Mi bendita maldición

Asesinos del Zodiaco
Asesinos del Zodiaco

Mañana de fría lluvia, como fría se encuentra mi pobre alma;
Celestes lágrimas que purifican la tierra, bañando sus seres…
La ansiada luz solar se oculta, cautiva entre nubes
Permitiendo a Eolo desplegar la fuerza del gélido viento.

Aroma suave a tierra mojada,
Fugaz y cristalino el sonido del agua
Borra las tenues huellas de aves ausentes.

Temor y llanto, furtivos acordes de la soledad arcana;
Visiones de piedad, maldición del pasado cruel
Que hoy, a la par con la lluvia, se hace presente…

Descubro, entre lágrimas de sal y retazos de mi vida,
Que todavía existes, que aún eres,
Que sigues formando parte de mi oscura existencia;
Sigue grabado tu recuerdo en la roca de mi memoria,
Y que, invisible, estás a mi lado como brisa cercana
Y, aunque lejano te encuentras, la ausencia no basta.

¡No es posible! Continúas aquí sin que pueda borrarte,
Aún cuando mi deseo más fuerte es alejarte
E impedirle a mi boca volver a llamarte.

Tan solo anhelo que mi corazón olvide
La forma precisa y exacta de conjurarte,
Y de una vez por todas enterrarte en el olvido,
Sepultarte para siempre y jamás volver a invocarte.

Pero hoy me doy cuenta
Que cuando más ferviente es mi deseo,
Más se torna poderoso tu recuerdo;
Y aunque intente, seguiré sin lograrlo
Porque es mi marca la fatalidad de tu abandono.

Marcando en mí, te fuiste, la llaga de tu adiós,
Sellaste mis labios para solo deleitarme con tus besos,
Le prohibiste a mi corazón olvidar tu sonrisa,
Y simplemente me arrancaste la voluntad y el amor.

Mis estigmas infectados son mi calvario,
Y no olvidar tu presencia es mi cruz.
Dime ¿qué debo hacer para dejarte,
Para abandonar tu recuerdo y desprenderme de ti?

Quisiera verme libre algún día, algún momento
Y sacarte de mí, de una vez por todas, para siempre…
Me gustaría en verdad dejar tu rastro y no seguirte,
Y saber que ya no serás una parte de mi existir.

Solo espero que aquel día llegue pronto
Y, por fin, volver a vivir mi propio destino
Libre de ti, de tu sombra, de tu cruel y agridulce recuerdo,
Volar, sonreír, amar de nuevo, existir de nuevo.
Y ver alejarse de mí los instantes más sombríos
Más oscuros, más despiadados que me dejó tu presencia,
Empezar de nuevo, sin ningún otro mal recuerdo,
Porque lo mágico y hermoso que viví alguna vez a tu lado.
Fue como una ligera probada de dicha y alegría
Que sé que podré disfrutar de mejor manera y con mayor intensidad,
Ya sin el peso de tus cadenas, sin tu invisible presencia… Sin tu maldito recuerdo.

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Allá afuera

El Demonio Verde

En otro universo, lejos del de nuestra joven tierra en sus primeros añosexistía otra raza diferente a la…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Los 12 sonidos

Era el año de 2005, recién había obtenido suficiente dinero como para poder pagar una buena conexión de…
Read More
Asesinos del Zodiaco

SCP-521

Ítem #: SCP-521 Clasificación del Objeto: Seguro Procedimientos Especiales de Contención: SCP-521 debe ser almacenado en el Armario…
Read More
Asesinos del Zodiaco

El punto

Yo vivía con mi madre en la cima de una colina, y era feliz con mi vida, dibujaba…
Read More