Noticias viejas

Asesinos del Zodiaco
Asesinos del Zodiaco

—¡Es el apocalipsis, Pedro! —gritó Jacobo a medida que una explosión abrasó el cielo. El centro de la ciudad, el cual estaba próximo al hogar de Jacobo, se llenó súbita y violentamente de gritos y explosiones brillantes.

Ya teniendo flashbacks de la Segunda Guerra Mundial, Jacobo comenzó a entrar en pánico aún más cuando vio personas arrastrando los pies desde y hacia el lugar de las explosiones.

Pedro, su viejo perro leal, les gruñó débilmente a las personas que iban de paso. Parecían ser cadáveres andantes, y esto se volvió claro para Jacobo después de que otra explosión brillante encendiera el área lo suficiente como para que sus ojos ancianos vieran con claridad.

Jacobo se giró hacia la puerta y jaló a Pedro del collar. El sabueso entró dando tumbos con Jacobo cuando tiró la puerta de golpe y se ocupó en asegurar los múltiples candados en su casa.

Después de haber clausurado su residencia y de haber fijado las barras en las ventanas, amasó el coraje para asomarse por la ventana. Ahí afuera, el cielo destelló con explosiones que sacudieron su casa.

Súbitamente, un rostro apareció justo en frente de él. Asustado, se fue de espaldas y cayó contra la mesa de café.

—¡Sé que estás ahí, viejo! —gruñó el sujeto de afuera. Con la iluminación dentro de la casa, Jacobo pudo ver las marcas de quemaduras y carne faltante en el rostro de la persona.

Gritando salvajemente, Jacobo apagó las luces y corrió hacia su habitación en el piso de arriba. Pedro estaba justo detrás de él.

El hombre de afuera aporreaba la puerta. Después de unos cuantos minutos jadeantes, los golpes se detuvieron y Jacobo supuso que el hombre traería a toda una horda de sus amigos de ultratumba para llevárselo.

Se acercó a su tocador y apartó los calcetines, sacando una pistola.

—Han estado diciendo que el apocalipsis zombie se acercaba, Pedro. Lo leí en el internet. Ahora es real. Lo siento, viejo amigo —explicó, apuntando la pistola a su compañero de toda una vida, el cual se encontraba enrollado en una pila de los periódicos de esa semana.

El perro murió con nada más que un quejido silencioso. Luego, Jacobo giró el arma hacia sí mismo.

—Hice planes muy cuidadosos para esto, pero ahora ya saben que estoy aquí. Maldición, Sandra; iré a verte —concluyó antes de jalar el gatillo.

Pero ese no fue su último pensamiento.

La última cosa que pasó por su mente —en los últimos segundos que retuvo su vida y aliento— fue el encabezado de uno de los periódicos debajo de Pedro: «Fiesta de disfraces zombie para noche de brujas»


Subido por: Naaga

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related Posts
Asesinos del Zodiaco

Cabezas Decapitadas

Nadie hubiera supuesto que aquellos siete personajes sentados alrededor de la larga mesa de banquetes se pudieran considerar…
Read More
Asesinos del Zodiaco

El pájaro rojo

Esta es mi historia… Mi pequeña familia, constituida por mis padres y yo, sufrimos una pérdida muy grande:…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Amityville

Existe una vivienda de tres pisos, ubicada en el número 112 de Ocean Avenue, de Amityville, Estados Unidos.…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Amor suicida

**** Alguna vez has enloquecido por amor? si es asi entonces lee esta historia No sabes el gusto…
Read More
Allá afuera

SCP-1539

Ítem #: SCP-1539 Clasificación del Objeto: Seguro Procedimientos Especiales de Contención: El //20, el punto de origen estacionario…
Read More
Asesinos del Zodiaco

El árbol del vampiro

Se cuenta que en Guadalajara (Jalisco/México) existía un vampiro que se alimentaba de sangre humana. Inicialmente el hematófago…
Read More
Asesinos del Zodiaco

La avioneta

Año 1992, era un sábado cualquiera, estábamos yo con mis amigos jugando fútbol en una cancha cerca de…
Read More