Satoru Kun

Allá afuera
Allá afuera

Se quedó un segundo escuchando y luego, rápidamente, colgó su celular y lo apagó. Ahora solo quedaba esperar.

Shinji nunca pensó que se vería involucrado en un juego como aquel, fuera real o no. Últimamente las cosas no habían ido bien en su vida. Sus padres acababan de separarse y no le pasarían más dinero para terminar de costear su último año en la facultad de leyes, una carrera que de cualquier modo, nunca le había gustado.

La había elegido por ser la opción más segura, pero como futuro abogado, era mediocre y odiaba todo lo que tuviese que ver con los juzgados.

La semana pasada, el médico le había diagnosticado un tumor cancerígeno en el estómago, el cual no sabía si podrían extirpar con éxito. No se lo había comentado a sus padres. La vida de Shinji se había quedado en puntos suspensivos, a la espera de peores noticias. Si es que aun había algo que pudiera empeorar.

De pronto, su teléfono sonó y él sintió un escalofrío, recordando que acababa de apagarlo.

Con la mano temblorosa, lo tomó para contestar y antes de que pudiera pronunciar una palabra, una voz desconocida le habló al otro lado de la línea. Sonaba como un niño pequeño, pero tenía algo que lo hizo estremecerse.

—Te veo en tu habitación—dijo, antes de colgar.

Shinji contuvo la respiración cuando el aparato sonó de nuevo y la misma voz le volvió a hablar.

—Estoy cerca de ti.

Tres, cuatro llamadas más que le pusieron la carne de gallina. El espíritu se encontraba cerca pero Shinji no veía a nadie. Contestó de nuevo el teléfono, sintiendo otro escalofrío.

—Estoy detrás de ti.

Había llegado la hora, era el momento de hacer su pregunta.

—¿Voy a morir?

—Sí.

Shinji miró con horror por encima de su hombro y un rostro fantasmal le devolvió una insana sonrisa. Gritó, con todas sus fuerzas, inundado de un terror que tomó por sorpresa a los vecinos de su edificio. Pero cuando acudieron a su apartamento, no quedaba rastro de él.

Satoru kun es una de las leyendas urbanas más difundidas en Japón. La misma cuenta que uno es capaz de invocar a un demonio, siguiendo exactamente el mismo procedimiento que se acaba de narrar en la historia.

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Allá afuera

Muñeca Okiku

La legendaria muñeca Okiku, nombre que se le otorgara en honor a la niña que solía jugar con…
Read More
El Puente Negro

Nora Doll

Emily Lewis, es una joven de 20 años, estudia la carrera de medico cirujano, y tiene una obsesión…
Read More
Prólogo (Zalgo)

No me busques

Hola, sé que sabes quien soy,soy el miedo que sientes cuando caminas en una calle oscura, soy la…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Lo juro

Durante todo el tiempo que he vivido solo en esta casa, podría jurar que he cerrado más puertas…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Mi Triste Vida

Me llamo Rafael Ramírez J. Tengo 17 años de edad. Me hacen Bullyng desde la Primaria. Nunca he…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Mala niñera

Todo ocurrió rápido. Exponencialmente rápido. Primero aparecieron en las noticias. Al minuto siguiente estaban caminando por los pasillos…
Read More
Asesinos del Zodiaco

The Screecher

Me gustaría señalar que creas que esta historia real o no, que este comentario es un cliché ¿o…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Eisoptrofobia

Cuando tenía nueve años, desarrollé una fobia que, según nos dijo el doctor, era «infrecuente». Eisoptrofobia es el…
Read More