Mancha Ciega

Asesinos del Zodiaco
Asesinos del Zodiaco

¿Alguna vez has oído hablar del punto ciego? Seguramente sí, sabrás que es una zona en la que un ojo carece de células sensibles a la luz, por lo que es imposible distinguir lo que hay en ese pequeño punto. El cuerpo humano evolucionó en una forma tan perfecta, que encontró la manera de erradicar la mancha ciega.

Al tener dos ojos, la información pasa de uno a otro, es decir, puedes ver lo que hay en el punto ciego de un ojo en tu otro ojo y viceversa. ¿Pero te has puesto a pensar por qué carecemos de esas células solo en una pequeña parte de las pupilas?

Como te dije antes, el cuerpo humano es perfecto, y ahora te contaré, amigo lector, el porqué es mejor no tener esa sensibilidad en esa parte. Supervivencia es la palabra para explicártelo.

“Ellos” han perseguido a la humanidad desde tiempos ancestrales, “Ellos” son la causa de que nunca estés solo; seguramente alguna vez has sentido que hay alguien vigilándote de cerca, pero realmente no hay nadie.

En el techo, en el cuarto de baño, en tu cama cuando duermes, aun cuando no hay nada de aterrador en el ambiente,“Ellos” siempre están ahí, y lo estarán hasta el día en el que reclamen tu desdichada alma.

No tengo mucho que decirte sobre “Ellos”: son blancos, altos, y carecen de brazos, su cara no es tan diferente de la tuya o la mía, tienen las facciones de una persona normal. No suena tan aterrador, ¿verdad?, pero al momento de que empieza a abrir su aparentemente pequeña boca, el horror comienza. No tiene dientes ni lengua, en su lugar hay ojos, ojos humanos de distintos colores y aún moviéndose. Cuando abren sus párpados ya no son lo que eran, ahora son los labios de dos pequeñas bocas en donde deberían estar los globos oculares.

Ahora que los has imaginado, te preguntarás cómo es que yo los conozco. Para empezar, te diré que todos, absolutamente todos los habitantes de la tierra, tienen uno, o al menos esa es mi teoría después de investigar un poco. Si vienes de una familia católica seguramente tu madre, cuando eras pequeño, te habrá dicho que todos tenemos un ángel de la guarda, que es el que nos protege y que siempre va con nosotros a todos lados; pero no lo son, no son ángeles, no son buenos, no te protegen, ellos lo único que quieren son tus ojos para saborearlos y después añadirlos a su colección.

No puedes evitarlo, tarde o temprano morirás y ellos vendrán por tus ojos y por tu alma, pero no te sientas mal. Cuando eso pase, estarás al lado de tu familia. Sí, leíste bien: ellos ya se han llevado a tu abuelo o a tu abuela, a cualquiera que haya muerto de tu familia. Se llevarán a tus hijos al final de sus vidas. Ellos han seguido el linaje de tu familia desde que esta empezó.

Creo que me fui un poco por las ramas. Volviendo al punto inicial, ¿te apetece ver a tu inusual acompañante? Si respondiste afirmativamente, tu primera y única advertencia dicta que no hables con Ellos, no hables mientras los ves, no abras la boca por nada del mundo, por eso te recomiendo hacerlo solo la primera vez.

Ahora tienes que hacer esto en la noche, gracias a la negra oscuridad podrás ver el blanco de su piel con mayor facilidad. Tapa uno de tus ojos con tu mano, ahora trata de enfocarte en un objeto sin parpadear y sin mirar a otro lado. Te resultará un poco difícil las primeras veces que lo intentes, pero al concentrarte y no pensar en nada más, lo conseguirás. Hecho esto, empezarás a notar que todo se vuelve negro, pero no es una oscuridad hecha por algún ente del mal, no, lo que estás haciendo es revertir el proceso de la vista, haciendo ciego a tu lado sensible a la luz y convirtiendo a tu punto ciego en uno mucho más sensible que el ojo promedio.

Tu visión se tornará gris, y el que solía ser tu punto ciego será totalmente negro; después de hacer esto, estás listo para conocerlo. Retira la vista del objeto en el que estabas enfocado, pero aún no parpadees. Empieza a ver tu alrededor pero sin girar tu ojo, moviéndote con tu cuello. Ahí, en el rincón lo verás.

Verás sus largas piernas moviéndose hacia ti, pero no te asustes, no grites. Recuerda que no puedes abrir la boca. Él no puede hacerte daño aún, no puede tocarte. Al ver tu cara de asombro, él sonreirá, una muy pequeña sonrisa, entonces abrirá su enorme boca y verás los ojos, esos ojos tratando de ver su alrededor. Se acercará más a ti, quiere hacerte gritar para meter su pie y sacar tus ojos de raíz por tu boca, para saborearlos con sus pequeñas bocas y unirte antes de tiempo a tus ancestros.

Dicho esto, te dejo bajo tu propia responsabilidad. Notarás que los acompañantes de tu familia son iguales al tuyo mientras que el de personas ajenas a tu linaje será diferente.

Algunas cosas finales: no importa lo que hagas, yo te tendré. No me veas por mucho tiempo, suelo irritarme un poco. Ahora apaga el ordenador, creo que tu madre te llama.

Creación de Alfthrasher Gonzalez

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts

Amorfo

El amorfo es un ser muyextraño… Si es que se le puede llamar así.Como su nombre lo indica,…
Read More
Asesinos del Zodiaco

El hombre gris

Una fría y brumosa mañana de otoño (era 31 de octubre, concretamente), el Bar de Manolo sólo tenía…
Read More
El Puente Negro

Aquello

Nunca más vuelvo a ir a un cementerio, gracias a eso tengo un fantasma en mi espejo. Tengo…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Flauros

En la Pseudomonarchia Daemonum de Wierus, este demonio es un duque que comanda veinte legiones. Aparece en la…
Read More
Allá afuera

John Titor

Internet es uno de los principales descubrimientos de toda la historia de la humanidad. Su manera de masificar,…
Read More
Asesinos del Zodiaco

El almacén

Año 1356. Inglaterra. Manicomio “Bethlem Royal Hospital”. Carta de Bryan Shegle a su mujer. Nunca llegó a recibirla.…
Read More
Asesinos del Zodiaco

El Caleuche

No era un pueblo, no podía serlo, se trataba sólo de un pequeño número de casas agrupadas a…
Read More