Los fantasmas del amor

Estas es una historia entre el terror y lo romántico. Yo tuve esa experiencia de verla en primera fila. Fue el día 30-02-11, a las 00:32 de la noche, había salido de la jornada de mi trabajo, siempre salía a la misma hora y el trabajo estaba lejos de mi casa.

Por las noches me costaba conducir y siempre iba por carreteras secundarias que son muy peligrosas. Iba con mi coche, con un Ford Mustang rojo y por la carretera no había nadie, estaba desierta y a mí me gustaba poco ir por estas carreteras. Iba conduciendo tranquilamente escuchando música de rock a todo volumen. Vi al fondo a dos personas unidas de la mano: eran un hombre y una mujer, tenían pinta de ser jóvenes y caminaban por el medio de la carretera.

Yo les pité y no se apartaban, estaba muy lejos de ellos. Al llegar, pisé el freno y me estrellé con el anti miedo, mi coche quedó destrozado por la parte de adelante, del volante salió el airbag y tuve suerte de no estar gravemente herido, sólo tenía algunas heridas y chorreaba mucha sangre. Giré hacia la izquierda y la pareja seguía andando hasta que desaparecieron de la nada.

Me quedé tan asombrado, estuve veinte minutos dentro del coche, pensando lo que había visto hasta que llegó un coche y se paró y bajó un hombre de 52 años, con su chaqueta negra y un sombrero marrón. Se asomó donde estaba y me dijo que si estaba bien. Yo le respondí que estaba bien, que sólo tenía algunas heridas. El hombre me ayudó a bajar de mi coche. Me dijo que me iba a llevar al hospital y le respondí que no, que llamase a una grúa y que me recogiera mi automóvil, él me dijo que la reparación del coche sería muy cara, me preguntó que cómo tuve el accidente. Le dije que vi a una pareja que paseaba tranquilamente por la carretera, les pité pero no pude frenar y me estrellé, hasta que desaparecieron por el fondo de la carretera.

El hombre me contó una historia de un pueblo que estaba muy cerca de la carretera. Eran una pareja muy feliz. La joven se llamaba Diana y el novio José, decidieron que iban a casarse para empezar juntos su vida. El novio fue a su trabajo a la misma hora de siempre, se fue con su coche, circulaba por la A-67, por la misma carretera donde yo venía siempre de trabajar. José siempre iba pendiente de la carretera y nunca quitaba la vista del frente. Apareció un coche que iba muy rápido, como era de noche, él pensó que la carretera estaría tranquila. Él vio el coche de José, pero no paró, y siguió a su ritmo. José vio que aceleraba como el diablo. No frenó y estrelló el coche de José, que cayó hacía el barranco que había en una curva. José quedó inconsciente. El otro coche no paró y siguió hacia adelante.

Un hombre lo encontró y llamó al 112. Un ambulancia lo llevó rápidamente hacia el hospital, los médicos lo llevaron al quirófano, intentaron ayudarle, pero a los pocos minutos murió. La enfermera preguntó si tenía algún familiar o alguien que le conociese. El vecino llamó a la amante de José, a Diana. Ella salió corriendo hacía el hospital. Entró en la habitación y vio a José, tumbado en la camilla, algunos médicos afirmaban que estaba muerto, otros decían que podían ayudarle. Diana se acercó a él y se echó a llorar con lágrimas tristes. José despertó con fuerza, cogió a Diana y le dijo:

-¡Ven conmigo! Estaremos felices para siempre.

José murió, el aparato pitó fuerte y después dejó de pitar. Diana se echó a llorar. Cuando pasaron varios días, Diana estaba sola en su casa. De vez en cuando escuchaba voces diciendo:

-Ven conmigo, Diana, seremos felices para siempre.

La voz se repetía un montón de veces, Diana estaba muy asustada, oía las voces de su pareja. Pero hasta que un día vio el espíritu de su amante y le dijo:

– Ven conmigo, Diana.

– ¡Cómo me voy contigo! – Respondió Diana.

– Donde yo morí.

Diana cogió el coche fue hacia la curva donde murió su marido. Vio al espíritu. Diana frenó, se estrelló en el mismo sitio donde se estrelló él. Diana falleció. Y el espíritu de su amante le dijo:

-¡Ahora sí somos felices!

Un hombre pasaba por la carretera y vio a los dos espíritus juntos de la mano, desapareciendo. El hombre pasaba, volvió a su coche, y contó a la gente del pueblo lo que vio. Según dicen mucha gente que pasa por la carretera los ven juntos, unidos de la mano.


Fuente: Escalofrios.com


Via Creepypastas


También te pueden interesar

Signos Oscuros

La siguiente información se encuentra en el ático de un viejo edificio de Londres, mismo que fue utilizado…

Absorbido

Felizmente casado, Richard espera su primer hijo con su esposa Sara, una buena mujer que conoció en unas…

La mesera

Acabas de mudarte a tu nuevo departamento, en una gran ciudad. Después de un año de vivir así,…

Purson

Purson es considerado un Ángel Caído que alguna vez perteneció a la primera jerarquía de “Tronos” y segunda…

Holi Shez

17 de abril. Faltan unas horas para la media noche. Soy un psicólogo que nunca ha sido aficionado…