Chessmaster

Mi nombre es William Dwight y voy a contarles mi historia…

Recuerdo que desde chico, siempre había querido ser un excelente jugador de ajedrez.

Art trade the chess master by yukalots-d7hjyen

Apenas entendía y conocía las reglas. Pero pensé que era una muy buena idea, así que empece a tomar lecciones y a jugar a los siete, entonces descubrí que era divertido. Todavía recuerdo mi primera partida, gané, estaba muy orgulloso de mí mismo, ahora después de tanto tiempo soy un auténtico maestro, nadie puede vencerme, incluso si es alguien que conoce bien el juego. Así que podría decirse que mi deseo se volvió realidad.

Tal vez no…

Nunca fui muy sociable, no tenía amigos… bueno, solo uno: Garret.

Lo conocí a los 8 años, poco después de haber empezado a jugar al ajedrez, él también lo hacía, aunque era menor que yo no importaba, jugamos una partida y nos dimos cuenta del enorme parecido entre los dos, desde entonces fuimos los mejores amigos.

Él era un poco callado, pero no importaba, yo tampoco hablaba mucho, solo jugaba, eso me trajo problemas con algunas personas que me creían un fenómeno, pero no me importaba, tenía a Garret y él me tenía a mí.

Pero pasó el tiempo, Garret empezó a volverse más extrovertido y a dejar de importarle el ajedrez, pero yo no, el ajedrez era mi vida, no podía imaginármela sin ajedrez, una vez incluso nos peleamos y él dijo que yo estaba demasiado obsesionado con eso, pero yo no le hice caso, no lo podía creer, estuvimos tres días sin hablarnos.

Al final regresamos a la normalidad, en ese tiempo peleábamos mucho, yo tenía 14 y él 13, pero todo cambió tiempo después…

Durante ese tiempo peleábamos mucho pero siempre nos reconciliábamos, por lo que nuestra amistad no fue arruinada.

Ahora tengo 19 y seguimos siendo buenos amigos, a pesar de que él pasa más el tiempo con mujeres mientras yo sigo jugando.

Hqdefault (2)-0

No se por qué lo hago, es solo que es demasiado interesante para mí, pero Garret dice que es estúpido y aburrido.

Hubo ocasiones en las que de verdad era muy agresivo conmigo, no sonaba como el de siempre, pero esa vez fue demasiado lejos, incluso para mí.

“Hey, Garret, ¿tienes planes para esta noche? Pensé que podríamos jugar una partida después del colegio, ¿gustas?”

Garret estaba en el pasillo hablando con una chica en ese momento.

“Will, ¿eres idiota o qué? ¿A quién demonios le importa tu estúpido ajedrez? Dejé de jugarlo hace mucho y tú todavía no lo puedes creer, ¡jódete fenómeno!”.

Después tiró mis libros, él y la chica se burlaron y me miraron maliciosamente, recogí mis libros y me alejé lentamente.

También escuché:

“El poderoso William Dwight, jajaja.”

Una lágrima apareció en la esquina de mi ojo mientras yo corría.

Fue ese momento en el que nuestra amistad fue arruinada para siempre, sí, para siempre.

Llorando, corrí hacia mi casa, estaba completamente mojado gracias al clima, estaba lloviendo afuera.

Entré sigilosamente y azoté la puerta de mi cuarto. Estaba seguro de que mi padre lo había escuchado, no estaba tan sordo después de todo, pero en esos momentos no me importó.

Llorando me senté en la cama. ¿Por qué me pasaba esto? ¿Era por el ajedrez?

La puerta de mi cuarto se abrió.

“¿Will?”

Mi padre se me acercó.

“¿Estás bien? ¿Te ocurre algo?”

“Déjame solo, no necesito nada.”

Se sentó junto a mí.

“Sabes que puedes decírmelo, igual que a mamá…”

Volvió a hacerlo, sé que no es su culpa.

Mi madre murió cuando tenía 14 años, iba manejando cuando un camión que transportaba barras de hierro se volcó, desde entonces solo tengo a mi padre, él olvida que el solo mencionarla me lastima, pero no es su culpa.

Se rindió y cerró la puerta, yo me quedé solo, no quería estarlo, me daba miedo.

Me acosté y pensé en tratar de arreglar las cosas con Garret. Decidí hacerlo en el colegio.

Al día siguiente, me quedé esperando afuera de su salón, entonces me rendí y me fui derecho a mi casa.

Al llegar me sorprendí al escuchar el tono de llamada de mi celular.

“¿Bueno?”

“Hola, Will.”

Garret.

Pensé en cortar la llamada, pero empezó a hablar.

“Will lamento lo que pasó, estaba con una chica, necesitaba ganarme el respeto de los demás, no volverá a suceder, lo prometo.”

¿De verdad creía que lo iba a perdonar?

“Will, eres mi mejor amigo.”

Eso último me…

“Ven a verme al parque a las ocho, quiero pedirte perdón en persona.”

Colgó.

Me quedé paralizado, seguíamos siendo amigos, miré mi reloj: faltaba poco para las ocho, por lo que me apresuré para ir a su encuentro.

El parque lucía muy desolado, a esa hora todas las familias se habían ido. Nervioso, me senté a esperar la llegada de mi amigo.

Lo vi acercarse.

“Hola.”

Mi sonrisa desapareció cuando vi aparecer a seis tipos de nuestro instituto detrás de él, también había unas chicas, entre ellas, con la que Garret había estado hablando.

“¿No lo sabe?”

Todos se rieron.

Antes de que pudiera irme, me derribaron, una lluvia de golpes cayó sobre mí, pero entonces lo vi.

Garret se me acercó y también me golpeó.

¿Por qué?

“¿De verdad creías que éramos amigos? Como si me fuera a juntar con alguien como tú… Jódete, fenómeno.”

No podía aguantar mucho más, vi de lejos cómo todos miraban con orgullo a Garret y se burlaban de mí, no podía soportarlo, mis lágrimas se derramaron. Entonces, perdí el conocimiento…

Will…

Will, despierta.

Despierta.

La oscuridad me rodeaba, esa voz parecía provenir de todos lados. ¿Estaba muerto?

“No lo estás, Will.”

No podía ver lo que me hablaba, eso me hacía sentir inseguro.

“¿Quién eres?”

“Eso no importa, ¿verdad, Will?”

“¿Y qué es lo que importa entonces?”

“El desquite.”

No entendía lo que me decía, mi mente estaba nublada por los recuerdos anteriores.

“No necesitas amigos.”

No, no era cierto, sí necesitaba, no podía… no quería estar solo.

“No estás solo, tienes el ajedrez contigo.”

Era cierto, era lo único que entendía, yo quería ser parte de él.

“Quiero cumplir tu deseo.”

“¿Y qué quieres a cambio?”

“Eso lo verás en el futuro, en otro juego, tú solo concéntrate en éste.”

“Acepto.”

Una luz y una sombra me rodearon, empecé a sentirme distinto, era genial, algo se apoderaba de mi mente, todo eran cuadros blancos y negros.

Blancos y negros…

El cuerpo de mi padre cayó pesadamente al suelo, el agujero de su pecho había sido causado por mi espada, había muerto antes de caer.

Ya eran dos personas que había matado, envainé mi espada y salí de mi casa.

Que noche más maravillosa, llena de muerte y sangre, era una lástima, ya estaba cansado de ser un peón, quería ser algo más.

No me arrepiento del trato que hice, si bien mi apariencia es distinta, yo la considero perfecta.

687474703a2f2f666330332e64657669616e746172742e6e65742f667337312f662f323031342f3139342f372f652f726571756573745f5f7468655f63686573735f6d61737465725f62795f726564726f6d6163652d643771693063772e6a7067

No puedo evitar reír al ver a las personas.

Al verlos a ustedes.

Me río de su ignorancia, de su conformismo, del letargo que tienen.

No se dan cuenta.

Yo ya estoy un paso adelante de ustedes.

Este mundo es un tablero de ajedrez, y ustedes son los peones.

No aspiro ser una pieza, yo quiero ser el jugador.

El maestro.

Pero antes, recuerdo que la casa de Garret esta cerca de aquí, creo que le daré una visita.

Hasta entonces…

Jaque mate.

Autorx: Cerealous


Via Creepypastas


También te pueden interesar

Arnold Paole

A veces me cuestiono si realmente existen los vampiros. “El sólo pensar en su existencia me aterra, pero…