Conduzco un autobús escolar

Debes de entender que esta nunca fue mi primera opción. No estaba sentado en clase pensando «¡Quiero ser conductor de autobús!» cuando todo el mundo quiere en ser astronauta, jugador de fútbol o un dinosaurio. Pero, algunas veces, la vida te empuja en una dirección, y tú, simplemente, te dejas arrastrar por ella.

Me gustan los niños. No, no de esa manera que piensas. Tuve un accidente hace unos años, y me dejó disfuncional, totalmente mutilado. Bien, se puede decir que no puedo tener niños propios, y, cuando no puedes tener algo, simplemente lo aprecias más.

La historia de cómo descubrí esta carrera es larga y aburrida, pero estoy contento de cómo las cosas se alinearon de la manera que lo hicieron. Me encanta ver las sonrisas de los niños cuando corren con impaciencia hacia el autobús, con su mochila, de lado a lado, golpeándoles por la espalda antes de subir por las escaleras. Siendo como soy, tengo un cuenco de dulces de los que todos los niños acaban tomando algo antes de sentarse. Está repleto de galletas de chocolate, pequeños embutidos y quesos —dulces y salados, me resulta imposible atender solo un paladar —, y, aunque haya niños que piensen que saben bien, no me atrevería a decir que soy un cocinero decente. Aunque lo intento.

Autobus Escolar

Luego están los niños que caminan mucho más despacio. Sin sonrisa. Niños a los que les han sacado el alma a golpes. Ojos hundidos, expresión neutral y preocupados por saber que sus padres están molestos. Preguntándose por qué están aún con vida. Me duele el corazón solo con verlos.

Simplemente, no puedo dejarlo de lado.

Verás, volviendo a mi primera elección, fue ser asesino. Disfrutaba con la adrenalina de la caza cuando era niño, sentía la insaciable necesidad de acabar con las vidas de aquellos que se lo merecían, aquellos que hieren a otros y tenía una habilidad especial para canalizar esa rabia desbordada en precisión. Con cuidado. Una catarsis.

En ese entonces, mis cacerías se limitaban solo a las mascotas, pero, con el tiempo, perfeccioné mis habilidades. Desgraciadamente, siempre he sido un tipo de ideas fijas, así que todo eso de ser asesina por contrato estaba fuera de mi mente. Aunque eso no significa que no haya sabido volcar mi afición en mi trabajo.

Hay todo tipo de morales podridas en los padres de esos niños hundidos, y estoy muy interesado en eliminar a esos padres de las inocentes vidas de sus hijos. Las sonrisas en las caras de esos niños liberados es lo único que calienta mi alma y me hace seguir viviendo. El problema es deshacerse de los cuerpos.

Pero ya sabes el dicho:

«¡Los niños se comerían cualquier cosa con chocolate o queso!»


Fuente Original (en Inglés): I Drive a School Bus por Zchxz

Traducción: historiascortasdeterror.tumblr


Via Creepypastas


También te pueden interesar

SCP-2722

Ítem #: SCP-2722 Clase de Objeto: Euclid Procedimientos Especiales de Contención: El Compuesto Orbital de Investigación de La…