Gozu

Gozu

Una de las leyendas urbanas más crípticas en Japón es la de “Cabeza de Vaca” (Gozu, en el japonés original); una historia que, según el imaginario popular, es tan espeluznante que el solo hecho de contarla puede desencadenar eventos sobrenaturales.

La leyenda de Cabeza de Vaca data del siglo XVII, con rumores que dicen que el solo escuchar la narración de dicho relato ocasionó que los habitantes de una aldea se vieran presas de un terror tan grande que tuvieron escalofríos por días antes de morir finalmente del susto.

El gobierno local habría considerado a la historia demasiado peligrosa, y las copias existentes en papel fueron quemadas para evitar repeticiones del incidente original. Las pocas copias que pudieron salvarse, fueron cortadas en pedazos y distribuidas a lo largo del país; y hasta hoy se cree que las versiones que se cuentan son solo fragmentos del original.

Un rumor reciente narra la historia de un maestro de escuela que, inexplicablemente, logró conseguir uno de los fragmentos de “Cabeza de Vaca”. Según se dice, el profesor llevaba a sus estudiantes a un viaje escolar, y era fanático de entretenerlos en el trayecto con historias de fantasmas.

Los alumnos, que casi siempre se volvían incontrolables en los viajes, desarrollaron la tendencia de calmarse al escuchar los terroríficos relatos del docente, como una fascinación bizarra y mórbida por dichos relatos.

En uno de esos viajes, el maestro les dijo que les contaría el legendario cuento prohibido conocido como “Cabeza de Vaca”, pero, antes de que pudiese siquiera terminar la primer oración de la historia, los chicos comenzaron a sentir pánico.

-¡Deténgase!- gritaron-. ¡No nos la cuente!-

Un niño se tornó pálido y cubrió sus oídos, mientras que los otros comenzaron a gritar. Pero el profesor jamás se detuvo.

Se dice que sus ojos se volvieron blancos y que procedió a terminar la narración como si estuviese poseído por una fuerza sobrenatural. Luego de una hora, el hombre recobró el sentido y se dio cuenta de que el autobús había caído a una zanja. Todos los estudiantes se habían desmayado y tenían espuma en la boca, mientras que el conductor yacía sobre el volante, sudando y temblando.

No se sabe qué ocurrió después, pero el profesor jamás volvió a narrar la historia de “Cabeza de Vaca”.


Via Creepypastas


También te pueden interesar

La Sucia

La historia cuenta que La Sucia era una muchacha muy bonita que vivía con sus padres, a los…

Abadón

Abadón o Abaddon (del hebreo אֲבַדּוֹן, Ǎḇaddōn, “destrucción” o “perdición”), uno de los demonios más temidos de la…

Teke-Teke

“Tek-tek” o “Teke-teke”, es una historia que sucedió hace mucho tiempo. Es sobre una joven que murió al…