Eyeless Jack "El Origen"
Eyeless Jack “El Origen”
Sin categoría

Eyeless Jack

Hola, mi nombre es Mitch. Estoy aquí para hablarles de una experiencia que tuve. No sé si fue algo paranormal o cómo sea que le llamen a los fenómenos sobrenaturales, pero después que esa cosa me visitó, ahora, creo en esas fregaderos paranormales. A Edwin le agradaba la idea que me mudara con él, ya que, después del todo, no nos hemos visto desde hace 10 años, así que a mí también me emocionaba. Después de desempacar me quedé dormido. Después de esa semana, escuché unos ruidos como si…
1 Shares
0
0
1
Eyeless jack

 Hola, mi nombre es Mitch. Estoy aquí para hablarles de una experiencia que tuve. No sé si fue algo  paranormal o cómo sea que le llamen a los fenómenos sobrenaturales, pero después que esa cosa me visitó, ahora, creo en esas fregaderos paranormales.

A Edwin le agradaba la idea que me mudara con él, ya que, después del todo, no nos hemos visto desde hace 10 años, así que a mí también me emocionaba. Después de desempacar me quedé dormido. Después de esa semana, escuché unos ruidos como si susurraran desde afuera cerca de la una de la mañana. Pensé que era un mapache, así que lo ignoré e intenté volver a dormir. A la mañana siguiente, le conté a Edwin lo que pasó y estuvo de acuerdo en que solo fue un mapache.

Sin embargo, a la noche siguiente, me pareció que la ventana de mi habitación se abrió y un golpe muy fuerte, como si algo hubiera entrado a mi cuarto. Me levanté del golpe y miré para todos lados, sin encontrar algo raro. En la mañana, Edwin tiró su café cuando me vio. Me acercó a un espejo y entonces me di cuenta. Tenía un corte muy profundo en la mejilla izquierda.

Luego de apurarnos en llegar al hospital, el doctor me dijo que pude haber caminado dormido, pero entonces me mostró algo que me mi mandó el alma a los pies. Levantó mi camisa y vi una incisión cosida dónde estaban mis riñones. Lo vi a los ojos con los míos llorosos. “De alguna manera perdiste tu riñón izquierdo a noche. Pero no te sabría decir cómo. Perdón, Mitch”. Me dijo el doctor.

Al llegar la noche me quebré. Cerca de la media noche, desperté para ver una imagen horrible. Estaba viendo cara a cara a una criatura con una capucha negra y una máscara azul oscuro sin nariz ni boca. Pero lo que más me asustó de esa cosa era que eso no tenía ojos. Solo unas cuencas vacías y oscuras. La criatura tenía además una sustancia negra goteando de sus cuencas. Tomé una cámara que tenía cerca en un manto y le tomé una foto. Después de haber tomado la foto, la criatura se lanzó sobre mí e intentó abrirme el pecho para llegar a los pulmones. La detuve al patearle la cara. Al salir corriendo de mi habitación, tomé mi bolsa. Necesitaría el dinero. Tuve que escapar de casa de mi hermano esa noche. Eventualmente terminé en los bosques cerca de casa de Edwin y tropecé con una roca.

Quedé inconsciente y al despertar me encontré en un hospital. El doctor entró a la habitación. Era el mismo que me trató antes. “Te tengo buenas y malas noticias, Mitch” comenzó a decir el doctor. “Las buenas noticias son que tuviste heridas muy leves, y tus padres ya vienen por ti.” Suspiré aliviado. “La malas son que tu hermano fue asesinado por alguna… cosa. Lo lamento”.

Mis padres me llevaron de regreso a casa de Edwin para tomar las cosas que quedaban. Al entrar en mi cuarto, estaba muy asustado, pero tuve que mantenerme tranquilo. Tomé la cámara que se quedó tirada en mi carrera. En el pasillo que va a mi cuarto, vi el cuerpo de Edwin en el suelo, y algo pequeño a su lado. Levanté esa cosa y subí al auto de mis padres sin mencionar el cadáver de mi hermano. Observé aquella cosa que recogí y estuve a punto de vomitar. Estaba sosteniendo mi riñón a medio comer, con alguna sustancia negra en él.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar
Los ojos del diablo

Los ojos del diablo

Hace 4 meses que no visitaba a mis padres. Sabía que me habían extrañado, pero ¿qué les digo? Soy un hombre ocupado. Era una tarde de noviembre, y hacía frío, porque llovió por la mañana, pero eso no es lo importante. Lo que más quería hacer en la casa de mis padres era abrazar a mi hermanita llamada Lucy. Ella era la razón de mi visita, ya que cumplía 7 años. Al llegar me encontré con mi mejor amigo de la secundaria, Ramón. El se graduó de la universidad y ahora tiene una esposa y están...
Atras de la Puerta

Llueve

Llueve, pero no saldré de aquí, mi casa. Las ventanas están cerradas, aún así el frío de invierno va de acá para allá. Las calientes brasas de la vieja estufa a leña de mi difunto abuelo queman mi cuerpo, pero mi alma sigue helada. Mi cuerpo arde, pero yo tengo frío. “-Que continúe ardiendo-” me dice alguien. Pero yo estoy solo, no hay nadie aquí, nadie se ha metido a mi casa ¿Verdad?. Golpean la puerta. Mi pálida cara iluminada por el fuego mira hacia ella como si tuviera algo... Especial...
Miedo a los espejos

Miedo a los espejos

Los espejos nos rodean desde el comienzo de la civilización. Incluso antes de que inventaramos el primer espejo propiamente dicho, ya podíamos ver reflejos en el agua. No importa el momento, los espejos reflejan a cualquier persona y a cualquier cosa. Incluso son capaces de reflejar aquellos rostros que pertenecen a los locos, asesinos y ladrones. A mitad de la noche me desperté completamente empapado en sudor; era la tercera vez aquella semana. No pude dormir más pensando en el ente que...
Atras de la Puerta

Una historia escolar

En un salón de fumar, dos hombres charlaban de su época escolar. -En nuestro colegio -decía A.-, teníamos la huella de un fantasma en la escalera. ¿Cómo era? Poco convincente. Tenía forma de zapato, con la punta cuadrada, si no recuerdo mal. La escalera era de piedra. Pero nunca oí contar cómo apareció. Cosa extraña, si lo piensas. Me pregunto cómo es que no se le ocurrió a nadie inventar una historia sobre el particular. -Con los niños, nunca se sabe. Ellos tienen su propia mitología. Ése...