Un poco de mala suerte

Asesinos del Zodiaco
Asesinos del Zodiaco

¿Alguna vez has sentido que has tenido mala suerte? Yo si… Y para los que creen que la mala suerte no existe… Veamos si dicen lo mismo después de escuchar esta historia.

Generalmente mi suerte es terriblemente mala, diría que si a una de los 7 mil millones de personas que viven en este mundo, a una le tuviera que caer un meteorito, seria a mi sin duda, siempre he tenido que esforzarme más de la cuenta para sobrevivir, vivo en los barrios bajos de una ciudad con un índice de crimen tan absurdamente alto que cualquiera diría que es una broma de mal de gusto, a diferencia de los demás, he tenido que vivir siempre cometiendo crímenes para sobrevivir, incluso cuando era niño tenía que robar comida en los mercados de segunda mano, muchas veces recibí palizas por esa misma razón, si me preguntan cuáles son mis mejores habilidades laborales, diría que son robarle a la gente y huir de grupos que me persiguen para darme una paliza, actualmente vivo en un apartamento pequeño de un edificio abandonado, me las arregle para evitar que alguien se metiera aquí mientras no estoy.

Recién me estaba despertando a mitad de la mañana, el ruido de las bulliciosas calles me despertó a la misma hora de siempre.

—Ahh… Maldita sea, otro día de mierda más.

Una pequeña habitación con pocas cosas dentro de ella, una cama, un armario, una cocina eléctrica y un mini refrigerador, la tenue luz de la mañana pasaba a través de los agujeros entre las tablas que bloqueaban las ventanas, iluminaba ligeramente el interior de esta misma habitación, me levante de la cama y fui directamente al armario.

Al abrir el armario que estaba cerrado con llave puedes ver inmediatamente un espejo y algo de ropa, me mire al espejo, tenía puesto unos pantalones y una camiseta deportiva de color gris, tome la chaqueta de invierno blanca y unos zapatos deportivos negros, me los puse y me mire nuevamente al espejo, un hombre saludable de 21 años, me llamo Kevin Klein, en las calles me conocen con DobleK y mis amigos me llaman Kain, cabello castaño oscuro, ojos de color verde oscuro y un bronceado de cuerpo completo del que estoy orgulloso.

Estamos en la fecha del famoso Black Friday, de hecho, ahora mismo la gente se debe estar matando para conseguir descuentos para comprar cosas innecesarias para ellos.

Tome ni navaja de bolsillo y cerré con llave la habitación.

Voy hacia el lugar donde ocurre ese famoso evento, quizás pueda aprovecharme de algún idiota para robarle algo que pueda serme útil.

—Espero no meterme en problemas.

Me tomo poco tiempo llegar, el lugar era un caos, acercarme a esa multitud era una mala idea, empecé a deambular por los alrededores me puse la capucha para ocultar mi rostro.

En un par de horas ya había robado tres carteras, las tarjetas me eran inútiles y el dinero fue poco.

—Demonios, los únicos que pasan por aquí son un montón de pobretones.

Maldije mientras buscaba a la próxima víctima.

Entonces encontré a alguien que me llamo la atención.

Un hombre que llevaba ropa cara se acercaba por la otra esquina, no me había visto y parecía que iba a pasar por el callejón en donde me encontraba, me senté en el suelo y use un poco de basura tirada por el suelo para simular el aspecto de un indigente y un pedazo de papel aluminio para hacer parecer que soy un demente.

Llego al callejón y paso cerca de mí, ahí fue cuando me levante y empecé a asaltarlo imitando el tono de voz de un demente.

— ¡Señor, señor! Espere un segundo.

Me le acerque y lo agarre de los hombros, él se quedó callado con una expresión de repulsión.

—Lo siento pero…

—No, lo que vaya a hacer no importa en este mismo momento, ¡Mire! Hacia allá, esa multitud, descubrieron el secreto de todos los crímenes de la ciudad y están a punto de comenzar una revuelta, pero junto a usted podré huir, si vamos hacia las montañas podremos llamar a unos espíritus que puedan protegernos de la terrible calamidad que va a empezar, pero eso es solo el comienzo de una terrible catástrofe que destruirá todo el mundo, por favor ayúdeme, así podrá sobrevivir también.

Dije todo lo que se me ocurrió en el momento a una velocidad inentendible con un tono de miedo, mientras le quitaba algunas pertenencias sin que se diera cuenta.

—Tendrás que buscar a alguien más para que te ayude, no tengo tiempo para eso.

Se alejó de mí lo más rápido que pudo.

— ¡Te arrepentirás cuando estés al borde de la muerte en el apocalipsis! ¡Dios no te ayudara!

Se fue, y yo me quede con su billetera, un collar que tenía puesto y su reloj de oro.

—Finalmente, una buena ganancia.

Me fui de ahí antes de que se diera cuenta, me quite todo lo que tenía encima y busque un lugar donde sentarme para revisar que tenía en su billetera.

Por suerte encontré una banca con vista hacia en primera fila hacia la multitud del Black Friday, revise su billetera, una buena ganancia, tenía una buena cantidad de dinero en efectivo.

— ¡Finalmente tengo suerte! ¡Jajaja! Me da lástima ese pobre idiota.

— ¡Ahí esta!

— ¿Eh?

Mire en dirección de donde vino el grito, ahí estaba a quien le acababa de robar, seguido de varios hombres de la mafia.

— ¡Mierda! ¡Yo me largo!

Si, termine robándole a alguien de la mafia.

— ¡Mátenlo!

Sacaron pistolas y empezaron a dispararme.

— ¡Carajo!

Una de las balas me rozo y luego más adelante casi le acierta a una mujer que aparentemente trabaja en la televisión, se asustó y me acerque a ella.

— ¿Estas bien?

—Sí, solo me rozo.

—Menos mal, tengo que irme, pero, creo que esto será una buena noticia.

Salí corriendo con todas mis fuerzas hasta que logre huir de ellos.

Fui hacia casa de un amigo.

— ¡Kain! Menos mal llegaste a tiempo ¿Qué ocurrió?

—Me persiguieron unos tipos de la mafia.

El primero, Cris, un joven con una fuerte voz es solo un año menor que yo, quien estaba cargando una guitarra eléctrica, fue quien me dio la bienvenida.

—Carajo, ¿En serio?

—Sí, aparentemente le robe a uno de ellos, menos mal no pudo ver bien mi cara, si lo hubiera hecho estaría en problemas.

El segundo Norman, le decimos N, toca el bajo, no creyó mi historia al principio, pero al final término creyéndome.

—Al menos estas aquí, toma tu lugar y empecemos a practicar.

—Si ya voy.

La tercera y última que se encontraba ahí, Nikki quien toca un piano eléctrico, fue la última en recibirme y me indico que empezáramos a practicar.

Tome las baquetas y tome mi lugar en la batería.

Sí, estoy en una banda, nuestra banda de rock es conocida en toda la ciudad, pero aún no tiene la fama suficiente como para que podamos grabar un disco, el líder y vocalista es Cris, mientras que yo soy el baterista, practicamos casi todos los días en su garaje, nos contrataron para tocar en una fiesta que harán antes de que termine el año, siempre la familia que nos contrató hace esa misma fiesta todos los años, y es la mejor de todas, los años pasados pude entrar gracias a que logre colarme, el año pasado estuve en primera fila cuando a un ebrio lo echaron de la fiesta por estar molestando a la hija de aquella familia, este año seremos contratados para tocar en esa fiesta, así que estamos practicando para hacer lo mejor posible.

—Un, dos, un dos tres…

Les resumiré todo lo que ocurrió en todo ese tiempo.

Practicamos todo el mes hasta que llego el día de la fiesta, nosotros tocaríamos el segundo día antes de que un DJ cuyo nombre no memorice, la fiesta fue un éxito y cuando tocamos todo el mundo se volvió loco, me llamo la atención una pareja (O eso me parecía que era) Que llamaba la atención, me dijeron que eran invitados especiales de la niña rica de la familia, estaban vestidos de manera parecida y la joven estaba sobre sus hombros, parecía una niña, no estaba seguro con solo verlos desde el escenario, pensé en hablar con ellos después de tocar, pero nunca ocurrió.

Poco después de que terminamos de tocar hubo un corte eléctrico, después de que regresara la electricidad el DJ que seguía después de nosotros fue asesinado y el caos se desato por culpa de un grupo de hombres en túnica, por suerte pudimos subirnos a un autobús de una de las bandas (Profesionales), junto a un par de bandas más y algunos invitados que lograron entrar, la policía llego y todo fue un caos.

Todo termino cuando el último piso de uno de los edificios exploto, supuestamente con esa explosión, todo se había acabado, la policía entro en el edificio y saco a todos los rehenes que había, durante un tiempo se hablaba de que un joven fue quien ayudo a que salvaran a toda esa gente, mato al líder de aquel grupo y causo la explosión que mató a todos los miembros restantes de aquel grupo, para mi sorpresa, era aquel joven que me había llamado la atención, un día hubo una entrevista y él dijo algo muy peculiar, después de eso no supe nada más de él, definitivamente era un persona extraña y podía volverse alguien peligroso algún día si le hicieran molestar.

Ese día a mitad del primer mes del año, había salido en la noche, a pesar de todos los problemas que hubo, la fiesta le dio más reputación a nuestra banda, y de vez en cuando éramos contratados para tocar, eso me ayudo a conseguir un poco más de dinero y hacer menos necesario tener que robar.

Era de noche y me dirigía a casa de Nikki, la cual estaba en los suburbios, me llamo diciendo que quería hablar conmigo, dijo que fuera solo.

Mientras iba hacia allá me sucedió algo extraño.

A la distancia vi una silueta correr hacia mí, una mujer aparentemente.

Ella corría con todas sus fuerzas, parecía que usaba ropa ajustada, porque podía ver claramente su delgada figura, a pesar de eso, podía notar que tenía un buen cuerpo, aunque carecía de pecho.

— ¿Qué demo…?

Pero extrañamente corría más rápido de lo que parecía de lejos y antes de que me diera cuenta ella había chocado conmigo, derribándome y ella me había caído encima.

—Ah, lo siento, estoy apresurada.

—No importa, solo ten más cuidado con las per…

No pude terminar la frase antes de que me diera cuenta que ella estaba completamente desnuda, podía sentir todo su cuerpo y mi mano tocaba su pecho, viéndola de cerca era muy bella, cabello rubio ojos verdes y su cuerpo muy bien cuidado, pero luego me percate, además de estar completamente desnuda estaba bañada en sangre.

— ¿¡Que dé—!?

Antes de que gritara por la sorpresa ella me dio un beso, pude sentir su lengua moverse hábilmente dentro de mi boca, la aleje de mí, esta mujer definitivamente estaba loca.

—Shh, no grites, no quiero que me encuentren.

Decidí escucharla, no quiero volverme parte de su baño de sangre.

—Ah, se manchó, perdóname.

Se percató de las manchas de sangre en mi chaqueta, eso no me importa ahora mismo, lo único que importa es que te alejes de mí ahora mismo.

—Quisiera poder hacer algo por ti, pero no tengo tiempo, si nos encontramos después te lo pagare de algún modo, ah y si te preguntan, hui hacia los callejones de la ciudad.

—Si…

—Por cierto, agua carbonatada con limón para quitar las manchas de sangre, me dijeron que eso era bueno.

Creo que escuche eso en otra parte.

—Adiós.

Salió corriendo a una velocidad impresionante.

Poco después, dos hombres llegaron corriendo y me preguntaron si no había visto a una mujer desnuda salir corriendo.

Pensé en decirles por donde se había ido, pero por alguna razón no lo hice y les dije que se fue por los callejones de la ciudad y se fueron corriendo hacia donde les indique.

—Demonios, eso fue extraño, espero que no me traiga problemas en el futuro.

Esa es mi vida, siempre me pasan cosas extrañas y tengo muy mala suerte casi todo el tiempo, termino metiéndome en problemas y me cuesta mantenerme a mí mismo ya que no tengo demasiado dinero disponible, nunca me sucede algo bueno y cuando lo hace, siempre pasa algo terrible para equilibrar la balanza, pero, a partir de este día, todo fue de mal en peor.

Llegue a casa de Nikki y toque el timbre.

— ¿Si?

—Soy yo, ¿Olvidaste que me llamaste?

—Ah ya te abro.

Nikki me dejo pasar, pregunto que eran las manchas de sangre y le dije que me había pasado algo extraño un poco más atrás, no pregunto nada más sobre eso.

— ¿Y bien? ¿Para qué me llamaste?

—Es un poco difícil de decir, pero…

Lo pensó bastante y luego dijo…

—Tengo que separarme de la banda.

— ¿¡EH!?

— ¿Qué acabas de decir?

—Que voy a separarme de la banda.

Mi oído no me está fallando, lo que escuche fue correcto.

— ¿Es una broma de mal gusto? No me parece gracioso.

—Espera, no será permanente, tengo que estar fuera de la ciudad unas semanas, por eso me tengo que separar de ustedes.

Menos mal es solo eso, pero aun así es malo.

—Espera un segundo, sin ti no podremos hacer conciertos, somos una banda de 4 y ninguno de nosotros será reemplazado por alguien más.

Sin conciertos no hay dinero, y sin dinero estoy jodido, además, estoy muy seguro que los chicos no van a querer buscar a alguien que tome el lugar de Nikki, incluso yo rechazo esa idea.

—Si lo sé, lo siento.

— ¿Y por qué me dices esto a mí? ¿No sería mejor decírselo a todos?

Eso me parecía extraño, lo mejor sería decirlo con todos presentes.

—Es que me voy mañana mismo.

— ¡Y no pudiste avisarnos antes!

Le grite molesto, pero antes de que empezara un sermón, ella me interrumpió.

—Lo sé, pero fue algo repentino, llame a los demás pero no estaban disponibles.

—Hoy es sábado, esos dos deben estar bebiendo en algún bar por ahí.

Todos los sábados salimos a beber en algún bar de la ciudad, hoy no pude ir con ellos porque tenía que ir a encargarme de una cosa y Nikki dijo que estaba ocupada, seguramente estaría empacando.

—Lo había olvidado.

—Entonces, ¿Cómo les avisaras?

—Eso te lo dejo a ti.

Demonios, otro problema más de que preocuparme, no quiero que esos dos terminen desquitándose con quien da la malas noticias (O sea yo).

—No, ni creas que voy a hacer…

Me interrumpió antes de que terminara de decir algo.

—Podrás quedarte aquí mientras no esté.

—Lo hare.

Respondí inmediatamente, dormir en ese apartamento abandonado mucho más tiempo sería una mala idea, así que asegurarme de un lugar donde quedarme es perfecto, de hecho, esperaba que con el dinero de los conciertos pudiera conseguir dinero suficiente para pagar un apartamento dentro de la ciudad.

—Vaya cambio de opinión.

—No voy a rechazar una oferta así.

—Bien, entonces trato hecho.

—Sí.

Le di la mano y cerramos el trato.

Yo me quedare aquí a cambio de arriesgar mi vida al decirles a Cris y N sobre Nikki.

—Duerme en el sofá, en la mañana te daré las llaves antes de irme.

—Es más cómodo que el colchón en donde duermo.

Esa noche, termine durmiendo en casa de Nikki.

Después de amanecer la acompañe a la estación de autobuses, trate de llamar a Cris y N pero lo más seguro es que tengan resaca.

—Toma.

Nikki me entrego las llaves de su casa.

—Gracias, no te preocupes por tu casa, la cuidare.

—Eso espero, volveré para el próximo mes.

—Cuídate.

Nos despedimos y ella subió al autobús, el autobús se fue de la estación, lo único que podía pensar era en como haría para conseguir dinero.

Por suerte, me había dejado las llaves de su casa, así podría quedarme en un lugar decente mientras arreglo ese problema.

Fui a casa, (La mía) a buscar mis cosas.

Llegue después de un rato caminando.

— ¿Qué carajos?

La puerta estaba abierta.

— ¡Me cago en dios!

Me habían robado, lo único que había quedado, era mi ropa, se robaron el refrigerador y la cocina eléctrica.

—Por supuesto, era demasiado bueno para ser verdad.

Guarde la ropa que no se habían robado y quite las cerraduras de las puertas, luego fui a casa de Nikki.

Llegue y me acomode, después de darme un baño, hace semanas que no podía bañarme cómodamente en una bañera con agua caliente.

—Que relajante… Me vestí y lave toda mi ropa, pues no estaban muy bien limpias del todo.

La habitación en la que duermo, la de Nikki, no hay ninguna otra.

Se llevó un par de maletas con ropa, así que todo estaba en orden.

Revise la ropa de Nikki, no hay nadie aquí que pueda detenerme.

Bragas, sostenedores, jeans ajustados, pantalones deportivos, un poco de ropa transparente… ¿Esto…? ¿Son almohadillas?

—…Esto es decepcionante.

… Esa no me la esperaba, deje la ropa antes de encontrar otra cosa deprimente.

Me acosté para descansar, después de años, finalmente puedo acostarme en una verdadera y cómoda cama.

—Ah… Que cómodo.

Termine durmiendo hasta el día siguiente

*toc, toc, toc* *toc, toc, toc*

El constante ruido de alguien golpeando la puerta me había despertado, no es posible que ni aquí tenga mis necesarias 12 horas de sueño, me levante de mal humor y fui hacia la puerta.

Llegue a la puerta, la abrí e inmediatamente dije: — ¿Quién demonios es?

— ¿Kain?

Era Cris, por alguna razón había venido a casa de Nikki, esperaba decírselo después, pero en esta situación no puedo ocultarlo.

—Sí, soy yo, ¿Quién más podría tener este hermoso rostro?

—Ah, sí, claro.

Dijo con escepticismo.

— ¿Dónde está Nikki?

Pregunto mientras trataba de mirar el interior de la casa.

—Ah, ella, está descansando, dijo que estaba adolorida después de lo de anoche.

Dije en un tono sarcástico.

— ¿Lo de anoche?

Se lo creyó…

—Ah, sí, debiste verla, se volvió loca en la cama, gritaba tan fuerte que tuve que taparle la boca para que los vecinos no nos escucharan.

Seguí con la broma.

— ¿¡Qué demonios hiciste!?

Pregunto enfurecido.

— ¿No me escuchaste?

— ¿¡Acaso olvidaste nuestro acuerdo!? Que ninguno de nosotros trataría de acercarse a Nikki.

Eso sucedió un tiempo después de que formáramos la banda, todos nos interesábamos en Nikki y al final terminamos haciendo un acuerdo diciendo que nadie haría algo para acercarse a ella, pero, el acuerdo no decía nada de qué haríamos si es Nikki la que se acercara a uno de nosotros.

— ¿Qué querías que hiciera? Ella fue quien se ofreció, no la iba a rechazar, debo corresponder a sus sentimientos y debo decir que lo disfrute, su suave y cálido tacto, sus dulces labios, su hermoso cuerpo y figura esbelta, y por sobre todo, su excitante expresión cuando está completamente sumida en el placer, definitivamente no tiene precio.

— ¡Desgraciado!

En verdad se molestó, intento golpearme, esquive su puñetazo agachándome y me aleje.

—Espera, espera, espera, que es broma.

— ¡Como si te fuera a creer!

—Míralo tú mismo, Nikki no está aquí.

Estaba muy molesto y le dije que entrara para que viera por sí mismo que Nikki no estaba en su casa y explicarle todo.

—Bien.

Dijo aun molesto.

—Ves no está.

Entramos a la habitación de Nikki y le demostré que no estaba.

— ¿Y tienes una explicación de por qué estás aquí?

—Sep.

Le termine explicando todo sobre Nikki que había ido a atender algunos asuntos fuera de la ciudad y que estaría fuera un mes, y como me ofreció quedarme en su casa mientras tanto.

—Ya veo…

—Ves, no tienes por qué estar— ¡Puah!

Antes de que pudiera terminar la frase, recibí un fuerte golpe en el estómago.

—Eso fue por decir esas cosas lascivas sobre Nikki.

—Bien, eso me lo gane.

—Pero, un mes sin ella, eso no me gusta.

Indico ligeramente deprimido, es cierto que a ninguno de nosotros le gusta la idea de que Nikki se valla, ella era muy querida, no solo por nosotros, también por nuestros fans.

—Sí, tampoco me gusta, pero si es algo importante, tenemos que darle su espacio.

—Tienes razón, ¿Y bien? ¿Qué harás?

¬—Quedarme aquí, y buscar un nuevo lugar donde quedarme.

—Está bien, le diré a N.

Bueno, eso me saco el segundo problema de encima, ahora, puedo relajarme y luego podre preocuparme de buscar un lugar donde quedarme.

—Nos vemos.

—Si…

Se le veía un poco deprimido antes de irse.

—Bien, ahora… Creo que debería buscar algún trabajo.

Ese día, después de lo ocurrido en la mañana, decidí irme a buscar un trabajo de medio tiempo, fue un poco difícil encontrar un lugar donde no hicieran una verificación de antecedentes, pero finalmente encontré uno, era un restaurante que estaba escaso de empleados, tendría un pago decente, solo tendría que trabajar a las horas del almuerzo y un turno en la noche, el chef era un hombre amable y algo bromista, los empleados parecían algo desmotivados, como si algo hubiera sucedido en el pasado, decidí ignorarlo y empecé a trabajar al día siguiente.

El lugar tenía muchos clientes en la tarde y noche, el chef era un verdadero maestro cuando se trata de cocinar, es un hombre orgulloso por su comida y por su propio restaurante, nunca había visto este lugar antes y nunca pensé en hacerlo, es un poco caro para poder comer aquí, pero escuche que aquí contratan entretenimiento cada domingo, pensé que podríamos tocar aquí en algún momento, por supuesto, después de que Nikki volviera.

Trabaje durante varios días, a veces practicábamos solo nosotros tres, pero sin Nikki no era lo mismo, trate de convencerlos para que hiciéramos una canción sin Nikki pero lo rechazaron, incluso yo rechazaría mi propia idea, me metí en algunos problemas menores por robar algunas cosas sin importancia, quise tratar de reponer lo que me habían robado antes de quedarme donde Nikki y mientras tanto, buscaba un apartamento donde quedarme.

Había pasado una semana y unos cuantos días cuando encontré un lugar donde quedarme, era un apartamento pequeño, estaba en un edificio cerca del centro de la ciudad, quien atendía en el recibidor era alguien completamente desinteresado por la gente, ni siquiera trata bien a las personas y es algo gruñón, escuche que le gritaba a una mujer mientras hablaba con el dueño del edificio, el precio era barato y aseguraba el anonimato de los residentes, incluso de la policía, pero a cambio de eso, solo podíamos pagar en efectivo y sin retrasos, no podíamos recibir ningún correo, no tendríamos disponible servicios de teléfono fijo y tampoco internet, eso no me importaba mucho, nunca he utilizado eso muchas veces, el internet fue útil un tiempo cuando buscaba la educación necesaria para conseguir empleos o investigar noticias, pero más allá de eso, solo son cosas triviales que no valen la pena, y no necesito teléfono fijo, me basta con mi celular.

Arreglamos un trato, el aparto una habitación mientras reunía dinero para el primer pago.

Para eso decidí convertir mi empleo de medio tiempo en uno de tiempo completo, por supuesto tomándome unos momentos libres para poder practicar.

Todo iba bien, eso no me gustaba absolutamente nada.

—El pago de tiempo completo es mucho mejor… En dos semanas más podré hacer el primer pago sin ningún problema.

Dije sin esperar respuesta de nadie, por supuesto estaba hablando solo.

— ¿Ah sí?

Entonces, lo peor que me pudo pasar, recibí una respuesta.

Mire en dirección de donde habían hablado.

Ahí había un joven parado, a poco pasos detrás de mí, dándole la espalda a la pared y de brazos cruzados, parecía que ya estaba ahí desde hace un rato, no lo había notado.

—Eso no es de tu incumbencia.

Dije justo antes de darme la vuelta, no deje de prestarle atención a esa persona, podría ser un ladrón (Como yo).

—No, no, no, en eso estas equivocado, hehe.

Se rio ligeramente entre dientes, ¿Por qué podría importarle que gane yo algo de dinero? Empecé a pensar quien podría ser, entonces tuve una idea, de seguro es alguien a quien le había robado en el pasado y estaba aquí buscando venganza.

—Tsk, no importa, solo eres un criminal de poca monta, si piensas que puedes intimidar a alguien de ese modo, todavía tienes mucho que aprender.

—No, no, no busco intimidarte solo quiero decirte una cosa…

—Ya van seis veces que dices “No”

Dije en voz baja, el ignoro eso y siguió hablando.

— Deberías saber a quién le robas, podrías meterte en un problema por eso.

—Eso lo sé bien, una vez estuvieron a punto de matarme por eso… Espera…

Recordé lo que había sucedido hace algún tiempo, unos tipos de la mafia me habían perseguido por robarle a uno de sus chichos, entonces percibí el peligro en el que estaba.

— ¿Ya te diste cuenta?

—Si…

Él era a quien le había robado en ese momento, ¡Maldita sea con mi suerte! ¡Maldito dios! ¿¡Tienes que hacerme esto!? ¡Te juro que si bajas a este mundo, seré el primero en acercarme a ti para darte un golpe en el rostro!

—Veras, debido a lo que hiciste mi hermano me dio una paliza diciendo que tengo que estar más atento de las personas.

— ¿Y quién demonios es tu hermano?

Parecía que hablaba de alguien peligroso.

—El líder de la mafia.

¡Definitivamente! ¡Saldré del maldito infierno solo para darle una paliza al maldito dios de mierda que me hizo esto!

—Ahora, si me devuelves todo lo que tenía, AHORA MISMO, lo único que recibirás es una paliza para que no vuelvas a hacer eso, pero si no puedes cumplir con eso, olvídate de conseguir ese apartamento del que hablabas.

Mierda, mierda, mierda, piensa, ¿Qué puedo hacer? Busque todo lo que había a mi alrededor, vi una botella de vidrio cerca de mis pies.

— ¿Y bien? ¿Qué harás?

—…Si me preguntas que voy a hacer… No tengo más opción…

— ¿Devolverás todo?

Él sabía perfectamente que no tengo ninguna de sus pertenencias, e incluso si las tuviera, me mataría sin duda.

…Buff… No tengo otra opción, tendré que arriesgarme…

—No, pero si te daré ¡Esto!

Patee la botella, salió disparada cerca de él, golpeo la pared rompiéndose en cientos de pedazos y haciendo que se distrajera por un momento, tome una bolsa de basura y lo golpee en el rostro derribándolo y luego hui a toda velocidad.

— ¡Atrápenlo!

Escuche ese grito a la distancia y luego unas 5-7 personas aparecieron para perseguirme.

— ¡Maldición!

Corrí a través de los callejones para tratar de perderlos, no funciono, solo pude alejarme un poco de ellos, entonces vi unas escaleras para incendios, salte y me agarre de ellas, subí lo más rápido que pude, me alcanzaron pero estaba a mitad del edificio cuando ellos estaban apenas en las escaleras, eso me dio algo de tiempo, cuando llegue al techo busque algo que pudiera ayudarme.

—Esto servirá.

Encontré un cabilla metálica, la tome y luego se las lance con fuerza desde el techo, alcanzo a uno de ellos haciendo que perdiera la consciencia.

Seguí corriendo y saltando entre los techos, tanto huir en el pasado fue el mejor entrenamiento de parkour de toda mi vida.

Saltaba entre los techos, a veces unos eran mucho más altos y tenía que escalar los edificios, aun así todavía podían perseguirme.

En un momento lograron alcanzarme, escalar un edificio me hizo perder tiempo, tuve que saltar hacia otro que estaba cerca rompiendo una ventana y entrando en él.

— ¿¡Qué demonios!?

Estaban un hombre y una mujer ocupados con sus asuntos en la cama mientras irrumpí en su hogar.

—Por favor ignórenme y sigan con lo suyo, y creo que si ven a unos tipos malos pasar por aquí, por favor ignórenlos si no quieren meterse en problemas.

— ¡Lárgate imbécil!

Salí de aquel apartamento antes de que el hombre me diera una paliza, baje por las escaleras corriendo pero note que unos pisos más abajo estaban subiendo más de esos tipos que me perseguían.

—Carajo.

Subí los escalones a toda velocidad, mi única opción es subir al techo.

Cuando llegue al techo el terror se apodero de mi cuerpo, el edificio era demasiado alto comparado con los que estaban a su alrededor, si trato de saltar hacia otro edificio sin duda moriría o por lo menos quedaría hospitalizado de por vida.

—Demonios, eres rápido.

Entonces la voz que escuche no me ayudo a calmarme.

—Debo serlo, este trabajo no es fácil ¿Lo entiendes?

Dije bromeando, a pesar que estaba sudando frio, no tenía ninguna otra opción mientras retrocedía hasta el borde del techo, estaba completamente rodeado en un edificio de 30 pisos… si salto muero, si me dejo atrapar muero, si peleo me mataran y no puedo pedir ayuda.

—Me hiciste correr como nunca.

—Y eso que iba empezando.

Dije eso a pesar que estaba casi tan cansado como ellos, creo que tener la adrenalina al límite ayuda a ignorar el cansancio, miraba todo lo que había alrededor que pudiera ayudarme, nada, termine llegando al borde del techo, lo único que había era un abismo cuyo fin era el concreto y asfalto de las calles.

—Entonces ¿Aceptaras tu destino?

—No, lo siento, no creo en eso del destino.

Tenía una idea de cómo podría huir, pero si me equivoco, pasaran semanas para que puedan limpiar las manchas que voy a dejar.

—En ese caso ¿Te rendirás ante esta situación?

¬¬—No, no soy de los que se rinden fácilmente ante las adversidades.

Toda mi vida ha sido difícil, no voy a rendirme con esto, mientras que el esbozaba una sonrisa victoriosa, yo esperaba unos momentos para ejecutar mi plan.

—Así me gusta, quiero verte sumido en la desesperación, no tienes escape, ¿Acaso crees que puedes escapar?

—No, no pienso eso…

Hice una pausa por un momento.

—Lo sé.

Di un paso hacia atrás, cayéndome del edificio.

Pude sentir el viento recorrer todo mi cuerpo, lo dejo todo a un salto de fe.

Un ligero golpe se escuchó y luego un par de rebotes, ¡Funciono! Había caído en un camión que llevaba colchones los cuales amortiguaron mi caída, pensé que eso solo pasaba en las películas, pero esta vez mi suerte me salvo, por primera vez en mi vida, mi suerte fue realmente buena, me baje del camión de un salto.

—Ahora, a correr.

Justo cuando iba a salir corriendo para perder definitivamente a esas personas…

— ¡Quítate del camino!

—Claro, tenía que ser…

Sentí un horrible dolor por todo el cuerpo, el sonido del metal chocar a alta velocidad con la carne resonó por el lugar y luego… Me desmaye.

Cuando desperté me dolía todo el cuerpo, puedo decir fácilmente que seguramente tengo unas cuantas costillas rotas, pero podría aguantarme el dolor un tiempo, sin embargo, eso no importaba ahora, en lugar de encontrarme en un hospital, estaba amarrado a una silla en una habitación oscura.

— ¿Qué paso…?

Intente soltarme pero no tenía fuerzas para eso.

Escuche el sonido de una pesada puerta metálica abrirse lentamente.

— ¿Quién está ahí?

Dije en un tono hostil.

—Debo decirlo, eres realmente obstinado y estás loco ¿Saltar de un edificio? ¿Quién en su sano juicio haría eso?

Reconocí la voz inmediatamente, era el hermano del líder de la mafia.

—Además, ser atropellado por un auto que iba a alta velocidad, y salir con vida, ¿Eres humano siquiera?

—Ni yo sé cómo salí con vida de esa.

Dije en un tono bajo, me costaba hablar.

—Pero ahora, no puedes huir y voy a hacerte arrepentirte por todo lo que has hecho en tu vida.

— Oh, espero ver eso, un pobre muchacho que se esconde detrás del poder de su hermano intentando hacerme arrepentirme de algo, ¡No puedes ni intimidar a alguien! ¿Piensas lograr eso? Ríndete inútil.

Se vio bastante cabreado por lo que le dije.

—Bien, te lo ganaste.

Chasqueo los dedos y un hombre apareció de entre las sombras.

— ¿Ahora que, me traes a alguien para golpearme? ¿Y aun así piensas que dejaran de creerte un inútil? Te aseguro que sí no fuera por tu hermano definitivamente nadie te obedecería.

—Búrlate todo lo que quieras, después de esto te aseguro que jamás volveremos a escuchar algunas de tus bromas.

Dijo victoriosamente y luego siguió hablando.

—Este hombre de aquí, es un maestro de la tortura, generalmente le pedimos ayuda para sacarle información a alguien, pero esta vez lo he traído especialmente para ti.

—Aww, que tierno, hizo algo especialmente para mí, pero lo siento, no tengo esa clase de gustos, mejor búscate a algún otro hombre que pueda darte la satisfacción que deseas.

Ahora si se enfureció.

— ¡Maldito!

Me dio un fuerte puñetazo directamente en la cara.

—A ver si así entiendes.

—Ah, si… Eso dolió, pero tienes que hacerlo mejor, por ejemplo, puedes hacer esto.

Me levante con todo y silla, embistiéndolo y lanzándolo hacia la pared, luego le di un fuerte cabezazo en su rostro rompiéndole la nariz.

—Infeliz.

Dijo tapándose la nariz.

—Definitivamente te arrepentirás, haz lo tuyo.

Me dio una patada en el estómago, regresándome a mi lugar, no pude soportar el dolor ya que había golpeado una de las costillas que estaban rotas.

Salió de la habitación y me dejo con este tipo de aspecto raro y peligroso.

—Y… ¿No vas a decir algo?

—…

Se quedó callado.

—No sé, algo como “Vas a sufrir”

—…

No dijo nada.

—Una palabra.

—…

Ni una sola.

— ¿Algo?

—…

Nada.

— ¡Maldita sea! ¡Ya di algo de una vez! ¡Eso me molesta en serio!

—Hablar… Es innecesario.

Dijo en un tono mecánico.

—No es necesario… Para hacer esto…

Encendió las luces.

—Mierda…

La habitación era completamente una sala de tortura, había muchos aparatos de tortura por todas partes, y manchas de sangre ya seca desde hace un buen tiempo en las paredes.

— ¿Querías que dijera algo…?

—Sí, prefiero la tortura a quedarme en frente de un tipo raro con ojos de pez muerto y que se quede callado todo el tiempo mientras me mira fijamente.

Dije eso, pero la tortura tampoco es muy atractiva después de todo.

— Solo diré… Vas a disfrutar esto…

—Ahí va, eso es lo que alguien que sabe intimidar diría, definitivamente eres alguien de respetar, no como ese mocoso al que se le subieron los humos.

Dije eso mientras el buscaba algo en una de las mesas.

—Ah, antes de que hagas algo, los brazos ignóralos, soy baterista y si no puedo tocar por tener un daño en los brazos estaría en problemas.

—Hare lo que pueda…

Saco unas grandes pinzas y se acercó a mí.

—Vamos ¿Qué esperas? Empieza de una vez.

—…Si…

Inmediatamente su expresión de pez muerto, cambio a una larga y desquiciada sonrisa macabra.

Tomo mi mano derecha y agarro una de mis uñas, la levanto lentamente y arrancaba poco a poco, el dolor era horrible y no pude evitar dejar salir un ligero grito.

— ¡Carajo! Eso duele.

—Esa es la idea…

Siguió con las siguientes, arrancándolas lentamente, podía ver como la carne se pegaba a las uñas siendo arrancada completamente, mis dedos sangraban y mis manos temblaban, lo siguiente fue las uñas de los pies, fue lo mismo, un horrible y largo dolor seguido de gritos de dolor y sangre que brotaba de mis dedos, hasta que finalmente acabo.

—Mierda, eso jode en serio.

—…

Agarro uno de los dedos de mi pie, doblándolo en una dirección que no debería doblarse, hasta el punto de rompérmelo.

— ¡Ahh! Maldito, avísame primero.

— ¿Por qué tendría que hacerlo?

Demonios, eso duele como el carajo, siguió haciendo lo mismo, doblando mis dedos en formas imposibles y rompiéndolos totalmente.

Se acercó detrás de mí, y tomo mi brazo izquierdo, luego de un solo golpe, logro dislocármelo.

—¡¡Ahh!! ¡Carajo, te dije que los brazos no!

—Esto no es permanente.

Me disloco el otro brazo y luego los regreso a su lugar, eso fue algo extremadamente doloroso.

Tomo un soplete y algo parecido a un clavo, pero casi tan largo como un cuchillo y grueso como un lápiz.

Uso el soplete para calentar ese clavo mientras lo sostenía con unas pinzas, tomo un martillo y luego…

—¡¡¡AHHH!!!

Clavo esa cosa en mi espalda, el dolor era horrible, podía sentir como se quemaban mi carne y músculos mientras que cada vez entraba aún más profundo en mi espalda.

Hizo lo mismo con otros cinco, después de eso tomo una especie de tijeras con formas.

La acerco a mi cabeza y la uso para arrancarme un pedazo de una de mis orejas.

—Mierda, eso es permanente.

—No creo que importe tu aspecto ahora mismo.

Tomo un bisturí y lo acerco a mi rostro, lo uso para cortar debajo de mis ojos, como si me hiciera un tatuaje.

Cuando finalmente acabo, saco un espejo y me mostro mi propio rostro.

En el ojo derecho hizo unas rayas que llegaban hasta la mejilla, la herida era profunda y seguramente se volvería una cicatriz, en mi otro ojo desde el rabillo hizo otra raya que llegaba hasta el oído, y entre los dos, justo en la nariz hizo un corte profundo.

No podía ver bien, me había mareado por perder mucha sangre, sin embargo, esto siguió durante un largo rato que me pareció una eternidad.

Cuando finalmente había acabado la tortura, estaba totalmente magullado y lleno de heridas permanentes, me costaba moverme o si quiera respirar, en algunas partes de mi cuerpo, trozos de piel fueron arrancados dejando el musculo a simple vista.

— ¿Y bien…? ¿Estás feliz?

—…

Mire a quien había dicho, fue el mocoso que hizo que todo esto me pasara.

Lo mire con un profundo odio.

— ¡Si me gusta esa mirada!

Saco una pistola y luego quito todas mis ataduras.

— ¡Quiero verte en tus últimos momentos!

Me apunto directamente al rostro.

— ¿Unas últimas palabras?

— S-S…

Me costó hablar.

— ¿Si?

— Sigues sin poder intimidar a alguien, ni siquiera al borde de la muerte.

Le di una patada en la entrepierna y le quite el arma.

Le dispare a los tipos que estaban afuera y luego volví con él.

—Parece que tu torturador se fue.

— ¿Cómo demonios sigues de pie?

— ¿No lo dijiste tú mismo? Que era demasiado obstinado para morir tan fácilmente.

—No eres humano.

Indico con miedo.

—Lamento decirte que estás equivocado, soy tan humano como tú, solo que hay una diferencia muy grande.

— ¿Y cuál es?

—Mi determinación, no voy a rendirme solo por esto, y ahora, estoy determinado a hacer que sufras como nadie.

Le dispare varias veces en sus extremidades, así evitando que le sea posible poderse mover.

Lo primero que le hice fue amarrarlo a la misma silla donde me habían amarrado hacia unos momentos, luego tome una de las pinzas que usaron en mí, y le quite las uñas de manos y pies de la misma manera en que me los quitaron.

Después le rompí los dedos de manos y pies uno por uno, le rompí las manos, brazos y piernas con un martillo, le clave los clavos al rojo vivo en su espalda, le arranque un gran trozo de piel de su abdomen con un cuchillo de carnicero, después le arranque todos sus dientes uno por uno, le rompí uno de sus oídos desde adentro con un gancho, después le corte la lengua y le saque uno de sus ojos el cual hice que se tragara, use una sierra eléctrica para arrancarle sus piernas y por último, mientras aún seguía con vida, sin voz, no podía ver, apenas podía escucharme y lo único que hacia es sentir un horrible dolor.

Lo puse contra el suelo, le saque los clavos de la espalda y tome una daga, desde la parte superior de su espalda, abrí su cuerpo, dejando a la vista las costillas, pulmones, corazón y otros órganos vitales.

—Ya tu sufrimiento acabara…

Le rompí varias costillas, me estorbaban, por ultimo tome su corazón.

—Espero que en el infierno tengas un trato más agradable que este.

Aplaste su corazón con todas mis fuerzas, haciéndolo explotar completamente.

Pude vengarme de lo que me hicieron.

Salí con dificultad de ese lugar, parece que era un edificio abandonado, solo pude llegar a la puerta antes de desplomarme.

—Maldita sea… No voy a morir aquí…

Tengo que vivir, sea como sea…

—…¿?

Sentí que alguien me miraba, no podía ver bien, veía todo demasiado borroso y oscuro.

—Jejeje, parece que… Me salve…

Perdí la consciencia después de eso…

Me costaba respirar, parece que estoy acostado en una cama, mi dolor se ha aliviado, pero aun puedo sentir las heridas de mi cuerpo.

Abrí los ojos y ahí estaba una mujer vestida con una bata blanca, llevaba unos guantes de goma hasta los codos, ella estaba revisando algo en un monitor.

— ¿Q-Que…? ¿Qué paso…?

Ella se sorprendió al escuchar mi voz, inmediatamente se levantó y se acercó a mí.

—Fuiste horriblemente herido, alguien te trajo aquí y tuve que operarte.

Genial, ahora tengo que encargarme de los gastos médicos.

—Ah, bien… Muchas gracias, por salvarme… ¿Cómo se llama usted?

—Ria… Solo Ria…

Dijo como si su apellido no tuviera importancia.

La mire con atención, era una mujer voluptuosa y joven, calcularía que tendría entre 25 y 35, con cabellos dorados y ojos azules como el mar, tez blanca y era muy alta.

Mire el lugar, no había ninguna ventana o algo.

— ¿Dónde estoy?

—Ah, estamos debajo de mi clínica, hay personas que no pueden ir a hospitales normales por culpa de sus antecedentes o por algo que hicieron para quedar malheridos, así que yo me encargo de ellos, por supuesto, cobro un poco más de lo normal.

Ah, perfecto, estoy en la ruina.

Por accidente mi expresión de disgusto fue vista por esa mujer, supongo que se dio cuenta de que no tengo dinero.

—Pero no te preocupes, quien te trajo pago todos los gastos.

— ¿Eh? ¿Cómo?

—Había un sobre en tu mano, en él había dinero en efectivo suficiente para pagar los gastos médicos y las terapias para recuperarte, ¿Recuerdas quién te trajo?

Recordé lo que ocurrió antes de desmayarme, había visto una figura, familiar…

Entonces recordé algo que me dijo alguien en el pasado “Si nos encontramos después te lo pagare de algún modo” ¿Habrá sido ella? Esa figura era muy parecida.

— ¿Y bien? ¿Recordaste quien fue?

—No, pero creo que fue una chica con cabellos rubio ceniza y ojos verdes.

—Ah, está bien.

No sé por qué, pero creo que lo que dije la impacto por un segundo.

— ¿Cuánto tiempo llevo aquí?

—Una semana.

¿En serio? Nikki debería llegar dentro de poco, si no le entrego sus llaves, definitivamente ella será quien me mate.

— ¿Cuánto tengo que quedarme?

—Las heridas son solo superficiales, no dañaron ningún órgano vital o alguna extremidad, puede que se te dificulte, pero podrás irte mañana, tengo que hacerte unos exámenes y firmar algunos papeles ¿Tienes trabajo?

—Sí, tendré que dar una muy buena explicación.

—Toma esto.

Me entrego un sobre.

—Si tus heridas no los convencen, esto lo hará.

—Gracias.

No sé por qué tengo la sensación de que el lugar donde trabajo y esta clínica tienen alguna conexión.

Me quede en cama durante un día entero, la Doctora Ria, me hizo varias preguntas sobre cómo me hice estas heridas y también reviso todo mi cuerpo.

—Bien, parece que todo está en orden, ¿No te duele nada?

—No, gracias a usted, pero ¿Por qué me revisa tantas veces?

Tenía esa duda.

—Tenías demasiadas heridas, y lo que más me preocupa, son esas partes donde te arrancaron trozos de piel, no conseguí un reemplazo, así que tuve que hacer lo mejor, te revisare cada día para que verificar que no tengas problemas en tu tratamiento.

—Ya veo… La próxima vez, quiero ser yo quien la revise a usted.

Dije bromeando.

—Jeje, puede ser que en algún momento te deje hacerlo.

Dijo con una genuina sonrisa.

—Nos vemos.

—Cuídate.

Fui a casa de Nikki, por suerte no había regresado todavía, debería llegar al día siguiente.

Luego de eso, fui al lugar donde trabajo.

— ¿Kain?

—Sí, sigo vivo.

— ¿Qué demonios te paso?

—Un problemita, pero ya todo está bien.

El chef se le veía extremadamente preocupado, le entregue la carta de Ria.

— ¿Y esto?

—Es del lugar que atendió mis heridas, dijo que te lo entregara.

Leyó la carta, después de un momento, dejo salir un suspiro de alivio.

—Está bien, si es ella, se puede confiar.

Me pareció extraño lo que dijo, pero decidí ignorarlo.

—No voy a poder trabajar en un tiempo.

—No importa, igualmente recibirás tu sueldo.

¬— ¡En serio! ¡Gracias, muchas gracias!

Le agradecí de todo corazón, con el próximo sueldo podré pagar el apartamento.

Después de eso, fui con los chicos.

— ¡Kain! ¡¿Qué demonios te paso?!

—Me metí en un buen lio.

—Ya veo, me habían dicho que te vieron salir corriendo por los techos de los edificios hace tiempo y desde entonces nadie supo nada sobre ti, pensé que estabas muerto.

Aparentemente Cris ya estaba informado de lo que sucedió antes.

—Ignórenme, Nikki regresa mañana, ¿Vendrán a recibirla?

—Por supuesto.

Dijo N.

—Ella es nuestra amiga, como no podríamos ir a recibirla.

—Bien, mañana nos vemos en la estación de autobuses.

Mañana recibiríamos a Nikki, me las arreglaría para convencerla de que me deje quedarme en su casa (Esta vez con ella) mientras conseguía el dinero para el apartamento.

Eventualmente llego el día de mañana y estábamos esperando a Nikki tranquilamente.

—Ese es su autobús.

Señale un autobús que venía, el 295, ella al llamarme hace rato me dijo que era ese.

El autobús se detuvo, todos los pasajeros bajaron, y por último, Nikki bajo.

—Volví.

—Bienvenida de regreso x3

Los tres le dimos la bienvenida a Nikki.

— ¿Qué te paso?

—Los riesgos del trabajo.

“Ya veo” Dijo ella, parecía que no quiso preguntar la verdadera razón de que paso.

— ¿Y bien? ¿Qué hiciste fuera de la ciudad?

Pregunto N, todos teníamos curiosidad, pero N fue quien tomo la iniciativa.

— ¿Quieren saberlo?

— Sí.

Respondió Cris.

—Dijiste que era algo importante, así que no te pregunte, pero aún tengo curiosidad de saber.

—Les diré.

Hizo una pequeña pausa y luego dijo…

—Conseguí que tocáramos en el festival de los mil muertos.

— ¡¡ ¿En serio?!! X3

Todos gritamos por la sorpresa.

El festival de los mil muertos, es un evento anual que ocurre a mitad de año en esta ciudad, es un festival de música inmenso, donde las mejores bandas de Rock y Heavy Metal tocan sus mejores y más violentas canciones.

—Te amo en todas las maneras posibles.

Le dije a Nikki justo antes de darle un fuerte abrazo.

Pero antes de que pudiera abrazarla me dio un golpe y luego dijo: —Tampoco te pases con los agradecimientos.

Ese día paso algo increíble, ir a ese festival definitivamente nos hará famosos, regrese con Nikki a su casa, me costó mucho, pero finalmente logre convencerla de dejarme quedarme unos días más.

Sin embargo, mi problema aún no había acabado.

— ¡Ah! Me desperté por culpa de una pesadilla, había soñado algo horrible y no recuerdo que fue.

Estaba durmiendo en la habitación de Nikki, (Solo que en el suelo) pensé que la había despertado, mire un momento su cama, no estaba, solo estaba su ropa, y carta.

Abrí la carta, en ella decía.

“Si quieres volver a verla, encuéntrame en el lugar donde lo mataste, solo, si no vienes en los próximos tres días o llamas a la policía, la matare a ella de la misma forma en que lo hiciste con él, te estaré vigilando.”

Y una foto, en ella estaba Nikki, desnuda, amarrada de brazos y piernas y con una venda en los ojos…

La secuestraron.

—Definitivamente, les hare sufrir.

Dije con el mayor odio que he tenido en toda mi vida y una verdadera sed de venganza.

Llegue al lugar donde me habían indicado ir, fue donde me torturaron hace un tiempo, entre, el lugar estaba en completo silencio.

Mis pisadas resonaban por todo el lugar, haciendo eco, mientras me acercaba a la habitación donde supuse que estaría Nikki.

Llegue a la habitación.

Estaba aún más oscura que la última vez, busque el encendedor en la pared, lo encontré y encendí las luces, fui deslumbrado por un segundo y luego mire a mí alrededor.

—Viniste.

—Sí, estoy aquí para recuperar a Nikki.

Quien hablaba era una mujer con buen cuerpo, pero con un carácter fuerte e intimidante.

— ¿Quién eres? ¿Por qué secuestraste a Nikki?

—Yo, soy la prometida del muchacho al que mataste.

—Ah, el… ¿Estaba comprometido? De saber eso te hubiera enviado uno de sus dedos por correo.

Dije con la intención de hacerla molestar, pero parece que está lo suficientemente molesta por si sola.

—Deberíamos casarnos el mes siguiente, ¡Y TU LO MATASTE!

—Se lo gano.

Torturándome de esa manera, ¿Qué más pensaba que podría pasar si lograba liberarme? Debió matarme cuando estaba inconsciente o cuando estaba amarrado a la silla.

—Además de todo, su maldito hermano, a pesar de ser el líder de la mafia, dijo que si lo mato alguien como tú, no vale la pena vengarlo.

—Sep. Concuerdo con él, era un inútil.

—Bien, ahora sí, me hiciste molestar.

Le dio un muy fuerte golpe a la pared, y luego dijo “Sígueme, si no quieres que mate a esa mujer”

Termine siguiéndola hacia otra habitación en el edificio.

Encendió las luces justo al llegar y lo que vi me dejo impactado.

— ¡Nikki!

Ahí estaba ella, amarrada a una mesa, completamente desnuda, tenía piercings en sus pezones los cuales sangraban (Seguramente por estos mismos) y una especie de consolador (O un tubo de metal) en su sexo.

—Si la tocas, la mato.

Me detuve ahí mismo.

Nikki podía escucharme, estaba consciente, pero no podía verme, tenía una venda en sus ojos y estaba amordazada, podía escucharla tratando de pedirme ayuda, no puedo hacer nada mientras esa mujer este aquí amenazándome con matarla.

—Veras, descubrí que para hacer sufrir a los de tu tipo, tengo que quitarles las cosas que aprecian, aun mejor si se las quito en frente de ellos.

Halo uno de los piercings de Nikki, haciéndola gemir.

—Y eso es lo que hare, si te atreves a hacerme algo, presionare este botón, el cual enviara una descarga eléctrica a su sistema nervioso, matándola instantáneamente.

Ella saco un aparato que tenía un bolsillo y señalo un botón rojo.

—Desgraciada.

—Pero, si no haces nada, eventualmente terminare matándola, solo que lentamente, como hiciste con Joshua.

Aparentemente ese tipo se llamaba Joshua.

—Hasta su nombre lo hace parecer un inútil.

—Así que con esas vamos.

Toco un botón pequeño de aquel aparato.

— ¡Mmmm!

Inmediatamente lo había presionado, Nikki empezó a gritar.

— ¡¿Qué hiciste?!

—Solo fueron 25 voltios en su útero, nada que sea peligroso, fíjate bien en lo que tiene ella puesto.

Me fije nuevamente en los aparatos que tenía puestos, pude notar que tenían unos cables pegados a ellos, eso fue lo que envió la corriente eléctrica.

—Ahora, sus pezones, 30 voltios.

— ¡Mmmm!

Volvió a presionar el botón haciéndola gritar nuevamente.

Note que su respiración se volvió más pesada e irregular, ella no soportara eso mucho tiempo.

—Ahora, veamos su rostro.

Le quito la venda que tapaba casi todo su rostro.

Inmediatamente ella miro hacia mí, con ojos suplicantes, no podía hacer nada.

— ¡Maldita sea!

Me maldije a mí mismo por no poder hacer nada.

—Bien, zorra, te voy a decir una cosa, el no hará nada por ti mientras yo me divierto contigo.

Tomo el tubo de metal que Nikki tenía dentro de ella, y empezó a moverlo hacia adentro y afuera constante y violentamente, mientras que lamia todo su cuerpo, la vergüenza de Nikki era inmensa, trataba de resistirse pero le era imposible, luego ella presiono el botón que presiono hace un momento y Nikki volvió a gritar.

— ¡Mmmm! ¡Mmmm!

Nikki tenía lágrimas en sus ojos, me era imposible seguir viendo eso.

—Ni se te ocurra dejar de mirar, si lo haces, la matare.

—Maldita…

Tuve que ser obligado a seguir viendo.

—No puedo con esto.

Se quitó el pantalón, dejándose puesta únicamente su blusa, luego empezó a frotar su sexo con el tubo metálico, luego presiono el botón.

— ¡Mmmm!

— ¡Ahh~♥!

A diferencia de algún dolor por la carga eléctrica, ella sintió placer.

Empezó a chupar los pezones de Nikki fuertemente, los mordisqueaba y halaba, mientras se masturbaba.

Luego puso su sexo en el rostro de Nikki, mientras seguía masturbándose hasta llegar a un orgasmo, dejando salir todos sus fluidos y dejándolos caer todos en la cara de Nikki.

—Lámelos.

— ¿Eh?

Parece que dijo algo extraño.

—No te hagas el tonto, lame los fluidos que están en su rostro, si no lo haces… Creo que sabes lo que pasara.

—Desgraciada…

Me acerque a Nikki, a su rostro y le dije en voz baja: —Perdóname por esto, tendrás que aguantarte un momento.

Ella cerró sus ojos de manera que me dio a entender que ella estaba de acuerdo, empecé a limpiar su rostro con mi lengua mientras esa mujer seguía masturbándome cerca de mi cara y la de Nikki.

—Mete tu lengua dentro de mí.

Ella dejo de masturbarse mientras apuntaba su trasero hacia mí, indicándome que introdujera mi lengua, no tuve más opción que hacerlo.

— ¡Ah, sí!

Movía mi lengua en su interior, no quería hacerlo, pero lo hacía con toda mi habilidad, si lograba distraerla durante un orgasmo, sería mi oportunidad para quitarle ese aparato.

Ella se quitó la blusa y luego saco el tubo metálico de Nikki, ambas estaban completamente desnudas, ella se puso en posición de manera que pudiera lamer a Nikki, empezó a hacerlo¬, Nikki gemía débilmente mientras que esa mujer estaba sumida en el placer.

—Ven acá.

Me ordeno esa mujer, obedecí en silencio, mientras ella aún mantenía la misma posición.

—Quítate el pantalón y sácalo.

¿Eh? ¿Espera? ¿En serio? ¿Qué carajos está pensando?

—Hazlo ya o…

Puso su dedo en el botón rojo.

—Ah, carajo, ya voy.

Me quite mi pantalón y saque mi miembro erecto.

— ¡Oh! ¡Es increíblemente grande! ¡¿Entrara?! No primero yo, dámelo.

Aunque dijo dámelo, lo agarro del tallo y lo llevo directamente a su boca, chupándolo hábilmente y metiéndolo hasta su garganta, atragantándose completamente.

— ¡Ah! Increíble sin duda, mételo aquí.

Señalo a Nikki, o para ser más exactos, su vagina.

¬—Espera, eso es demasiado.

— ¿No te importa su vida?

Mire a Nikki, sus ojos se veían extraños, con lágrimas, y algo deseosos, y solo asintió indicándome que estaba de acuerdo.

No tuve más opción que meterlo dentro de ella.

—Eso es más grueso que el tubo que use en ella, ¿Entrara o no? Veámoslo ahora mismo.

Introduje la punta y pude oír a Nikki dejar salir un fuerte gemido, luego introduje aún más hasta el fondo hasta sentir el útero de Nikki.

— Empieza pues.

Me hizo empezar a moverme, asaltando el interior de Nikki, era muy apretado, la sensación era demasiado placentera, pero no pensaba en eso, mi prioridad era sacarla a ella de esta situación, no involucrarme aún más.

Esa mujer tomo el tubo de metal y se lo introdujo ella misma, mientras lamia el tallo de mi miembro mientras me seguía moviendo, saboreando los fluidos que salían del interior de Nikki.

Presiono dos botones, entonces pude sentir como el cuerpo de Nikki se tensaba aún más y su interior se volvía mas apretado.

En cambio, la mujer encima de ella empezó a soltar gemidos de placer, aparentemente estaba teniendo otro orgasmo.

Seguía moviéndome y aun Nikki recibía la descarga eléctrica, ella llego a un orgasmo haciendo que su interior me succionase aún más y forzándome a correrme.

Justo antes de que pudiera eyacular, la mujer culpable de todo esto, me empujo para sacarme del interior de Nikki y metiendo mi miembro en su boca nuevamente, termine corriéndome ahí, toda su boca se llenó de semen, no dejo salir ni una gota, saboreándola hasta la última gota.

Luego se dio la vuelta, apuntando su trasero hacia mí, pego sus pechos con los de Nikki y luego frotándolos.

Trago todo el semen de su boca y luego dijo: —Saca esa cosa de ahí y méteme la tuya.

Tuve que subirme a la mesa donde estaban ambas, ella llevo una de sus manos hacia el sexo de Nikki, introduciendo sus dedos mientras que frotaba los pechos de ambas uno contra el otro, ella frotaba su sexo con mi miembro, pidiendo que lo introdujera, luego metí la punta, haciendo que soltase un gemido de placer, su rostro estaba completamente sumido en el placer y lleno de semen, ella solo se concentraba en la penetración, mientras que yo me concentraba en el aparato que tenía en su otra mano, me pegue más a ella intentando alcanzarlo, pero ella tomo mi mano y la llevo hacia su pecho, y dijo: —Mientras te encargas ahí abajo con tu poderoso falo, encárgate de estas pequeñas aquí arriba con tus manos.

No sé si es que se dio cuenta de lo que intente hacer y evito que tomase el aparato o solo estaba concentrada en el sexo.

Mientras ella regreso a introducir sus dedos en Nikki, yo puse mis manos en sus pechos, frotándolos, apretándolos, pellizcando y halando sus pezones, introduje mi miembro hasta el fondo, ella solo decía “Más profundo, más profundo”

Llegue tan profundo que sentía la entrada al útero en la punta de mi miembro, ella era aún más apretada que Nikki, sin embargo, ella todavía seguía diciendo que entrara aún más, empuje todavía más, hasta entrar a su útero y llegar hasta el fondo, tocando el otro extremo de este mismo.

— ¡Ahh ♥♥♥! ¡Si, esto es lo que busco ♥♥♥!

Dejo salir un inmenso grito de placer, mientras empecé a moverme, inconscientemente empecé a agarrar los pechos de Nikki, ella ya se había rendido al placer después de correrse a causa de mi miembro y disfrutaba la sensación.

Esa mujer acerco más su cuerpo al de Nikki, haciendo que mientras estuviera asaltando su interior, estuviera al mismo tiempo, frotando a Nikki con el tallo.

— ¡Vamos, mas, mas, mas~~~♥♥♥!

Seguí asaltando su interior, mientras ella se seguía viniendo, al mismo tiempo, Nikki lo hacía también, ambas gemían de placer y gritaban al mismo tiempo cada vez que tenían un orgasmo.

Finalmente podía sentir que estaba a punto de correrme.

— ¡Hazlo dentro de mí, déjalo salir todo~~~♥♥♥!

Esta mujer dijo algo que en una situación normal, me hubiera detenido a secas y terminado afuera.

Tuve que obedecerla, ella se movía con más fuerza, mientras aun gemía, constantemente, mientras yo agarraba sus pechos, ella levanto su cuerpo cambiando de posición, haciendo que yo asaltara con más fuerza.

— ¡Si, si! ¡Hazlo! ¡Yo también me vengo! ¡Hagámoslo juntos!

Ella siguió gritando de placer hasta que se corrió, su interior me succiono hasta que no pude resistir más y me corrí dentro de ella.

— ¡¡¡Ahhhhhhh~~~♥♥♥!!!

El grito del orgasmo fue inmenso, su expresión de éxtasis fue como ninguna otra que haya visto antes en mi vida, ella no dejo salir ni una sola gota de mi semen, lo tomo todo para ella, aproveche el momento para quitarle el aparato, saque mi miembro de ella y la aleje de Nikki.

Quedo tirada en el suelo, desmayada por el placer.

Aparentemente no planeo eso…

Corte los cables de los piercings de los pezones de Nikki y un electrodo que tenía en la nuca, luego la desamarre y le quite la mordaza.

—Gracias, gracias…

Solo me agradeció por liberarla, mientras me daba un fuerte abrazo.

—Ahora, tengo que encargarme de otro asunto.

Mire a la mujer que estaba desmayada junto a nosotros.

La agarre y luego la amarre a la mesa.

Introduje el tubo metálico en su interior y luego le puse unos piercings que estaban en la mesa, Nikki no podía quitarse los suyos por que le dolían.

—Despierta.

Le di una cachetada para despertarla.

— ¿Eh? ¿Te pusiste los pantalones?

— ¿Pensaste alguna vez seguir tu plan de matar a Nikki y a mí?

—Carajo.

Ella entendió su situación.

Tome el aparato y marque 200 voltios.

—Disfruta.

— ¡AHHHHHH!

Ella grito fuertemente por la descarga eléctrica.

Seguí haciendo descargas una y otra vez, hasta que su cuerpo empezaba oler a carne quemándose.

Luego, agarre los piercings de sus pechos, y los hale con tanta fuerza que se los arranque de sus pezones a la fuerza, ella me maldijo justo en ese momento, luego le introduje el tubo metálico en su trasero, dándole otra descarga eléctrica de 300 voltios.

Tome un cuchillo.

— ¿Te gusta esta clase de penetración?

Con el cuchillo penetre su vagina, ella gritaba de dolor, luego de eso, corte lentamente su abdomen hasta su pecho, un corte superficial, dejando ver el musculo de su piel y llenando todo su cuerpo de sangre.

Tome nuevamente el cuchillo y apuñale su vagina, cortando su útero y todo su interior, corte hacia arriba, hasta llegar a la cintura.

Luego tome el aparato y puse mi dedo en el botón rojo.

Mientras Nikki miraba fijamente esta escena, dije: ¬¬—Espero que disfrutes el mismo placer en el infierno.

Presione el botón, dándole una muy poderosa descarga, como las de las sillas eléctricas al freír a un criminar en ella.

— ¡¡¡AHHHHHHHHHHHHHH!!!

Grito de dolor un largo rato, hasta que estaba completamente frita, el único olor en la habitacion, era el de la carne quemada y sangre fresca.

—Lo siento por llegar tan tarde.

—No importa…

—Además, perdóname por hacer eso, no quería hacerte eso sin que fuéramos pareja o algo, pero fue para salvarte la vida, no me importa si me golpeas.

Dije disculpándome a mí mismo.

—Bien, entonces, cierra los ojos.

Hice lo que ella me pidió y me prepare para cualquier clase de golpe, pero eso no fue lo que recibí.

— ¡¿?!

Quede impactado, en su lugar recibí un apasionado beso de ella.

— ¿Q-Que? ¿Por qué?

— ¿Cuándo dije que no me haya gustado? Además, hace tiempo buscaba la manera de hacerlo, pero extrañamente siempre que me acercaba a ti en los ensayos sentía la mirada de Cris y N.

¬—Supongo que esta vez, paso algo bueno.

—Terminemos lo que comenzamos aquí en mi casa ¿Te parece?

—Y se pondrá aún mejor.

Ese día, logre salvar a Nikki, y hacer muchas otras cosas con ella.

Desde entonces, logre recuperarme normalmente, no tuve más problemas con esos tipos de la mafia, me mude al apartamento que había conseguido hace algún tiempo, claro, me metí en algunos problemas, pero no fueron tan grandes como ese.

En algunas ocasiones termine matando a quienes me hicieron molestar en serio, y torturándolos en casos donde EN SERIO estaba MUY molesto, creo que podría agarrarle gusto a eso.

Solo nos queda practicar para el concierto que haremos a mitad de año en el festival de los mil muertos.

Esa tarde, me había metido en algunos problemas, pero logre resolverlos en unos momentos.

—Espero que el infierno sea un lugar agradable para ti.

Con un cuchillo corte el cuello lentamente, salpicando de sangre todo a mi alrededor.

Me levante del suelo, limpie la sangre en mi cuerpo y me asegure que no tuviera algo en mi ropa, limpie mis huellas y no deje evidencia de mi presencia ahí, luego use un poco de gasolina para quemar el cuerpo.

El teléfono empezó a sonar, era Nikki.

— ¿Quieres practicar un rato? Estaré esperándote en casa.

Ese día también practique un rato con Nikki.

¿No has sentido que a veces tienes mala suerte? ¿Qué todo lo malo solo te ocurre a ti? Eso me sucede a mí, a veces pienso, “Si algo malo va a pasar, me pasara a mí” sin embargo, hay veces que también tengo buena suerte, pero después de eso, mi suerte es peor.

También hay veces que por culpa de mi mala suerte ha habido gente que se ha metido en problemas serios conmigo, y les advertiré a todos aquellos que se metan conmigo o con alguien importante para mí.

Definitivamente, les daré el peor sufrimiento de sus vidas antes de enviarlos al infierno.

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Allá afuera

SCP-835

Ítem #: SCP–835 Clasificación del Objeto: Keter Procedimientos Especiales de Contención: SCP-835 debe ser vigilado y chequeado diariamente…
Read More
Asesinos del Zodiaco

El emisario

Supo que había llegado de nuevo el otoño, porque Torry entró retozando en la casa, trayendo con él…
Read More
Asesinos del Zodiaco

La feria del Diablo

La gente se paseaba tranquilamente por la feria. Escudriñando los tenderetes, observando las atracciones. Los más pequeños disfrutaban…
Read More
El Puente Negro

El extraterrestre gris

Usted probablemente ha oído hablar de los extraterrestres grises, esas criaturas de cabezas voluminosas, ojos negros, pequeños cuerpos,…
Read More
Allá afuera

SCP-1012

Ítem #: SCP-1012 Clasificación del Objeto : Keter Procedimientos Especiales de Contención : La Fundación ha implementado protocolos…
Read More
El Puente Negro

El lago Bodom

_** Junio de 1960. Lago Bodom, en Finlandia, muy cerca de la capital Helsinki.**_ Un buen día, cuatro…
Read More