Mi primer viaje astral

Allá afuera
Allá afuera

Dicen los que sufren de parálisis del sueño que es la sensación más terrorífica que un ser humano puede experimentar y, aunque no todo el mundo sufre de ella, no son pocos los que han vivido esta experiencia.

La parálisis del sueño es una incapacidad transitoria para realizar cualquier tipo de movimiento voluntario que tiene lugar durante el periodo de transición entre el estado de sueño y el de vigilia. Puede ocurrir en el momento de comenzar a dormir o en el de despertarse y suele acompañarse de una sensación de gran angustia. Su duración suele ser corta, generalmente entre uno y tres minutos, tras los cuales la parálisis cede espontáneamente. Durante el episodio, la persona está totalmente consciente, pero es incapaz de moverse o hablar, lo que puede provocar gran ansiedad. Sin embargo, no existe ningún peligro para la vida, pues los músculos respiratorios siguen funcionando automáticamente.(Alonso)

A pesar de ser un trastorno inocuo para el cuerpo, la mente sufre auténticas y vívidas pesadillas durante los pocos minutos que puede durar la parálisis. Los afectados tienen los ojos abiertos y pueden ver y pensar con normalidad, pero carecen de control alguno sobre ninguno de los músculos del cuerpo, párpados incluidos. Normalmente se pueden diferenciar varias fases alucinatorias en este proceso:

  • Sensación de presencia: es una sensación mediante la cual los afectados sienten una presencia en la habitación, pero no pueden corroborar sensorialmente su naturaleza ni ubicación.

  • Presencia peligrosa: los afectados sienten o perciben una amenazadora presencia -generalmente sobrenatural- que trata de hacerles daño o raptarles. La mente reacciona con terror y urgencia de despertar, aunque resulta imposible ya que se carece de control sobre los mecanismos del organismo que permiten movimiento o vigilia.

  • Alucinaciones visuales: se perciben objetos o presencias más o menos definidas. Algunos afectados relatan que han presenciado figuras oscuras al pie de la cama, así como calaveras, figuras fantasmagóricas etc.

  • Alucinaciones auditivas: al igual que en las visuales, se tiene la convicción de que los sonidos son reales y que provienen del exterior más que de su mente. Son sonidos elementales, mecánicos e intensos, como zumbidos, rumores, siseos, correteos, rugidos, campanadas, golpes, vibraciones, silbidos, chillidos, rechinadas y gimoteos. También voces humanas que emiten mensajes ininteligibles.

  • Alucinaciones táctiles: comunes y relacionadas con la presencia intrusiva; incluye la sensación de que el colchón se hunde, que alguien se sienta, que le retira las sábanas o que le agarra de las manos.

  • Dificultades respiratorias: sensaciones de sofoco, asfixia, estrechez y estrangulamiento. La mente interpreta que al no carecer de movimiento voluntario sobre los músculos, tampoco se puede controlar la función respiratoria.

  • Experiencia extra-sensorial: un porcentaje de los afectados relata como han sentido la sensación de flotar, elevarse, e incluso salir conscientemente del cuerpo y observarse a si mismos desde arriba (viaje astral).

Existen varios niveles de parálisis del sueño, aunque algunos testimonios recogidos a lo largo y ancho de internet rezan así:

“Recuerdo una sensación de descontrol de mi cuerpo tan grande… que no, ni siquiera podía cerrar los ojos. Pero no porque no pudiera simplemente porque te paralizas y no piensas en cerrar los ojos, no se te ocurre eso. Recuerdo que solo pude hacer una cosa y fue intentar gritar con todas mis fuerzas esperando que me oyeran en casa pero cuando gritaba por muy fuerte que lo hiciera solo salía aire, nada de sonido. Creeme, es algo muy agobiante. Es un puto sueño pero es como si fuera más “real” Tú en el momento de sentirlo crees que te has despertado, no tienes la sensación de estar soñando sino de estar despierto.”(Adrenalyn)

“Mi madre tuvo una vez una parálisis del sueño. Me contó que se había despertado y que no podía _

“También coincido en lo de que el cuerpo no responde y no puedes apartar la vista por mucho que te horrorice lo que ves, y que intentas gritar y no sale sonido alguno aunque en mi caso un par de veces de tanto luchar con el sueño me he despertado gritando de verdad.”(Ruffneck)

_“Debido a la confusión del momento mi cerebro me jugó una mala pasada y sentí unas manos grandes y con dedos largos sujetandome el brazo izquierdo. Notaba la presión de esas manos. Intenté mover la cabeza para ver quien o que me estaba sujetando, pero no podía mover la cabeza, sólo los ojos y cuando los gire para ver. No vi nada más que oscuridad, el armario y los muebles habían desaparecido. La habitación estaba vacía, sólo estaba la cama yo y esa “cosa” que me agarraba. Intente gritar pero mi boca no respondía, no salia ningún sonido de mi garganta.Tenía toda la parte izquierda del cuerpo paralizada
— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Asesinos del Zodiaco

Mapachi y conejo

Conejo se encontraba realmente molesto. No sabia como hablar con el sin manchar aun mas la situacion, pues…
Read More
Asesinos del Zodiaco

20 Preguntas

En las primeras horas de la noche, cuando he tomado demasiada cafeína, suelo encontrarme haciendo esos estúpidos test…
Read More
Allá afuera

SCP-1027

Ítem # : SCP-1027 Clasificación del Objeto : Euclid Procedimientos Especiales de Contención : SCP-1027 debe ser alojado…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Espectare sufra te

Siempre escuchamos historias de fantasmas en las escuelas. Sin importar en cual escuela hallas estado, nunca falta alguna…
Read More
Allá afuera

El monje sin cabeza

Esta leyenda proviene de Barranco, un hermoso distrito histórico de Perú. Tiempo atrás, había un religioso con muy…
Read More
Allá afuera

Bipo

Invierno del 73 Por primera vez en muchos años, había nevado en Argentina. Los árboles estaban cubiertos por…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Pipo

Un tío mío, le decíamos Pipo, murió en un accidente automovilístico a sus 18 años, yo todavía ni…
Read More