La mujer con sombrilla

Asesinos del Zodiaco
Asesinos del Zodiaco

Gotas de lluvia EN EL FONDO DEL POZO

Una noche oscura y lluviosa madre e hija se encontraban solas en casa observando por la ventana, de no ser por la majestuosa lluvia que abarcaba en esa noche, el silencio se presentaría en su máxima forma.

Pasaron unos minutos, madre e hija observaban por la ventana tranquilas hasta que la pequeña niña dice con sus pequeños labios:

—¿La puedes ver mamá, la ves?

La madre ve con curiosidad la ventana, al percatarse de no encontrar nada ella piensa: -de seguro es un juego.- **** La madre responde con una mentira:

—Sí, lo veo. ****

La noche iba de maravilla, se acercaba la hora de ir a dormir, pero la pequeña niña inicia una discusión que arruina la majestuosa noche.

—Mentira, tú no la puedes ver, me estas mintiendo.

—Claro que lo puedo ver, ¿crees qué estoy mintiendo?—Responde la madre un poco confundida.

—Sé muy bien que me estas mintiendo. Solo yo la puedo ver, yo, y nadie mas que yo. **** —Responde seria.

—¡Claro que la puedo ver! **** —Responde un poco confundida, de nuevo.

—Si la puedes ver descríbemela, ¿cómo es ella? **** —Responde y pregunta la niña.

La madre no puede responder esa pregunta. Ella simplemente regresa a ver la televisión como si esa discusión no hubiera ocurrido.

De repente la luz se corta, como si algo peor no pudiera ocurrir la niña rápidamente se va con su madre, se siente cerca de una ventana conectada al exterior y dice:

—Tú no la ves madre, pero ella si te puede ver.

La madre un poco nerviosa se acerca hacia la niña con total oscuridad y le pregunta sutilmente: —¿Cómo es ella? **** La niña la mira y dice: **** —Ella es muy hermosa, pero no se deja ver el rostro.

La madre observa con atención la ventana pensando que se trata de algún ´´indeseado´´ después de unos pocos segundos la madre puede ver algo, una figura con forma de mujer. Es ella muy apuesta,pensaba la madre.

De repente innecesariamente cae un rayo cerca de la casa iluminando todo en su lugar y obviamente, la mujer fuera de la casa también fue iluminada, de forma que se pudiera ver quien era realmente.

La madre mira a la mujer y tiene con sigo una descripción sobre ella muy diferente que tenia la niña.

Ella la ve y piensa. Ella, esa mujer, ¡Parece muerta! su túnica negra llena de sangre… con un paraguas casi roto bañado no con agua, si no con sangre.

La madre al ver esto rápidamente se encierra con la niña en su habitación, la madre agarra el teléfono y de inmediato llama al número de la policía, teniendo como fin esta conversación.

Operadora: 911 ¿Cual es su emergencia?

Madre: Hay alguien fuera de mi casa, ¡parece que mató a alguien!

Operadora: Tranquilícese, enviaremos una patrulla en menos de una hora, solo necesito su dirección.

Madre: E sta bien, vivo en…

La niña interrumpe la conversación diciendo:—Mamá, ella ya esta adentro, ya esta adentro.

Lo único que puede escuchar la operadora después de eso son gritos mezclados con lloriqueos, hubo un breve silencio, después de ese silencio la operadora escucha lo siguiente: Yo te observo todos los días en tu ventana, pero es mejor que tú no me mires.

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Allá afuera

El ángel de la guardia

¿Crees en los ángeles? Sí… Estos seres alados que vienen del cielo… Específicamente… ¿Crees en los ángelesguardianes? Has…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Azul Oscuro

Me llamo Laura, tengo 15 años y mi color favorito es el azul marino o azul oscuro, si…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Las 3 velas

3 velas para un fallecido, 3 velas para un sueño, 3 velas para el amor eterno. El amor…
Read More
Asesinos del Zodiaco

El Ataúd Abierto

Escuchaba aquellos gritos, esos gritos impregnados de sufrimiento que me atormentaban cada noche; decidí que esos gritos no…
Read More
El Puente Negro

Exe Stray Heart

Existió una vez un joven llamado Exe, su familia no lo quería, lo maltrataban y lo golpeaban cuando…
Read More
Allá afuera

Indeseado

Éramos jóvenes, éramos alegres y éramos muy, muy sabios, Y la puerta estaba abierta a nuestro banquete, Cuando…
Read More