Una canica

Asesinos del Zodiaco
Asesinos del Zodiaco

Canica

¿Alguna vez has escuchado el sonido de una canica rebotar?, tomate un momento porque quiero que lo tengas en mente. Bueno, por motivos que a mi edad no entendía de niño, tenía que mudarse constantemente a hogares temporales, bueno eran los antiguos amigos de mis padres, y me trataban lo mejor que podían en algunas llegaba a divertirme mucho, me encantaba escuchar las historias de José, el abuelo de la casa anterior.

Esperaba que mis próximos “parientes” sean igual de amigables, y en efecto lo eran, la casa era muy acogedora y pequeña, los tres podíamos vivir muy cómodos. No sabia porque pero ellos también se sentían muy solos.

Un día explorando el sótano encontré una puerta negra con cadenas y candados, todos dibujado con tiza, intenté quitar esas molestas cadenas blancas, pero por algún extraño motivo la pared seguía igual y lo único que conseguí fue manchar mis manos con tiza.

Me dio miedo preguntarles a ellos que hacía eso ahí, pero el otro día encontré la respuesta. En ese mismo sótano habían varias cajas con el nombre de Timy, las abrí y encontré cuadernos de dibujos infantiles, y juguetes. Todo apuntaba que alguien había estado antes que yo, en otra caja había una bolsa con muchas canicas, de todos los colores: rojas, verdes, azules,etc

De seguro me la pasaría genial mañana en el cole,también había un trompo y una hoja de papel doblada varias veces. La desdoble y era un rostro mal dibujado la nariz y la boca eran solo rayas con mal pulso, pero esos ojos totalmente negros y con un punto rojo en el centro me asustó bastante así que cogí algunas canicas y subí a mi cuarto.

El otro día jugué mucho en el recreo con mis compañeros después de clase, pero en el fondo me sentía algo culpable por haberle robado esas canicas pero, creo que el anterior dueño ya no las necesitaba, digo… no hice nada malo. Los días pasaron y mis notas en el cole estaban bien, todo parecía que sería otro año feliz dentro de lo posible.

Creo que hoy es un buen día para ver qué más cosas hay en el sótano, quizás haya un balón de fútbol que me hace falta. Mire la pared y… de las tres cadenas dibujadas dos estaban rotas y la tercera estaba pronta a romperse, creo que eso no es algo bueno. Cogí una tiza y repare las cadenas. Seguí buscando un balón, era mi día de suerte había encontrado uno de basketball, en época de guerra cualquier hueco es trinchera dicen por ahí. Antes de apagar la luz me di cuanta que lo que había dibujado había desaparecido, el último eslabón de la cadena estaba a punto de romperse. Me estaba empezando a preocupar, en ese momento escuché una voz desde arriba: “¡La cena esta lista!”. Apague la luz y salí corriendo para olvidarme de todo.

Cuando apague la luz de mi cuarto me sentía muy incómodo, era el recuerdo de ese dibujo con pupilas rojas, creía recordar algo que era una sonrisa. Una hora más tarde escuche algo romperse, ¿sería la cadena?. No puedo explicarlo bien pero necesitaba ver que era lo que estaba pasando, quizás él estaba enojado porque tomé sus canicas sin permiso.

¿Y si le devolvía sus canicas? Debería de calmarse, ¿no?. Otra vez sonó ese crujido metálico desde el sótano. Espero que sea solo el viento, o una ventana abierta. Un tercer golpe tres minutos después me quitó toda duda de que algo no estaba del todo bien.

Tomé mi linterna y baje al sótano con sus preciadas “canicas”, baje las escaleras tratando de no hacer mucho ruido, apunte con mi linterna a la pared y para mi alivio la cadena estaba intacta, tenía razón era el viento. Prendí la luz, puse sus canicas en la bolsa, por curiosidad volví a tocar la cadena y esta se rompió. Mi mano atravesó la gélida pared. Antes de que pudiera gritar la luz se apagó y una canica empezó a rebotar por el suelo. Era lo único que se podía escuchar en el sótano, rebote tras rebote… y cuando esta se detuvo escuche una voz desde el fondo de la habitación que me dijo: “gracias”.

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Objetos olvidados en tu interior

La pata de mono

La pata de mono ( Año 1901) por William Wymark Jacobs Aviso: Esta pasta está_LARGA_ . Capítulo I…
Read More
El Puente Negro

La niña del agujero

Ciertas casas en Japón ostentan agujeros y grietas que se extienden por todas las habitaciones. Furtivo, siniestro, los…
Read More
Allá afuera

El Krampus

La palabra Krampus proviene del antiguo alemán “krampen”, que significa garra. En el continente europeo es conocido con…
Read More
Allá afuera

SCP-176

Ítem # : SCP-176 Clasificación de Objeto : Euclid Procedimientos Especiales de Contención : SCP-176 está contenido en…
Read More
Asesinos del Zodiaco

El duelo

Siempre me ha gustado Cartoon Network, cuando yo era niño era mi canal favorito. Incluso hoy en día…
Read More
El Puente Negro

Charles Manson

Su verdadero padre es un misterio, a pesar de que su madre interpuso una demanda judicial para demostrar…
Read More
Asesinos del Zodiaco

La segunda muerte

Existe una segunda muerte, más silenciosa e inadvertida, que se produce tan repentinamente como la primera aunque sin…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Eres solo mía

-Vamos, acompáñeme- Mencionó Alondra Entré y era una habitación grande y con un color blanco muy brillante, había…
Read More