño de 10; no podíamos dejar que nos vieran, teníamos que matarlos, pan comido.

Toby se fue de un lado y yo por el otro. La familia estaba alrededor de una fogata. Fue entonces cuando saltamos al mismo tiempo, rebané los cráneos de esos dos hombres al mismo tiempo, mientras que mi compañero enterró sus hachas en la cabeza de una mujer y en la del niño. La otra mujer y la niña trataron de escapar desesperados, pero tropezaron y cayeron. Toby se les acercó con sus hachas, dispuesto a matarlos, ellas suplicaron por miedad pero él no escuchó, las mató y las descuartizó.

Ahora estamos descansando en el campamento, continuaremos en la mañana cuando salga el sol. Seguiré escribiendo mañana, mi fiel diario.


Via Creepypastas


También te pueden interesar

Habitación vacía

“¿Por qué necesitamos armas?” fue lo primero que le pregunte a mi supervisor mientras revisaba los protocolos. “¿El…

Sawney Beane

La familia Sawney Beane, originarios de Escocia, parecía una familia normal, del condado de East Lothian, cerca de…