Miedo en el campamento

Allá afuera
Allá afuera

Ustedes ni se imaginan lo que pasé aquella noche, el 23 de septiembre de 1995. Yo empecé ese día pensando que iba a ser el mejor, era un día que había esperado por todo el año. Ese día nos íbamos de campamento en la escuela, donde nos íbamos a un lugar grande, dos días y una noche.

Allí nos divertimos mucho, todos los años tenemos un campamento. Pero el de este año fue el peor, pero doy las gracias a Dios a que todavía estoy vivo.

Llegamos y jugamos con los maestros, al voley, fútbol, basket y otros muchos juegos en el hermoso lugar, que tenía un pequeño bosque y tres canchas de fútbol.

En la noche, le pregunté a un maestro si el lugar estaba vigilado por guardias o policías, y me dijo que estábamos bien seguros. Pero no me contestó la pregunta.

Jugamos a un juego en la oscuridad, en el que había que esconderse en el bosque. Fui con mis amigos David, Federico y Nicolás.

Nos escondimos bien seguros para que no nos encontraran. Donde podíamos ver todo, pero no nos veían a nosotros. Vimos pisadas de un pie de un hombre mayor al lado nuestro.

—Debe ser algún pósito natural —Dijo Nicolas, pero no me quedé seguro. Al rato de que no nos encuentren, estábamos aburridos, pero el lugar era escalofriante, y nos llamaba la atención el frío que hacía.

Escuchamos pasos entre las ramas. Yo tenía miedo, un calor me subió por todo el cuerpo. Cuando me dí vuelta para hablarles a mis amigos no estaban, se habían ido corriendo y me habían dejado. Los pude ver a lo lejos corriendo. El corazón me latía fuerte.

—Chicos, espérenme —Aunque yo sabía que corrían por el juego, tenía miedo de estar solo en el lugar.

Salí corriendo y ellos no se daban vuelta ni para mirarme. Me di un tropezón con una rama y los perdí de vista. Me limpié un poco, y me arrastré por el suelo porque me dolía mucho la pierna. Me moví entre unos árboles, y encontré a Lucas, un amigo del curso.

—Lucas, me alegra encontrarte —Él no contestó —¿Qué pasa?

—Lo vi y tenía un tremendo rasguño en el brazo. —Fue un perro grande, muy grande -—Me dijo él, casi llorando.

Yo pensé “Cómo podría haber un perro, lo lleve de a poco hacia donde los maestros, pero ellos no estaban.

—¿Dónde está? —Dije yo, tienen que estar donde comíamos la cena a la noche, que era un quincho con luz y todo, estaba ahí, pero apagado, casi destruido y desolado. Miré a Lucas y él tampoco decía nada. No había chicos, ni maestros, no había rastro de nadie. Lucas empezó a reírse, pero con una risa malévola, y yo me aleje de él. Se cayó al piso y empezó a dar vueltas. De pronto comenzó a tener convulsiones, y yo le gritaba, pero no sabía qué hacer.

Su rasguño empezó a hacerse más grande. Lucas dejó de convulsionar y quedó quieto. Él murió. Nunca me puedo sacar esa imagen de la cabeza, a él muerto, en ese lugar tan solo, oscuro, en la noche, desolado. Llegó la policía, porque los llamé. No pudieron encontrar a nadie. Los doctores no pudieron explicar la muerte de Lucas. Encontraron a un perro poco después, pero parecía bueno. En cuanto yo, todavía me queda el miedo de ese día, fui el único “sobreviviente”, pero no lo puedo explicar.

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Asesinos del Zodiaco

Habitación Cero

Ha pasado un tiempo desde que he escrito algo relacionado con la corporación de Disney, y estoy seguro…
Read More
Asesinos del Zodiaco

El Furby

“Los Furbies eran unos juguetes muy populares en los años 90 y apenas dejaron de producirse en el…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Tinta roja

En los pueblos o ciudades pequeñas abunda el arte urbano, rondando las paredes durante la noche. Esos pueblos,…
Read More
Fuente

Nodens

Apariencia: Suele mostrarse como un hombre anciano de poblada barba, ataviado con una larga túnica y montado e…
Read More
Asesinos del Zodiaco

"e;YO GANÉ"e;

-¿¡Quién gana?!, ¿¡tú o yo!? La madre de Nataly estaba regañándola y conduciendo a la vez. Como siempre,…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Ephippas

En el Testamento de Salomón, se dice que este demonio tiene el aterrador poder de asumir la forma…
Read More