El verdadero final de Ricitos de Oro y Los 3 Osos

Conocen ya la clásica versión una niña entra a la casa de unos osos que habían salido a dar un paseo. Dentro del hogar prueba la leche que esta servida en tazones sobre la mesa, se sienta en los sillones, y se acuesta adormir en una de las camas de los osos. Cuando los osos regresan, la espantan y la niña huye por una de la ventanas de la casa.
El verdadero final de Ricitos de Oro y Los 3 Osos

Conocen ya la clásica versión una niña entra a la casa de unos osos que habían salido a dar un paseo. Dentro del hogar prueba la leche que esta servida en tazones sobre la mesa, se sienta en los sillones, y se acuesta adormir en una de las camas de los osos. Cuando los osos regresan, la espantan y la niña huye por una de la ventanas de la casa.

En la versión original de Eleanor Muir en 1831, la intrusa, no era una precisamente una niña encantadora, si no mas bien una anciana fea y malhumorada. Este cuento revela que después de que la vieja es descubierta, los osos la arrojan al fuego y luego intentan ahogarla pero al no morir en ninguno de los dos intentos, deciden empalarla en la aguja de un campanario.

La transformación de este personaje, de una vieja malhumorada de cabellera enmarañada a una encantadora niña de cabellos plateados, se debe a Joseph Cundall, quien explicó a sus lectores: “He hecho de la intrusa una niña en vez de una anciana, ya que hay muchos cuentos de viejas”

En otra versión, la anciana al momento de ver a los osos, salta por la ventana para escapar de ellos. Dependiendo del narrador, o Ricitos cae de cabeza al saltar y se rompe el cuello (convirtiéndose así en la comida de los osos), o es arrestada y llevada a una casa para personas sin hogar…

— Via Creepypastas