El chico gato

Mi nombre es Aquiles y necesito contarles algo que les podría salvar.

Elgato

Un día lluvioso encontré a un gato negro bajo la lluvia, parecía estar triste. A mí me encantan los animales así que lo llevé a mi casa. Parecía tímido pero poco a poco se volvía más cercano. Por alguna razón, tragedias empezaron a ocurrir. La persona que amé me abandonó, perdí mi empleo y finalmente mi madre murió, cuando regresé de su funeral encontré a un chico en mi casa, estaba asustado ya qué sabía de alguien que asesinaba gente. Él estaba lleno de sangre y con una gran sonrisa, en eso, dijo “que tiene de bueno vivir”, yo, confundido, le pregunté que le había pasado y él me contó su historia.

Yo era un chico de catorce años, no conocía a mucha gente pero tenía unos pocos amigos: Blanca, Ángel y Josué. Mi familia era buena, mis hermanos menores Daniel y Kevyn, mis padres Omar y Karina. Nunca viví nada traumático, así que me considero un chico común. Faltaban nueve días para mi cumpleaños y esos días fueron un horrible sufrimiento.

Nueve días antes de mi cumpleaños.

Había una chica que me gustaba su nombre era Circe, me enamoré por lo misteriosa, su piel era pálida y sus ojos negros al igual que su cabello. Tenía dieciséis años, cada vez que salía la seguía si podía. Un día ella fue acorralada por un hombre, estaba amenazándola, así que tome una piedra y lo golpee en la cabeza. Ella y yo huimos. Al llegar a su casa nos pasamos el día platicando, finalmente le pedí si quería ir a mi fiesta, a lo que respondió con un sí.

Ocho días antes de mi cumpleaños.

Mis amigos y yo teníamos un plan para ese día, el cual constaba en salir al cine, así que le pregunte a Circe si quería venir, y ella aceptó. En el camino noté a Circe preocupada, en ese momento creí que era temor. Nos dirigimos a ver la película. La película terminó, no me gustó. Pero al verla feliz no pude evitar sonreír, cuando estábamos cerca de nuestras casas, Circe, cruzó la calle descuidadamente y estuvo a punto de ser atropellada. Blanca la salvó, pero ella recibió el golpe. Estábamos asustados. Llamamos a emergencia. Una vez en el hospital después de horas, el doctor salió para decirnos que blanca no podría salvarse. Nosotros corrimos a verla, estaba muy herida. Pasamos el día con ella, riéndonos, hasta que dio su ultimo respiro.

Siete días antes de mi cumpleaños.

Hubo un funeral para Blanca, todos asistieron menos Ángel él tenía que trabajar pues vivía solo, ahí todos lloraron por ella. Al acabar el funeral, vi a Circe muy triste así que le pregunté que si quería ir al restaurante donde Ángel trabajaba, ya que no habíamos comido. Al llegar sólo encontramos a mucha gente y policías. Al acercarme encontramos el cuerpo sin vida de Ángel.

Seis días antes de mi cumpleaños.

Ese día no tenía fuerzas, pero aun así fui a su funeral. Esperaba otro funeral triste pero no fue así. En vez de eso hubo una fiesta según para guiarlo felizmente al cielo. Después de eso incluso olvide que él había muerto, después de un largo rato Circe me llamó diciéndome que tuviera cuidado y colgó. No le tomé importancia. Al poco tiempo un temblor sacudió fuertemente la ciudad. Mi madre estaba asustada ya que la señal se había caído y no sabía nada de mi padre. En la noche recibió una llamada dónde le decían que él había muerto en un derrumbe al salvar a una trabajadora. Estaba tan lastimada que solo se encerró en su cuarto y no volvió a salir.

Cinco días antes de mi cumpleaños.

Mi madre seguía sin salir del cuarto, así que tuve que cocinarles a mis hermanos, en la tarde Josué me visito para decirme que se iría del país porque a su padre le ofrecieron un mejor trabajo y que quería pasar el día conmigo. Lo único que hicimos fue recordar el pasado y no sabíamos si reíamos o llorábamos.

Cuatro días antes de mi cumpleaños.

Josué se había ido y mi madre al fin había salido de su cuarto. Me pidió perdón y me dijo que iría a traer de comer, quería acompañarla pero ella no quiso.

Circe vino a mi casa para acompañarme, estaba muy feliz. Mi madre no había ido de compras, fue a visitar a mi abuela, dónde se encontró con la sorpresa de que la casa se incendiaba. Corrió a salvarla y al salir con mi abuela tenia quemaduras graves. Mi madre había inhalado demasiado humo por lo que cayó inconsciente. Fue llevada a un hospital y me llamaron para ir a verla. Fui lo más rápido que pude pero era demasiado tarde.

Tres días antes de mi cumpleaños.

Mi madre murió y mi abuela fue internada. No nos quedaba nada. Mis hermanos y yo fuimos al cementerio donde enterraron a mis padres y amigos, intentamos platicar con ellos y en la noche les cantamos para despedirnos y ahí dormimos.

Dos días antes de mi cumpleaños.

Desperté en el cementerio y mis hermanos no estaban, creí que habían ido a casa pero no fue así. Ellos realmente desaparecieron. Los busqué por todas partes con carteles. Recorrí la ciudad pero no los encontré. Ese día mi mente estaba totalmente destruida. Fui a casa de Circe pero no estaba, la esperé frente a su casa y caí dormido.

Un día antes de mi cumpleaños.

Amanecí en la casa de Circe sobre su regazo, yo sólo quería encontrar a mis hermanos. Pero por alguna razón no podía moverme estaba muy cansado.

—”¿Emanuel estas bien?”, dijo Circe preocupada.

—”Yo sólo quiero encontrar a mis hermanos, son lo único que me queda” dije desesperadamente.

—”Lo lamento, perdóname, yo no quise lastimarte, pero aún sigues vivo y eso me alegra. Yo enserio no quería que ellos murieran, pero puedo evitar que tú lo hagas al compartirte mi poder.” dijo ella.

Después de que dijera eso lo único que pensé fue que ella los mato y sentí mucha ira. Así que la ataque con el cuchillo de mi lado, ella terminó su hechizo y le apuñale en el pecho. Circe sorprendida y con las pocas fuerzas que le quedaban dijo;

—”Yo no fui quien los mató. Yo sólo atraigo el desastre, por eso me alejaba de la gente. Soy una bruja… Pero, enserio… quería estar contigo me hacías tan feliz… Perdóname.

Solté el cuchillo, me disculpé con ella y le declare mi amor. Ella sonrió y desapareció en mis brazos.

El día de mi cumpleaños.

Estaba a punto de acabar con mi vida y mientras buscaba veneno encontré un obsequio con una nota para mí que decía;

“¡Hola! Soy yo Circe, tu vecina, bueno lo que quiero es darte este regalo y a la vez confesarte mi amor. Tú eres el único que me hace sentir feliz y completa.”

ATTE TU QUERIDA AMIGA CIRCE

Después de contarme la historia el chico se quedo callado y me dijo fríamente;

—”Es difícil no caer en la locura cuando te pasa algo así, por eso que me desahogo lastimando a la gente pero tu ya has sufrido bastante tienes suerte de que no quiera matarte.”

De lo impactado que estaba al ver su cambio de personalidad tan repentino caí en shock y el chico se fue sin decir nada.


Via Creepypastas


You May Also Like

Escuché eso

La pequeña niña se encontraba jugando con sus muñecas, cuando al instante escucha la cálida y amorosa voz…