La maldición del Faraón
La maldición del Faraón

La maldición del Faraón

Tengo miedo, estoy totalmente paralizado frente al monitor de mi computadora viendo pasar a través de mis ojos toda mi vida pero especialmente lo que comenzó hace 3 días… Mi hermano mayor compró un juego llamado “Faraón”, este juego (por si no lo conocen) se maneja realizando las diferentes misiones que se presentan en la aventura como si fueras Dios: creando casas, templos, caminos, etc. Pero estoy seguro que la misión que jugué no la vieron en su vida.
0 Shares
0
0
0

Tengo miedo, estoy totalmente paralizado frente al monitor de mi computadora viendo pasar a través de mis ojos toda mi vida pero especialmente lo que comenzó hace 3 días…

Mi hermano mayor compró un juego llamado “Faraón”, este juego (por si no lo conocen) se maneja realizando las diferentes misiones que se presentan en la aventura como si fueras Dios: creando casas, templos, caminos, etc. Pero estoy seguro que la misión que jugué no la vieron en su vida.

Lo compró en una barata de un bazar a solo $5, pero había algo misterioso en el juego. Estaba marcado como “prohibido” y el vendedor, según mi hermano, no lo miró a los ojos cuando se lo dio y solo le dijo las siguientes palabras “buena suerte su majestad”.

Al llegar a casa estaba totalmente nervioso, transpirado y su mirada estaba como perdida. No habló con nadie, solo se sentó en la silla de la computadora, introdujo el juego en el CPU y estuvo allí por 2 días completos.

El lunes volví de la escuela y noté algo extraño, no había música y a esa hora mi hermano normalmente realizaba sus ejercicios escuchando “Guns n´ Roses” a todo volumen, así que entré en la habitación. Lo primero que hice al ver “eso” fue vomitar.

Para empezar en el piso había un charco de sangre que ocupaba toda la pieza, sus ojos estaban pintados de negro, sus brazos, su torso, su boca y sus piernas estaban abiertos con las tripas colgando y pudriéndose y además estaba cubierto por una especie de tela como cubrían a las momias los egipcios.

Todo fue muy extraño. Me desmayé. Cuando desperté ya estaba la ambulancia que había venido a buscar el cuerpo, también mi familia llorando y preguntándose que carajo había pasado.

Faraon

Cuando volvimos del funeral me senté en mi cama y me quedé viendo la pantalla de la computadora que estaba apagada por alguna razón como si mi hermano la hubiera apagado antes de que ocurriera esa atrocidad a propósito.

Me senté y la encendí. En vez de la típica pantalla de inicio de “Windows 98” entraba al “Faraón”. “Juego terminado”, decía, “31 de 30 misiones completadas”. Eso no tenía sentido así que revisé la linea de tiempo y vi la misión 31.

Se llamaba “El regreso de la vida” y en vez del típico modo campaña donde tenías que crear las casitas, estaba en primera persona persona y tenías que dirigir al faraón por un pasillo oscuro hacia una puerta, así que caminabas, caminabas y caminabas…

Cuando alcancé la puerta presioné un botón para abrirla y solo allí descubrí que era idéntica a la puerta de mi habitación, mire taras y no había nada, tal vez era solo mi imaginación, pensé, hasta que salto un mensaje diciendo “espera…” y de pronto vi por la ventana la sombra de un hombre deforme con la cabeza de un ave y ganchos en las manos.

Se está acercando lentamente, vetó a mi hermano también con el y mucha gente alrededor, momias, me están viniendo a buscar y la barra de vida de mi personaje en el juego baja lentamente mientras yo no me puedo mover… el proceso de momificación se les aplicaba a los faraones porque los egipcios creían que iban a tener una segunda vida.


Via Creepypastas


También te pueden interesar
El tintín

El tintín

El diablo tiene varias formas y nombres: Tintín, Duende, El Malo, Belcebú, Demonio, Lucifer, en fin. Este diablo toma forma de un hombre con estatura de 50 cms aproximadamente, físicamente espeluznante. Se aparece en toda la Costa ecuatoriana, en lugares apartados, en los campos, en lugares sólidos y peligrosos o en horas de la noche. Enamora a las mujeres con sus palabras y promesas, a veces las viola dejándolas embarazadas luego paren niños anormales, dicen por ahí que los niños nacen...
Paredes blancas

Paredes blancas

Vaya, que sorpresa, usted otra vez. ¿Quién lo ha mandado? ¿Su superior? ¿O quién? No importa, pase usted a mi lúgubre, pero increíblemente cómoda, habitación, por favor no preste atención a las ratas muertas ni las cucarachas que rondan por los rincones, entre el óxido y la mierda.
La colección de tijeras

La colección de tijeras

Le parecía lejana la idea de que podía salir con vida de su propio colegio, las circunstancias y la cercanía de aquella sombra, le llenaban la cabeza de un absoluto terror que le corría por las venas como una enorme serpiente que pronto se la tragaría. Las ideas vagas y los recuerdos de sus amigos corrían por la mente de Natalia de tal manera que ya lo único que esperaba era una muerte segura a la vuelta de cualquiera de los corredores, su respiración era lenta y se movía como un ratón...
Un apartamento para tres

Un apartamento para tres

Un amigo mío me contó que, en su época de estudiante, tenía alquilado un piso junto con la que hoy es su mujer. Un piso excelente, en una zona inmejorable, algo antiguo, pero como no tenían mucho dinero, se vieron obligados a instalarse allí. Estando una tarde dispuestos a salir a la calle a dar un paseo, pasó lo siguiente.
Hay alguien debajo de tu cama

Hay alguien debajo de tu cama

Sé que hay alguien debajo de mi cama que nos vigila toda la noche... Yo tenía 13 años, y siempre tenía el pánico de mirar debajo de mi cama, para ver quién me vigilaba. La otra vez, a las 03:15 a.m, no podía dormir, ya que me incomodaba demasiado la cama y hacía mucho calor; así que encendí el ventilador y logré conciliar el sueño. En unos minutos, me desperté de golpe porque sentí que alguien me acababa de tocar el rostro y me sentía asustado. A los segundos, escuché unos ruidos que...