La Leyenda de la muñeca REMCO

La Leyenda de la muñeca REMCO

La marca REMCO había sido un éxito. Sus juguetes eran deseados por niños y niñas menores de 8 años. No es mi intención difamar la marca o sus juguetes… Solo quiero contar mi testimonio. Corría el año de 1988, una nueva muñeca había salido al mercado con el nombre de “Baby Laugh a-lot”. Su función principal era producir risas si presionaban el botón de su pecho. Mientras reía, se mecía en su silla y no paraba de reír…
La muñeca maldita

La muñeca maldita

Todavía recuerdo aquel trágico día en donde me vi envuelto en todo esto, mi salud física se deteriora cada instante y mi salud mental es muy inestable, pero esto que voy a contarles pueden estar seguros de que pasó, esto no lo e inventado ni yo ni mis múltiples paranoias, puedo estar seguro que realmente pasó, por increíble que parezca, pero he recolectado todos los recortes de los periódicos que han salido, esa son mis pruebas aunque no esté escrita la verdad. Todo pasó en el 20 de agosto...
Muñeca Okiku

Muñeca Okiku

La legendaria muñeca Okiku, nombre que se le otorgara en honor a la niña que solía jugar con ella hace mucho tiempo, es una figura de cuarenta centímetros de altura vestida de kimono, con unos enormes ojos negros de abalorio y un largo cabello oscuro… que crece. La muñeca Okiku ha permanecido en el templo Mannenji en la ciudad de Iwamizawa (prefectura de Hokkaido) desde 1938. De acuerdo con el templo, a la muñeca tradicional inicialmente se le había recortado el pelo, pero con el tiempo ha...
Atras de la Puerta

Origen : Muñeca De Trapo

Lucy Luz Strode de 11 años de pelo negro liso, piel clara, estatura 1,58, esa era yo, una niña tímida, inteligente, sería, feliz y fría con los demás, que vivía con su padre, un hombre intentando remediar sus pecados del pasado, lastima que uno de esos errores no lo podía remediar, y llegó hasta afectarme a mí... Vivía en un barrio malo y a la vez bueno, vivía en una familia disfuncional, mi madre, una mujer cualquiera con una actitud desgraciada conmigo y con mi padre, el era un hombre que...
La marioneta

La marioneta

Eran las dos de la mañana cuando las chicas volvían a prisa de la fiesta, no obtuvieron el permiso de sus padres, así que escaparon y quería volver antes de ser descubiertas. Planearon saltar la barda de su casa internándose en el terreno baldío colindante, sin embargo, antes de que pudieran adentrarse en él un viejo alto, delgado, muy demacrado salió al paso por el oscuro callejón. Intentaba correr a pesar de su cojera, y su avanzada edad, además balbuceaba cosas inentendibles.
Atras de la Puerta

Broken doll

Katherine era una hermosa niñita. Sus rizos negros le caían hasta las caderas, sus ojos grises brillaban cuando se entusiasmaba y su piel suave resplandecía por su blancura. A ella le gustaba jugar con sus muñecas; tenía varias, de todos los tipos. De trapo, porcelana, plástico; morenas, rubias, pelirrojas; antiguas, nuevas; con vestido, pantalones, tops, blusas... Ella tenía pocas amigas, es por eso que sus papás accedían a comprarle tantas muñecas. Ella las trataba a todas y cada una como...
Vendo muñecas

Vendo muñecas

Yo creo y vendo muñecas. En caso de que no sepan a qué me refiero, es muy simple: transformo chicas jóvenes en juguetes fácilmente manejables. Eso. Ellas no pueden escapar, resistirse, ni decir algo; solo están ahí para tu diversión sádica. ¿Curioso del porqué? Soy un cirujano viviendo en uno de esos países en las periferias del este europeo. Una sociedad bastante ruda; la pobreza es enorme y, a menos que tengas dinero y conexiones, estás cagado. No es necesario decir que yo tengo ambas...
Mony

La muñeca maldita de Silvia Gallegos

Era su cumpleaños número 9. Silvia recibió de su madre una muñeca, quien le dijo que aquella se obsequiaba de generación en generación. Solo la podían tener las niñas. "Me he divertido mucho con Susana y ahora creo que deberías tenerla."
La muñeca del aparador

La muñeca del aparador

Bailaba la muñequita graciosamente en el aparador, su hermoso vestido blanco con brillos, iluminaba más que las propias estrellas, una vuelta, dos… y las personas quedaban encantadas, se reunían en rededor, esperando ver su linda carita tan tersa como la seda. El dorado de su cabello dejaba con la boca abierta a cualquiera, todas las niñas querían tenerla, pero no estaba a la venta, al dueño de la tienda solo le interesaba lucirla, decía que era su obra maestra, la mejor muñeca que sus manos...
Los muñecos

Los muñecos

Sebastián me contó que sus hermanos eran diferentes. Cuando llegué a la casa los dos estaban jugando en el suelo, haciendo ruidos raros que solo ellos entendían, pues parecían comunicarse con ellos; eran gemelos. Había entablado amistad con Sebastián en la escuela, y en esa ocasión me invitó a pasar el día en su casa. Ambos teníamos nueve años; sus hermanos seis. Su casa era enorme, y a esa edad me pareció un palacio. Cuando entramos a la habitación donde tenían los juguetes quedé con la...