Laughing Jack vs Candy Pop

Allá afuera
Allá afuera

Capítulo 1: La caja del bufón

Era el año 1822 y una niña de 10 años llamada Annelie estaba en su casa en las afueras de Londres, Inglaterra. Ella estaba estudiado sola pues su padre estaba trabajando en el campo de papas de su patrón. Y su madre estaba en el mercado comprado las cosas para la cena. Después de que termino decidió ir al campo de flores que quedaba cerca de su casa.

Una vez que ella llego decidió a ser una corona de flores pues era su pasatiempo favorito. Después de 7 o 9 minutos de estar paseando y recogiendo flores para a ser su corona vio una caja cerca de unas rocas y varias rosas.

Ella nunca vio esa caja antes hay, ya que ella había estado en ese campo en innumerables veces. Sintió curiosidad así que la tomo y vio que era de aspecto muy antigua la caja era de color azul con detalle de pequeños payasos y bufones.

La caja comenzó a temblar, y Annelie sintió miedo a sí que rápidamente la tiro al suelo y se hecho unos pasos hacia atrás.

De la caja salió un humo azul y una mano delgada, y poco a poco salió de la caja, lo que parecía ser un hombre alto y delgado, pero con rostro de mujer; con una vestimenta de bufón oscuro. Con detalles azules, púrpuras y fucsias. Con el cabello muy largo y de un tono azul eléctrico y tenía unos cascabeles plateados colgado de las puntas de sus mechones, junto con una piel muy pálida. Apenas el bufón nota a la niña comienza a ser pirueta y truco.

Annelie no sabía que, a ser sentía un poco de miedo. Pero mucha más curiosidad. La situación era confusa ya que la niña había visto a una persona alta salir de una caja.

“q-quien eres, cuál es tu nombre.” Dijo Annelie confundida.

El bufón no paraba de a ser piruetas y mientras sonreía de manera picara, arrojo una carta al suelo. Annelie no pudo evitar sonreír, debido a los trucos del bufón.

“cómo es que tu saliste de esa cajita.”

El bufón lanza otra carta al suelo mientras le sonríe.

“¡de dónde vienes?” Dijo la niña realmente con ganas de recibir una respuesta

El sigue con sus trucos y lanza otra carta. La situación sigue así, por cada pregunta el bufón lanza una carta al suelo.

Annelie mira al suelo, y toma una de las cartas y vio que esta tenia escrita ´´Candy Pop´´.

“¿a-acaso Candy Pop es tu nombre?”

El bufón asiente con la cabeza. Annelie toma otra carta que tenia escrito ´´porque soy mágico´´. Parecía que las repuestas del bufón venían en las cartas. Pero antes de que Annelie pudiera tomar otra carta. Candy alza sus dos manos hacia el cielo. Y de la caja comenzó a salir una gran cantidad de humo azul, púrpura y fucsia.

El humo era tan denso que Annelie no podía ver nada. Hasta que de repente vio una luz, todo se ilumino y la niña vio que estaba dentro de una especie de carpa de circo. El color de esta, era los mismos colores que tenía la vestimenta del bufón. También tenía antorchas, solo que sus llamas eran de color azul oscuro. Y en varias partes de la carpa había grandes manchas de un líquido carmesí.

“o dios o dios mío.” Dijo Annelie estando muy asustada.

De pronto oyó una risa detrás de ella, no era una risa normal, sino más bien la de un psicópata, se dio la vuelta y vio a Candy Pop con una sonrisa demencial, y detrás de él estaban los padres de Annelie encerrados en jaulas como animales.

“dime esto te parece divertido, pues a mí, sí.” Dijo Candy con voz chillona pero macabra.

Annelie se tapó la boca con las manos, y dio unos pasos hacia atrás mientras negaba con la cabeza. No podía creer lo que estaba pasando.

Los padres de Annelie gritaba repetidas veces de que ella huyera, ya que ellos sabían que no tenían salvación, y que por lo menos su hija se tenía que salvar. La niña hizo caso y trato de huir, pero rápidamente unos largos lasos salieron de los extremos de la carpa y agarraron a la niña. Forzándola a ver el terrible espectáculo que el bufón tenía preparado para ella. De pronto Candy da dos aplausos y de las jaulas emergieron dos llamaradas azules. Que quemaron vivos a los padres de la poblé niña.

Los lasos sueltan, a Annelie y cae de rodilla y se queda petrificada por ese horrible suceso. Las lágrimas corrían por las mejillas de la niña. Candy camina hacia Annelie con una risa desquiciada, y metió su mano derecha en un pequeño bolsillo de su pantalón y de ahí saca un gran e inmenso mazo de madera colorido.

“tranquila mi pequeña, que yo estoy aquí.” Dijo el bufón con una voz que Annelie pudo reconocer al instante era la voz de su madre.

Candy Pop esta justo al frente de Annelie. La niña observa al bufón con despreció y horror, trato de gatear hacia atrás pero el bufón coloco uno de sus pies encima de su estómago deteniéndola. Mientras este elevo el mazo por sobre de su cabeza, y rápidamente baja el inmenso mazo, aplastando la cabeza de la pobre niña. Asiendo que en el suelo quede una gran mancha de sangre.

Candy ve el cadáver de la niña y se complace en que cometió su desquiciado propósito. Luego observa que en su mazo hay manchas del líquido carmesí, pasa su dedo índice por uno de las manchas, y lo acerca a su boca, y lo comienza a chupar como si se tratase de un dulce.

El bufón chasquea los dedos y la carpa se convierte en humo y vuelve a la caja. Candy camina hacia la caja, y la toma.

El bufón se va del campo de flores en busca de su siguiente víctima. Y estaba muy ansioso en saber quién sería la próxima.

Capítulo 2: El payaso vuelve a atacar

Era una fría noche, pero iluminada por la luna llena, y en un pequeño pueblo de Inglaterra, Rose una mujer de 38 años, se encontraba caminando hacia su casa después de un día de trabajo pues ella era madre soltera ya que volvió viuda desde el desafortunado fallecimiento de su marido. Ella pensó en sus dos hijos, el mayor Leonardo de 15 años que se ocupaba de los quehaceres de la casa cuando ella no estaba. barrer, limpiar, cuidar a su hermano ect. Y su hijo menor Rafael de 7 años un niño muy tímido, pero de en vez en cuando le gustaba molestar a su hermano.

La casa de Rose se encontraba bastante apartada de las demás casas del pueblo. Después de unos 35 minutos de caminar al fin llego al frente de su casa, ella abre la puerta y dio unos pasos hacia adelante, sin saber lo que le esperaba.

Vio que todo estaba desordenado y en varias partes había manchas de un líquido carmesí, y en una de las paredes estaba escrito ´´Laughing Jack está aquí´, Laughing Jack ese el nombre del amigo imaginario de su hijo menor. Pues hace 2 o 3 días atrás su pequeño hijo no paraba de habla sobre el tal Jack.

En el techo estaba su hijo Leonardo colgado de una soga atada a su cuello con sus entrañas colgando de su abierto estómago, sin ojos y tenía una sonrisa espeluznante en su rostro como si hubiese muerto de la risa.

Ella apenas vio eso quiso salir de ahí, pero la puerta se serró tras ella, trato de abrirla, pero fue en vano. De repente oyó unos leves quejidos que casi no se escuchaban. Parecía que venían de la habitación de Rafael. Ella subió las escaleras lentamente y camino hacia la habitación de su hijo.

Apenas abre la puerta no pudo evitar gritar del horror, ya que en el suelo estaba Rafael descuartizado con sus extremidades dobladas de una manera inhumana, con el torso destrozado y sus intestinos sobre salían de este.

Ella rápidamente salé de la habitación y cierra la puerta, sin querer volver entra. Rose pudo escuchar otra ver ese leve quejido, en ese momento, Rose se dio cuenta de que el quejido provenía de su hijo, el pobre niño apenas se aferraba a la vida.

Luego de la habitación e mejió una risa desquiciada. Rose no tubo opción quería saber lo que pasaba y abrió un poco la puerta. Pudo ver a un hombre que se encontraba de espaldas a la puerta, él era alto y delgado; con una vestimenta un poco similar a la de un payaso solo que, en vez de ser colorido era de unos tétricos blanco y negro juntos con unos tonos grisáceos, y tenía el cabello negro cual carbón y algo largo casi llegaba hasta los hombros, pero lo que más resaltaba del aquel hombre eran sus brazos, estos no eran normales eran muy largos casi llegaban hasta el suelo, sus manos eran huesudas, y sus dedos eran un poco más largos que la de un hombre normal, y terminaban en puntas afiladas, en pocas palabras sus dedos eran garras.

Parecía que el payaso estaba observando al niño, luego da unos dos pasos hacia Rafael, con una mano lo toma del cuello lo eleva casi a la altura de su rostro. Para luego azótalo contra el suelo con tanta fuerza que se pudo oír un chasquido repugnante emanar del cuerpo de Rafael. El niño murió ya que no pudo más y lo poco que le quedaba de vida se le fue de entre las manos.

Rose se quedó petrificada al ver eso y se echó a llorar, el llanto de la mujer llamo la atención del payaso y este voltea lentamente, hay Rose pudo ver su rostro; este tenía los ojos bordeados de negro y en ellos se podía ver la crueldad del payaso, sobre su nariz había un cono puntiagudo con un diseño a rayas blanco y negro, pero su sonrisa, su sonrisa era la de un completo demente.

Rose rápidamente corre por el pasillo, para salir de allí, pero luego recodo que la puerta delantera estaba cerrada. El payaso sale de la habitación del difunto niño, mientras silbaba la melodía de “Pop Goes The Weasel”. Mientras tanto Rose se encontraba corriendo hacia la salida de aquel lugar macabro que antes era su hogar. Va hacia la puerta trasera ya que la delantera no era una opción, ella logra abrir la puerta con algo de dificulta, y sigue corriendo en busca de ayuda.

“¡AYUDA, POR FAVOR AYÚDEME!, ¡ALGUIEN, QUIEN SEA AYÚDEME!” Gritaba mientras corría por la calle de aquel pueblo.

Varias personas salieron de sus casas a ver por qué tanto alboroto en eso una de las mujeres se le acerca a Rose.

“oye que te pasa.” Dijo la mujer.

“un tipo vestido de payaso asesinó a mis hijos.” Dijo mientras que se abrazaba a sigo misma y se ponía a llora inconsolablemente.

Al decir eso las personas quedaros impactadas.

“dios mío, y el payaso dónde está.” Dijo un hombre

“nno sé, tal vez sigue en mi casa, o t-tal vez ya se fue.” Respondí Rose con voz temblorosa.

“bueno, pero puedes llévanos a tu casa.” Dijo otro hombre.

“¡NO! me niego no quiero volver a esa casa infernal.”

“bueno, mujer por lo menos dinos donde queda tu casa.” Respondió el segundo hombre.

“mi c-casa queda hacia el noroeste de aquí, desde aquí se van a tardar como unos 20 minutos en llegar, es una casa algo vieja y que tiene una puerta amarilla, y en el frente hay un gran árbol.”

Unos cuatro hombres salieron con faroles y fusiles hacia la casa de Rose. Una de las mujeres que estaban allí le sugirió a Rose que la acompañará hacía su casa y que se podía quedarse allí esa noche. Las demás personas prefirieron quedase y esconderse en sus casas.

Una vez que los hombres llegaron al frente de la casa de Rose, intentaron abril la puerta, pero esta seguía cerrada. Así que uno de los hombres se echó unos pasos hacia atrás, toco impulsó para derribar la puerta, pero cuando estuvo a unos dos pasos de la puerta esta se abre y el hombre pasa de largo, tropieza y cae de boca al suelo.

El hombre se levanta ve hacia el frente y traga algo de saliva, los cuatro hombres avanzaron por aquel oscuro y sangriento lugar hasta ver el sitio donde el muchacho estaba colgando y uno de los hombres se izó la señal de la cruz, y se dividieron en grupos de a dos para rejitar el lugar. Uno de los hombres ve hacia una pared y en esta estaba escrito ´´Laughing Jack estaba aquí´´.

“¡OIGAN CREO QUE DEBERÍAN VER ESTO!” ¡Grito para llamar la atención de su compañero!

Este llego para ver lo que su compañero avía encontrado.

“Laughing Jack, acaso ese será el nombre del bastardo.” Dijo el hombre que acababa de llegar hasta el lugar donde está su compañero.

“no sé, no tengo todas las respuestas.” Le respondió a su colega.

Mientras con los otros dos hombres subía por las escaleras notan que una puerta esta entrecerrada así que fueron hacia ella y la abrieron, notado así el cadáver del pequeño niño descuartizado. Apenas vieron eso uno dio un grito y maldice y el otro cubre su boca con sus manos y cerro sus ojos.

En el primer piso todavía estaban los dos hombres. Cuando escucharon que tocaron la puerta, uno de ellos fue con miedo a revisar. Y vio que eran otros dos hombres.

“y ustedes que hacen aquí.”

“vinimos a ayudar.” Respondió uno de los hombres

“b-bueno creo que deben ver esto, es-este lugar es muy tenebroso el payaso de que nos habló la mujer debió de esta endemoniado.”

Mientras tanto el hombre que había quedado solo, está en la cocina y atravez de una ventana a lo lejos vio lo que parecía ser un payaso. Él payaso le sonríe se dio la media vuelta y se fue corriendo hacia la arboleda cercana al pueblo.

“¡HEY, MUCHACHOS CREO ACABO DE VER AL BASTARDO!”

Los demás hombres rápidamente fueron hacia donde se encontraba el primer hombre.

“donde lo viste.” Pregunto uno.

“se fue a la arboleda.”

“bueno que esperamos tras él.” Respondió otro

Los hombres fueron hacia la arboleda. Revisaron toda el área y no lo encontraron, algunos de ellos se fueron de vuelta hacia el pueblo a ver si el asesino se fue de vuelta a este. Pero ni por un lado ni por el otro no encontraron a el payaso, así sea en el pueblo o en la arboleda no lo lograron.

Las horas pasaron y los hombres estaban muy cansados y furiosos ya que después de todo no pudieron atrapar al pecador que le hizo tal mostro sida a aquellos niños.

Capítulo 3: El encuentro de los ejecutores de niños

Era medio día y Candy Pop se encontraba caminando, en una colina y a lo lejos vio lo que parecía ser un pueblo en construcción. Pues la mayoría de las casas aun no estaban terminadas y también vio una especie de carpa de circo mal puesta. En ese momento Candy se dio cuenta de que en ese lugar estaban haciendo los preparativos para iniciar una feria o carnaval en aquel pequeño pueblo.

Lo que hizo que a Candy le diera una idea maliciosa. Y fue ingeniando su plan.

Paso #1. Llegar a una zona cerca del pueblo, y sacar su propia carpa mágica.

Paso #2. Ir al pueblo, llamar la atención de todos los niños y adultos posibles y guíalos a su carpa.

Paso #3. Una ver que los niños y los adultos estuviesen en la carpa iba a empezar el espectáculo de sangre, y los primeros en ser atacados iban a ser los adultos y los niños para el gran final.

Paso #4. Volver al pueblo y asegurase de que no hallan personas, y si no las habían iba a quemar todo el pueblo. Y debido a que el pueblo era nuevo tal vez aún no estaba en ningún mapa.

Candy Pop desapareció en una nube de humo azul y fucsia, y reapareció en una zona cercana al pueblo. Candy sospecho que en esa zona no había nadie, pero aun así reviso el lugar para asegurase de que no había ninguna persona que lo viera, él bufón estaba en lo correcto no había nadie. Aparentemente los habitantes estaban demasiados ocupados como para salir y apartase del pueblo.

Candy izo que de la caja saliera una gran cantidad de humo para a ser aparecer su carpa. Luego tomo la decisión de dividirse en dos individuos para así cubrir más terreno. Un bufón con un traje negro y colores, azules y púrpuras y una bufona de con un traje negro y colores, rosados y fucsias. El bufón se quedó en la carpa para ir preparando todo dentro de esta. Mientras que la bufona se fue caminando hacia el pueblo.

Laughing Jack, ya se había ido del pueblo en que asesino a aquellos niños, y había llegado otro pueblo solo que este era más pequeño. Este se encontraba en su caja musical tétrica e incolora, con el plan que utilizaba la mayoría de las veces, esperar a que algún desafortunado niño o niña lo liberase, ganase su confianza y luego de unos días asesinarlo de una forma atroz y horrenda.

Después de horas y horas de esperar al fin, un par de niñas ven la caja, una de ellas toma la caja musical y dice.

“mira Merodi esto es una caja sorpresa Jack-in-a-box, mi mamá tiene una.”

“ha, pero hay no dice Jack-in-a-box, dice es Laughing Jack-in-a-box, estonse es diferente.” Le respondió a su amiga.

“hay si es cierto, pero para ver si es diferente a la de mi mamá hagámosla funcionar.”

La niña agarra la manivela y la comienza a girar la melodía distorsionada de “Pop Goes The Weasel” sonó. La música casi acababa y las niñas seguía, ya querían ver la sorpresa al final de la melodía. Cuando la música llego a su final no sucedió nada, pero oyeron un ruido que venía de detrás de ellas.

Las niñas se dieron la vuelta y vieron a un payaso bastante alto con una vestimenta no muy alegre.

“hola niñas, soy Laghing Jack, quieres ser mis amigas.” Dijo mientras extendía sus dos manos para dale a una paleta rosada y a la otra una verde.

Una de las niñas acepta el obsequió del payaso. Pero la otra no podía evitar preguntarse de donde había venido el payaso, ni tampoco que si decir ´´si´´ o ´´no´´ cuando de pronto un sonido llamo la atención de las niñas tanto como la de Jack. Era un sonido como de cascabeles.

Las niñas vieron desde donde parecía provenir aquellos ruidos. Y pudieron observar a una joven vestida de bufona rosada, la bufona venia corriendo de una manera peculiar casi bailado.

“¡Vengan, hijitos! Vamos a una tierra de encanto. ¡Vengan, niños pequeños! Los tiempos son para jugar, aquí en mi jardín de las sombras.

Óiganme, dulce niños, que yo les mostrare el camino, a través del dolor y las penas. No lloren, pobres niños, Que la vida es por aquí, Matando belleza y pasiones.

Cálmese mis niños, Que debe ser así, Tan cansados de la vida y las decepciones. Descansen mis niños, que pronto estaremos lejos, en la calma y el silencio.

Vengan mis niños, Que yo los llevare lejos, A una tierra de encantos, Vengan, pequeños niños que ha llegado la hora de jugar, Aquí en mi jardín de las sombras.” Decía la bufona de forma cantada y con una voz dulce.

Las niñas fueron emocionadas hacia donde se encontraba la bufona, pues para ellas la bufona era mucho más interesante que el payaso incoloro. La bufona no solo llamo la atención de las dos niñas, sino también de otros niños y niñas, junto con la de algunos adultos. Jack se enojó pues nunca antes le habían robado la atención.

“hey tú, pues si no lo notaste yo lleguen aquí primero, así que se me larga de aquí, puta bufona.” Dijo Jack enojado.

“espera, espera, oiga acaso esa es tu manera de hablar frete a los niños, y además no que los mimos no hablan.” respondió la bufona con voz seria, pero con una sonrisa burlona.

Varios de los adultos no pudieron negar que la bufona tenía razón, y comenzaron a criticar al payaso. Esto hace que Jack se moleste cada ver más debido a los comentarios de los adultos.

Jack, ahora encabronado por la furia que obtuvo en ese momento, se llenó de su instinto psicópata y de una sed de sangre, y no de cualquiera, sino nada más ni nada menos que la de la bufona que había echado a perder su plan.

Jack rápidamente se acerca a la bufona y la toma fuertemente del cuello, pero la bufona con rapidez le da una patada en la entrepierna, que asé que Jack grité de dolor y retroceda unos pasos. Las buenas personas intentaron agarrar e inmovilizar al payaso para que no volviera a intentar atacar a la joven bufona o a quien más, pero este desaparece en una nube humo negro.

Algunas de las personas se asustaron debido al acto paranormal del payaso, otras se quedaron perplejas preguntándose donde se había ido. En ese momento Candy, se dio cuenta de que el payaso también era un ser sobre-natural. La bufona sí que no se esperaba encontrase con otro ser sobre-natural como ella.

Jack reaparece detrás de la bufona, y estira uno de sus brazos hacia la joven, pero esta esquiva el ataque del payaso, Jack intento varias veces aséstale un ataque a su contrincante, pero esta sequia esquivado sus largos brazos con trucos acrobáticos.

Pues hace mucho tiempo atrás una niñita le había atacado, y desde entonces se puso a entrenar de en vez en cuando para que tales cosas no vuelvan a pasar.

Mientras tanto, las personas corren asustadas a sus hogares para no ser heridos por el payaso demoniaco.

La bufona saca de la nada su gran mazo y desaparece en una nube de humo, y reaparece cerca de Jack y lo golpea con la suficiente fuerza para tumbarlo, pero este apenas toca el suelo, estira su brazo izquierdo logrado clavar sus garras en el abdomen de la bufona, haciendo que esta grite del dolor.

Mientras tanto el bufón azul estaba tranquilamente en la carpa afilado un puñal, cuando de pronto siente un dolor penétrate en su abdomen, eso le indico que su otra parte estaba en problemas, cerro sus ojos y en un instante pudo ver todo lo que estaba pasando a través de los ojos de su ´´hermana´´, pudo ver que estaba en peligro y mal herida.

El bufón azul desaparece de la carpa, en una nube de humo azul y reaparece cerca del pueblo, pero apenas el humo se disipa, el sintió varios impactos bastantes fuertes en su estómago, pecho y hasta en la cara, oculto entre la maleza pudo ver que su otra parte, estaba tirada en el suelo, siendo repetidas veces pateada por el payaso. De pronto un hombre con barba salió de una de las casas armado con un rifle.

“en el nombre de dios, vete de este pueblo, demonio.” Dijo mientras elevaba su arma para dispárale.

Pero antes de que el hombre pudiese apuntar bien, Laughing Jack desaparece, y reaparece detrás del hombre, y le parte el cuello, el payaso sonríe de forma maquiavélica y toma el arma y apunta hacia la bufona.

“últimas palabras, perra.” Dijo Jack con una sonrisa en su cara.

La bufona solo respondió con una risa burlona, Jack no supo por qué, pero poco le importaba. Jack ahora estaba a punto de jaral del gatillo, pero el bufón para evitarlo toma el puñal y lo lanza hacia el payaso su puntería fue impresionante, le clavo el puñal en el antebrazo derecho de Jack, haciendo que este grite y fallase el disparo, la bala paso a centímetro de la cabeza de la bufona, e impacto contra un árbol. La bufona volteo y tanto la ella como el bufón no pudieron evitar tragar algo de saliva.

El payaso se quitó el puñal y lo tiro al suelo. Luego a lo lejos pudo ver a un bufón azul que desaparece en un estallido de humo y reaparece justo frente a él.

“¿quiénes son ustedes?”

“llámanos, Candy Pop.” Respondió el bufón

“¿llámanos?”

“Si fuéramos uno, ahora dos, uno o dos mitades, es lo mismo; lo mismo es que… ¡somos dos!” Le respondió dándole al payaso más preguntas que respuestas.

“mi nombre es Jack, Laughing Jack, pero ya menos charla más pelea. Te voy a joder tal y como jodi a tu novia.”

El bufón enojado intento dale un golpe en la cara al payaso, pero antes de que su puño pudiese impactar contra el rostro de Jack, este desaparece en una nube de humo. El bufón miro hacia múltiples direcciones para así ver dónde es que aparecería el payaso, cuando de pronto Jack aparece entre unas casas, toma el rifle y apunta hacia el bufó, y jala del gatillo ´´ crin´´ indicándole a Jack que el arma no tenía ni una bala.

“maldita sea, ese tipo debió de ser un imbécil, como para salir y amenazarme con solamente un disparo.” Susurro Jack para sí mismo.

Jack tiro el arma al suelo, y estiro sus brazos para clavar sus garras en su nuevo contrincante, pero este reacciona y esquiva los ataques. El bufón desaparece en una nube de humo y reaparece en frente de Jack, y velozmente comienza a golpéalo repetidas veces, Jack lleno de ira, empujo al bufón y con todas sus fuerzas le dio un puñetazo que lo mando un par de metros hacia atrás y atravesar una pared de madera.

Candy jadeo, mientras intentaba levantase con dificulta. Las personas asustadas salieron corriendo de la casa. Jack camina con confianza hacia el bufón, cuando de pronto la bufona rosada salé de la nada, y con el inmenso mazo le dio un golpe en la cara al payaso tumbándolo al suelo. Ella rápidamente corre y le da la mano al bufón.

Jack se levanta y pudo ver al bufón convertirse en humo azul y la bufona en humo rosado, luego las dos nubes de humo se fusionaron asiéndose de color púrpura y de este humo emergió Candy Pop. En ese momento Jack recordó las palabras del bufón azul. ´´ Si fuéramos uno, ahora dos. Uno o dos mitades, es lo mismo; lo mismo es que… ¡somos dos!´´ Así dándose cuenta de que antes se mostraron ante el cómo dos, pero ahora se mostraba como uno.

Candy Pop salió de la estructura armado con su mazo, Jack por su parte se puso rígido en posición de defensa. Candy Pop fue el primero en atacar, hizo un movimiento de arco para golpear a Jack con su mazo, pero este fácilmente lo esquivo y le pateo en la entrepierna. Candy chilla y deja caer su mazo, Jack aprovecha de que su rial esta distraído con el dolor y le golpea en el rostro.

El payaso veloz y ágil inmoviliza a Candy, alargando como anaconda uno de sus brazos y envolviéndolo alrededor del torso, brazos y piernas, de Candy Pop. Luego comienza a apretar al bufón, a tal punto en que Candy apretaba con fuerza sus dientes, y su cuerpo comenzó a escuchase un muy leve crujido. Jack eleva el cuerpo de Candy y bruscamente lo estrella repetidas veces contra el suelo, paredes y objetos cercanos. Jack eleva nuevamente el cuerpo de Candy Pop, para asegurase de que el bufón estuviese muerto. Pudo ver como el cuerpo inmóvil de su rival se puso rígido y elevo la mirada hacia el con odio. Candy estalla en una nube de humo morada y purpurina.

Capítulo 4: Llamas azules

Candy Pop reapareció a dos calles al frente de Jack, y comienza a dar gritos tan agudos y fuertes que aturden tanto a Jack como a los habitantes del pueblo, e intruso rompieron los cristales de las ventanas de cada una de las casas del pueblo, en mil y un pedazos. Los habitantes sabían que esta era una batalla entre demonios y que si se interponían entre ellos lo más seguro es que terminara igual o hasta peor que el hombre de la barba. Candy deja gritar y eleva una de sus manos cerrada hacia el cielo, y de repente una gran llamarada de fuego azul de dos pisos de altura, sale de la nada y rodeo todo el pueblo. Haciendo imposible para cualquiera de los habitantes escapar de la zona de miedo. Candy abre la mano y las llamas con una velocidad impresionante se extendieron por todo el pueblo quemando todo a su paso. Jack viendo que las llamas se dirigían hacia él, da un salto de unos cuatro metros de altura y estalla en una nube de humo blanco que se fue flotado hacia el cielo, logrado escapar por poco de las llamas. La única parte que no se quemaba era la zona donde estaba parado Candy Pop.

El bufón bajo la mano, y al instante las llamas se apagaron. Laughing Jack cae de las alturas con un aterrizaje ligeramente fuerte. No pudo evitar impresionase con el paisaje, el suelo que antes era verde y lleno de vida ahora era de un tono grisáceo oscuro casi negro. No quedaba ni un rastro de las casas, personas, plantas, árboles o de la carpa del circo, todo eso fue reducido a cenizas. Pero lo más extraño era que el aire no era cálido sino más bien era helado, Jack toca el suelo con una de sus manos y se quedó muy confundido, pues él se esperaba que la tierra estuviese increíblemente caliente, pero estaba muy fría como nieve en invierno. Luego miro hacia un lado y pudo ver que su caja estaba un poco quemada, pero por lo menos pudo resistir el infierno azul.

“ahora no tienes ningún lugar donde esconderte payaso.” Dijo Candy con una especie de voz fusionada masculina y femenina.

Jack puso una mueca de preocupación y unas gotas de sudor corrían por su frente. Ya que él sabía que, si el bufón utiliza ese poder de nuevo, el quizás no lograría evadirlo. Candy estalla en humo y reaparece cerca del gran mazo (que por alguna extraña y mágica razón estaba hay como si nada, sin ninguna quemadura o grieta), Jack rápidamente desaparece en una nube de humo y reaparece frente a Candy Pop dándole un puñetazo en el estómago tan fuerte que le saco el aire al bufón y asiendo que caiga al suelo carbonizado. Jack levanta el inmenso mazo del suelo y lo eleva por sobre su cabeza, y velozmente lo baja para genérale aún más dolor al bufón, pero este logra reaccionar y para el mazo con sus manos. Candy Pop estaba bastante debilitado debido a que quemar todo ese pueblo, necesito de una gran parte de su energía, pero aun así él tenía las fuerzas para batallar contra el payaso psicópata. Jack patea al bufón para hacer que este suelte el mazo, pero antes que Jack pudiese dale la quinta patada, Candy estalla en una nube de humo fucsia.

Candy reaparece detrás de Jack y con una velocidad impresionante comienza a dale una ráfaga de puñetazos y patadas a Jack, terminando con una patada giratoria que mando a Jack metros hacia atrás. Jack se levanta tosiendo sangre y con algo de dificulta, y saca de una sus mangas un gran cuchillo de carnicero envejecido por el óxido y la sangre seca. Jack se abalanza hacia Candy y le clava el cuchillo en su hombro izquierdo, haciendo que este grite, pero este luego contra ataco dándole un golpe y empujándolo.

Dolorosamente Candy se saca el cuchillo de su propio hombro, pero luego vio que el payaso se dirigía hacia él con otro cuchillo oxidado, así que el bufón bloquea el ataque con el cuchillo que este ya tenía. Iniciaron así con un enfrentamiento a cuchillos. Los ataques de Jack eran muy impulsivos asiendo al bufón retroceder. Todo lo que podía hacer Candy era esquivar y bloquear los ataques de Jack con su cuchillo, en la espera del momento preciso para apuñalar al payaso en uno de sus puntos vitales.

El tiempo paso y Candy Pop intenta apuñalar a Jack en su pulmón derecho, cosa que no logro pues Jack pudo reaccionar e intersectar el ataque con una mano luego le da un rodillazo en el estómago, y con su otra mano apuñala al bufón en su abdomen. Jack ahora agarra a Candy del cuello y lo aprieta haciendo que al bufón le falte la respiración. Candy estalla en humo y reaparece a varios metros lejos de Jack. Parecía que a Candy le costaba mantenerse en pie, pues tambaleaba de un lado a otro. Mientras tapaba su herida del abdomen con una mano, con la otra apretaba el cuchillo con fuerza y miraba al payaso psicópata con odio.

“que pasa perra, ya no me puedes.” Dijo Jack confiado

“maldito seas payaso ¡TE MATARE ASÍ SEA LO ÚLTIMO QUE HAGA!” Grito Candy realmente furioso.

Jack estalla en humo negro y reaparece a un lado de Candy listo para aséstale otra apuñalada. Pero Candy estalla en una nube de humo azul y rosado, de ahí salen dos figuras el bufón azul y la bufona rosada. El ataque del payaso paso entre los dos bufones, luego ambos al mismo tiempo golpearon al payaso en la cara. Jack sí que no se vio venir eso. Los bufones volvieron a asese humo, nuevamente uniéndose en Candy Pop. El bufón se abalanza hacia el payaso para aséstale una apuñalada, cosa que no logra, ya que Jack estalla en humo gris y vuelve a aparecer, a varios metros lejos de Candy. Y comienza a estirar sus brazos, para atacar a su contrincante con su cuchillo y garras. Pero Candy sin muchos problemas esquivaba sus ataques, e incluso contra ataco dándole un par de cortes algo leves pero efectivos en sus brazos.

Jack dejo atacar. Y se puso a correr mientras sacaba de uno de sus bolsillos unas vendas, se las coloco lo mejor que pudo, en las heridas de sus brazos. Por lo menos le servirían para cubrir sus hemorragias mientras que batallaba contra el bufón. Pero de repente Candy apareció frente a él, armado con el mazo y le da un golpe que hizo que Jack callera violentamente al suelo. Candy eleva el mazo y lo baja para darle un remate al payaso, pero este estalla en humo antes de que el mazo lo golpeara. Jack nuevamente reapareció lejos de Candy y estira uno de sus brazos para darle una apuñalada, pero fallo ya que Candy estallo en humo azul y rosado, del humo salieron los bufones. El bufón por la izquierda y la bufona por la derecha. Jack fija su atención en la bufona, y pudo ver que la herida que le había hecho con sus garras, en el abdomen estaba casi cerrada. Cosa que impresiono un poco a Jack.

El bufón azul estalla en humo y reaparece cerca del payaso e intenta darle una apuñalada, pero Jack reacciona y bloquea el ataque con su cuchillo. La bufona rosada desaparece en una nube de humo y reaparece detrás de Jack y le da un golpe con el mazo. Jack nuevamente cae al suelo, pero antes de que los bufones le dieran un remate, desaparece en humo blanco y vuelve a reaparecer a varios metros de los bufones gemelas. Preguntándose a sí mismo como iba a vencer a ese bufón. Ya que este al igual que él podía estallar en humo, pero a diferencia de él, Candy de un momento a otro podía dividirse en dos y volverse a unir en uno, y también podía generar fuego de la nada, además de que sabía hacer multiplex trucos acrobáticos. Por otro lado, Jack podía estirar sus extremidades ilimitadamente y aun le quedaban varios trucos de magia bajo la manga, no era mucho, pero era lo que él tenía.

Los bufones corrieron hacia el payaso. Jack por su parte lanzo su cuchillo hacia el bufón, logrando clávaselo en la pierna izquierda. Ambos bufones gritan de dolor, lo que dejo a Jack un poco sorprendido ya el solo había herido a uno. El bufón se quitó el cuchillo, y luego vio hacia frente notando que el payaso tenía un cuchillo en cada mano. Jack lanza sus cuchillos hacia los gemelos bufones, la bufona evade el ataque estallando en una nube de humo, en cambio con el bufón intento esquivarlo, pero este no reacciono tan a tiempo y el cuchillo le roso su derecho brazo generándole un leve corte. El bufón jadea y se agarra de su brazo. Jack mira hacia un lado y vio a la bufona, también estaba agarrándose de su brazo derecho y asiendo las mismas muecas de dolor que el bufón asía. Así dándose cuenta de que el dolor que sentía uno también lo sentía el otro.

Jack aprovechando de esta debilidad, estira uno de sus brazos y va tras el bufón azul ya que estaba en peor estado que la bufona. La rosada rápidamente da un santo y con su mazo golpea el brazo de Jack antes de que este hiriese a su ´´hermano´´. Jack reduce el largo de su brazo y toma la decisión de ya no utilizar esa habilidad por el momento (ya que si seguía así lo único que iba a ganar seria que los bufones siguiesen asiéndoles daño a sus brazos) Jack comienza a caminar hacia atrás mientras que se sobaba el brazo que le había golpeado la bufona.

La bufona y el bufón estallan en humo rosado y azul. Las dos nubes de humo se unen dándole a entender a Jack, que otra vez se iban a unir. Del humo sale Candy Pop con expresión seria y con una mirada fría. El payaso saca dos cuchillos de sus mangas y camina lentamente hacia donde esta Candy, atento de cada movimiento que el bufón pudiese hacer. Pero en eso pudo ver que el bufón estaba cambiando, su piel paso de tono blanco tétrico parecido al de él a un tono púrpura, y sus guantes se rompieron revelando unas garras parecidas a las de Jack, y de su sonrisa sobresalían unos afilados dientes, hechos para desgarrar y triturar.

Candy puso una sonrisa algo tonta pero sádica. Luego alzo su brazo derecho hacia Jack, con la palma hacia arriba y movió los dedos hacia adelante y hacia atrás. Indicándole a Jack que se a secarse más a él. El payaso no se fio de ese gesto, y lo que hizo fue lanzar sus cuchillos hacia Candy Pop, pero el bufón sin ningún problema esquivo los cuchillos. Candy estalla en humo y reaparece cerca del payaso, pero este apenas reacciona abre su boca, y de esta sale disparada hacia Candy todo un enjambre de cucarachas, que apenas tocan al bufón comienzan a corretea, rasguñar y morder a Candy.

Candy asqueado estalla en humo para así librase de los insectos, Jack rápidamente saco un cuchillo solo que este parecía ser nuevo y era más largo y afilado que los de antes. Laughing Jack se puso firme, atento a ver desde donde era que el bufón iba a parecer.

Candy Pop aparece aproximadamente a unos cinco metros de distancia de donde está parado Laughing Jack. Jack rápidamente lanzo su cuchillo, hacia el bufón de piel purpura, pero este fácilmente lo atrapo y comienza a caminar hacia el payaso.

Jack frustrado golpeo sus manos, y cuando él las separo, emergió una pequeña nube de humo, y de esta cae directamente en las manos de Jack una botella de ron, que tenía un trapo saliendo del extremo superior de esta (una molotov), luego con un rápido movimiento de manos saco un fosforo, Jack levantó un pie y paso el fosforo por la suela de su zapato, logrando crear una pequeña flama, después acerco el fosforo al trapo de la botella prendiéndole fuego.

El payaso luego ve que el bufón se está acercando cada vez más y más, armado con el mazo en su mano derecha y el cuchillo en su mano izquierda.

Jack da unos pasos hacia atrás y lanza la molotov, con las esperanzas de que el bufón no pudiese reaccionar. La botella apenas se acerca a Candy, estalla en una llamarada, pero sucedió algo que Jack no se esperaba, la llamarada estaba flotando en el aire. Luego la flama flotante comenzó a dividirse en tres bolas de fuego de color azul que comenzaron a giran en un patrón circular por arriba del bufón.

Jack intimidado por el poder de Candy Pop, opta por correr con la esperanza de poder huir del bufón maquiavélico.

Era claro que Candy tenía mucha más ventaja que Jack, y al ver al payaso tratar de huir se a reír de forma infantil pero siniestra. Candy suelta sus armas y se prepara para correr y luego pega la carrera para atrapar al payaso.

Jack voltea vio a Candy acercase rápidamente. Jack acelera el paso para asegurase de no ser alcanzado por Candy mientras que saca un par de cuchillos, pero de pronto frete a él aparece una nube de humo de donde salió su enemigo. Candy le dio un puñetazo en el estómago a su contrincante que lo mando a volar a lo largo y aterrizó con una fuerte caída, y rodó hasta detenerse. Jack ya no podía moverse, pues ahora tenía una gran cantidad de contusiones y hueso rotos y el solo y más mínimo intento de hacer un movimiento le provocaba aún más dolor.

Candy señala a su enemigo y las bolas de fuego azules salieron disparadas hacia Jack, quemándolo por completo y en pocos segundos no quedaron ni las cenizas de Jack.

El bufón volvió a la normalidad y se deja caer de espaldas al suelo, donde comenzó a reír y con cada carcajada la vida nacía de nuevo en aquella tierra muerta. Luego de unos minutos Candy se puso de pie observo el nuevo y hermoso campo de rosas que lo rodeaba. Después camina con toda calma hacia su mazo y lo toma también ve el cuchillo y decide tómalo como si fuese un trofeo de guerra.

El bufón ya con el mazo en una mano y el cuchillo en la otra estalla en humo rosado y reaparece adentro de su propia carpa. Ase una señal hacia arriba y luego hacia abajo, y la carpa se convierte en humo y vuelve a la caja, Candy guarda sus armas y camina hacia la caja y la toma.

Luego el bufón siguió su sendero siempre en movimiento, siempre en busca de su siguiente víctima.

Epilogo: El regreso de Laughing

Los años pasaron desde que Jack murió a causa de Candy Pop.

Y un nuevo pueblo fue construido cerca del campo de rosas que antes fue el campo de guerra de aquellos demonios.

En aquel pueblo vivía una mujer, cuyo nombre era Juliet. Ella estaba haciendo tranquilamente los oficios de la casa, después terminar decidió salir de su hogar por un rato e ir sé a pasear y relajar un poco, ya que después de todo a quien no le gustaría salir y tomar un poco de aire fresco.

Juliet salió de su hogar y se puso a caminar sin rumbo, pues ella conocía a la perfección al pueblo. Los minutos pasaron y Juliet en su caminata pudo ver a un joven pidiéndole matrimonio a su amada mientras lo veía no pudo evitar recordar el día de su boda con su querido Willian. También vio a un grupo de niños y niñas corriendo y jugando felices de la vida pero que casi la hicieron caer. Juliet luego paso la plaza y observo a un anciano enseñándole a jugar aguerres a su nieto.

Juliet luego llego a las afueras del pueblo, y frente a ella avía una hermosa vista conformada por miles de rosas. La mujer decidió ir haya y recoger algunas rosas para decorar su casa. Después de unos minutos de pasear y recoger rosas, hubo algo que le llamo la atención.

Pudo ver lo que parecía ser una vieja caja musical cubierta de tierra y rodeada algunas rocas. Juliet se emocionó pues ella solo había tenido una cuando era niña, pero se le rompió y no le volvieron a comprar otra. Tomo la caja y le sacude la suciedad rebelando que en la parte superior había un texto que decía ´´Laughing Jack-in-a-box´´ luego no supo porque, pero agarro la manivela y la comenzó a giran.

Cuando la caja genero la última melodía Juliet pudo escuchar una voz raposa y demoniaca que provenía detrás de ella diciéndole.

“Aquí está Jackie!”

L.J L.V

Autor L.J lado verde L.J lado verde

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related Posts
Allá afuera

SCP-1726

Ítem #: SCP-1726 Clasificación de Objeto: Euclid Procedimientos Especiales de Contención: El camino que lleva hasta SCP-1726 debe…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Rain Man

Sin duda habrán oído hablar de la línea “Era una noche oscura y tormentosa …” antes de ser…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Mapachi y conejo

Conejo se encontraba realmente molesto. No sabia como hablar con el sin manchar aun mas la situacion, pues…
Read More
Asesinos del Zodiaco

La casa viva

Al comenzar éste —su cuento— la familia Alcobre estaba cenando en el comedor de su confortable piso ciudadano.…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Un alma rota

Esta historia comienza en un pequeño pueblo, sus habitantes son perseguidos por los condenados que perdieron sus vidas,…
Read More