Te deseo feliz navidad

Asesinos del Zodiaco
Asesinos del Zodiaco

Cuando llega el día de navidad, todos esperan alegría, felicidad, regalos y una fiesta inolvidable. Sin embargo, en mi caso no es así, excepto lo último, lo de una fiesta inolvidable.

Me desperté y me vestí para ir a despertar a mis padres y hermanos, para así poder ir a abrir los regalos, que habían sido colocados cuidadosamente bajo el árbol. Ayer vinieron todos mis familiares y montamos una fiesta, solo que por alguna razón no me acuerdo muy bien de qué pasó, mi mente se quedó en blanco, al oír algo. En ese momento no le di importancia, y me seguí dirigiendo hacia el cuarto de mis padres.

Al abrir el cuarto, no vi a nadie en la cama. Me resultó extraño, pero pensé que a lo mejor estaban en el salón, esperándome para abrir los regalos. Fui con entusiasmo hacia las escaleras, es ahí donde todo lo malo empezó. Al mirar las escaleras, vi un montón de intestinos en cada escalón, a parte del cuerpo de mi abuelo, ensangrentado y con los ojos colgando de sus cuencas oculares. Tenía una gran cortada en el estómago, de donde salía su hígado y donde se veía su corazón.

Bajé las escaleras y no miré los cuadros de la pared, que también habían sidos manchados por la sangre y cambiado sus rostros con la sangre, dibujándoles unas sonrisas y tapándoles los ojos.

Salté el cadáver de mi abuelo, para evitar mancharme y me dirigí al salón, donde en las sillas, estaban todos mis familiares, todos muertos de diversas formas, incluidos mis padres. La abuela murió con una expresión y posición que reflejaba que había sido envenenada, sus manos se habían quedado sosteniendo su cuello. Mi tío tenía su cara hecha un croma, por los martillazos que le habían infligido, aún tenía el martillo clavado en su cráneo. Mi tía había sido ahorcada con su propio intestino delgado, que luego había sido colocado dentro de su boca. A mi madre le arrancaron la legua y le cortaron los pechos, a parte de que fue violada después de haber sido asesinada. A mi padre le despojaron de sus testículos y le rebanaron la cabeza, que luego fue colocada en sus piernas a la hora de colocarlo en la silla.

La situación no la soporté y vomité, seguidamente llamé a la policía. Debo de admitir que no me dio tristeza o miedo, mas bien asco e indiferencia. Fui hasta donde estaba el árbol y vi a mis tres primos con dos regalos en sus bocas, los cogí y los abrí. Los regalos tenían una etiqueta donde ponía_ **“Feliz navidad”.** _ No lo dije, pero en todos los cuerpos, había una etiqueta, donde ponía lo mismo.

Los regalos eran unos frascos, donde estaban los ojos de mis padres, tíos y abuelos. En los otros regalos estaban los intestinos de mis primos y sus corazones. Los dejé a un lado y me puse una abrigo para salir fuera. Cuando me disponía a salir me tropecé con una lata, que era una lata de gas que dormía, no le di importancia y salí fuera, cerrando la puerta con llave, aunque por alguna razón ya estaba cerrada. Me fui dirigiendo hacia la casa de mis vecinos y me di cuenta de que la puerta principal estaba entre abierta. Al abrirla por completo, me asusté al ver la caras de éstos sonriéndome, dándome la bienvenida. Calmé mi corazón y me aproximé al árbol de sus hijos. Por su parte ellos no dejaban esa sonrisa de su rostro. Cogí los regalos de sus hijos y me fui, eso sí, me despedí y les dije a sus hijos que dejaran el juego de hacerse los muertos, que no estaba para ese tipo de bromas.

Al dirigirme de nuevo de mi casa y abrirla, escuché un ruido que provenía de la parte de arriba, mas concretamente del cuarto de mis hermanos. Cogí el hacha ensangrentada que había en el suelo y donde también estaba aquella etiqueta que ponía _ “Feliz navidad”. _ Subí las escaleras mientras me dirigía a la habitación. Abrí la recámara de mis hermanos, que había sido sellada premeditadamente ayer. Me miraron con miedo, estaban muy pálidos, ¿por qué me tendrían miedo? Me acerqué a ellos lentamente y empecé a escuchar las sirenas de la policía. Bueno, será como ayer, tendré que desearles a ellos y a mis hermanos, _ feliz navidad. _


Autor: Ike Romanof.

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Allá afuera

SCP-451

Ítem #: SCP-451 Clasificación del Objeto : Euclid Procedimientos Especiales de Contención: Debido al actual estado de SCP-451,…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Cleverbot

Vengo a compartirles una historia que se remonta a mi segundo año de preparatoria. El 23 de febrero…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Nunca te olvidé

Sangre, sudor, sufrimiento, eso es lo único que recuerdo, ¿por qué?, ¿Por qué no puedo recordar nada más…
Read More