Los Reyes Magos

Asesinos del Zodiaco
Asesinos del Zodiaco

Antes de nada, me gustaría avisar a los que ahora estén leyendo estas palabras, pues deben tener cuidado, porque esto me sucedió a mí y puede servirles de advertencia para que tengan precaución…

Reyes Magos


Todo comenzó con aquel mágico día como lo era el día 5 de enero. Esto pasó hace ya algunos años, y me parece importante resaltarlo. Cuando estaba a punto de acostarme, como todo niño de 7 años, estaba nervioso. Me encantaban los regalos. ¿A qué niño no le gustan? Me lavé los dientes, luego mi madre me acompañó a la cama para darme un beso y desearme buenas noches.

Una vez que las luces se hubieron apagado, cerré los ojos, pero me costaba conciliar el sueño porque estaba muy nervioso. Sabía que debía dormirme, porque sino los Reyes Magos no me traerían mis regalos. Ese año me había portado muy bien, habría bastantes regalos bajo el árbol a la mañana siguiente.

Cuando al fin me dormí, tuve un sueño que jamás olvidaría. No soñé con lo que me encontraría debajo del árbol por la mañana, ni imaginé la felicidad con la que abriría los regalos, sino que soñé con los Reyes Magos. Qué sueño más bonito estarán diciendo, pero no lo era… Los vi bastante desfigurados, los tres quietos, de pie y muy silenciosos. Yo me encontraba frente a ellos, también de pie. Sabía que eran ellos por los ropajes que llevaban y por las largas y prominentes barbas que tenían. Me miraban fijamente con unos ojos que no eran para nada amables ni felices, como deberían ser. Más bien, parecían no tener ojos y, tras los pelos grises de sus barbas, había una sonrisa en la que se podían observar unos dientes amarillos y afilados. Uno de ellos, quien supuse era Baltasar por su oscura piel, me señaló con un dedo largo y huesudo, y me dijo con una voz fría:

-Vamos a por ti.

Y los tres se rieron al unísono con unas risas chirriantes y horrendas. Yo me giré asustado y eché a correr, mientras oía las frías y fúnebres risas de esos demonios…

Me desperté sudando y con lágrimas en los ojos. Estaba muy asustado por la pesadilla que acababa de tener. ¿Quiénes eran esos tipos? No podían ser los Reyes Magos que yo me imaginaba en mi mente infantil, ¿cómo sabían mi nombre? Intenté relajarme.

Me levanté de la cama y fui al baño a beber un poco de agua. Cuando volví a mi habitación, comprobé el reloj y vi que eran las nueve de la mañana. Automáticamente se me olvidó todo lo referente a la pesadilla que acababa de tener y corrí a la habitación de mis padres y les desperté. Una vez estuvimos todos levantados fuimos al salón y comprobamos que debajo del árbol había un montón de regalos. Yo estaba eufórico y ansiando poder abrir mis regalos, hasta que me fijé en algo que había pegado en unas de las ramitas de nuestro árbol de Navidad. Fui a comprobarlo, ya que mis padres no parecían haberse fijado en eso.

Era una nota. Estaba escrita con una letra bastante bien hecha con unos trazos muy limpios, en la que decía lo siguiente:

“Aún no es el momento, chiquillo, pero pronto lo será. Y cuando ese día llegue, tú serás nuestro.” RM.

Han pasado muchos años desde ese día. Ahora con 16 años, tengo una novia estupenda, unos buenos amigos y unas notas buenas notas, si descontamos las matemáticas. Pero nada fue lo mismo desde aquel fatídico día que leí la nota, sin lugar a dudas escrita por los Reyes Magos. Cada día, me acuesto con miedo a volver a tener una de esas pesadillas, pero nunca las he vuelto a tener, y después de investigar mucho y de esperar, he dado por sentado que esa pesadilla y aquella nota fueron fruto de mi imaginación.

Todo cambió cuando volví a soñar con ellos. No era la noche anterior al día de Reyes, sino que aún era diciembre. En el sueño, estábamos yo y mi novia cogidos de la mano, paseando por el parque. Su pelo oscuro que le llegaba a los hombros ondeaba con el viento, y de vez en cuando me miraba con unos ojos marrones y radiantes. Todo era perfecto. La temperatura en el parque era muy agradable. Pero, de repente, se levantó un gélido viento que nos empujó hacía atrás y caímos al suelo. Solté la mano de mi novia y se la llevó el viento, junto con las demás personas que estaban paseando por el parque, los árboles y los animales y todo lo que había excepto yo.

Todo se quedó oscuro y con un ambiente espectral. Yo estaba jadeando y buscaba por todas partes algún indicio de vida, y chillaba el nombre de mi novia, pero nadie respondía. En ese momento me giré y los vi. Vi a aquellos Reyes Magos que aparecieron en mi sueño nueve años atrás. Vestían de la misma manera, sus barbas eran igual de largas y sus frías sonrisas aún seguían ahí, las oscuras cuencas de sus ojos aún me observaban, solo que ahora había un pequeño y tenue brillo en ellas. Los Reyes eran diferentes, mucho más escuálidos que la última vez, sus rostros rodeados de arrugas e imperfecciones. Ahora sí que eran absolutamente terroríficos. El mismo Rey Mago que me había señalado la última vez, el de piel oscura, volvió a señalarme, pero esta vez dijeron los tres a la vez con una voz mucho más fría y chirriante:

  • El día está a punto de llegar. Disfruta de lo que te queda de vida, pues dentro de 27 días, la noche del 5 de enero, vendremos a buscarte… Y serás nuestro.

Y seguido de estas horribles palabras, rieron otra vez, pero mucho más fuerte. El sonido me envolvió y un miedo atroz hizo presencia dentro de mí. Caí de rodillas al suelo sin poder aguantar más tiempo esa risa inhumana y todo se volvió negro.

Al día siguiente, me desperté con mucha fiebre y unas bien marcadas ojeras, por no hablar de que estaba demasiado pálido. Mis padres llamaron al colegio para informarles de que no asistiría a clase ese día y probablemente el siguiente tampoco. Fuimos al hospital y me dijeron que no era nada, únicamente falta de sueño y estrés. Yo no me lo creía. Yo sabía perfectamente qué era. Pero no podía decírselo a mis padres, ya que no me creerían y me tomarían por un loco, aunque si intentarían ayudarme. No sabía muy bien qué hacer. Estaba aterrado. Era todo real. Ellos vendrían a por mí y… y… a saber lo que me harían esos maníacos. Por un momento pensé que me estaba volviendo loco. Y probablemente así fuera. No estaba seguro de nada. Solo estaba seguro de que mis días estaban contados.

Por la tarde llamó Sara, mi mejor amiga, para preguntarme por mi estado. En un principio pensé que sería mi novia, pero ella tampoco había asistido a clase, así que no sabía que estaba enfermo. Sara era la persona en quien más confianza tenía. Cité a Sara en el parque que está en frente de mi casa. Yo me encontraba mejor, así que les dije a mis padres que mañana podría ir sin problemas al instituto.

Cuando llegué, no había nadie en el parque, y me pareció oír la chirriante risa de los Reyes Magos en el gélido viento que corría. Me percaté que estaba en el mismo parque que en mi sueño. Mala señal. En un principio no lo había reconocido. Minutos después, llegó Sara, con su pelo rubio oscuro colgando de ambos hombros. Llevaba puesto un forro polar y un abrigo que le quedaba un poco grande. Me levanté, nos abrazamos y dimos un paseo por el parque para entrar un poco en calor. Estuvimos hablando un poco de nuestras cosas, y seguidamente, empecé a contarle la primera pesadilla que tuve, el incidente con la nota yla última pesadilla de anoche.

Como yo había presupuesto, lo primero que me dijo cuando acabé, fue que los Reyes Magos no existen, cosa que supuestamente era cierta, pero que yo sabía que era muy real; en el fondo ella también estaba asustada por la coincidencia de la primera pesadilla y de la segunda. La dije que no sabía muy bien cómo actuar, pero que había que prepararse para lo peor. Ella lo atribuía todo a una mera coincidencia. No me ayudó mucho, pero por lo menos me sentía más calmado.

Los días pasaban fríos y lentos. Yo ya me había acoplado a las clases y no parecía muy preocupado por el asunto, pero noche tras noche, los veía. Veía a esos monstruos cada noche en mis sueños. Cada vez aparecían de manera diferente, pero siempre con el mismo aspecto, recordándome que faltaba poco para que llegase el día.

Y el día llegó. Era 5 de enero. Estuve todo el día pensando sobre qué hacer cuando llegase el momento, hasta que me harté y decidir actuar con soltura, improvisar. Cuando cayó la noche fingí acostarme, pero estaba despierto y atento a cualquier movimiento en las sombras. Pasaron las horas, y mis padres se acostaron. Seguido de esto, mi puerta se abrió con cuidado, y oí una voz chirriante y fantasmal que decía.

  • Veeeeennn.

Me levanté de la cama y salí de mi cuarto en dirección al salón. Cuando llegué, baje la mirada y debajo del árbol pude distinguir unos regalos. Los regalos que los auténticos Reyes Magos habían puesto: mis padres. De repente, puede entre ver un rápido movimiento en la oscuridad casi absoluta del salón. Giré mi cabeza y vi a esos monstruos frente a mí. Vistos en verdad eran mucho más terroríficos que en mis sueños, pero tenían el mismo aspecto horrible y desprendían un aura de miedo. Nos estuvimos observando durante un tiempo. Yo estaba temblando de miedo y ellos sonreían como solían hacer. Fui yo el que rompí el silencio:

Reyes-magos 01

  • ¿Quiénes sois?

La pregunta era muy obvia, pero la repuesta de los Reyes Magos fue muy distinta a lo que me había imaginado.

  • Tu miedo nos alimenta, tu terror y tu pavor nos atrae, tus dudas nos divierten y tu vida nos pertenece. Somos criaturas del averno, creados con un solo fin: el de provocar el caos. Somos heraldos del mismísimo Satanás, creados para provocar la muerte. Somos los Reyes, los Reyes Magos, creados para llevarnos las vidas de los mortales.

La voz chirriante, su manera hipnótica de hablar, me provocó más miedo que nunca, me sentía paralizado del terror. Era incapaz de moverme, incapaz de hablar, incapaz de respirar. Me estaba ahogando. Me dolía la cabeza. No podía reaccionar ante tales seres.

Entonces un chispa se iluminó en mi cabeza. Les alimenta el miedo. Si no tengo miedo no me pueden tener. Debía superarlo, superar el inmenso pavor que sentía al verles. Alcé la cabeza y les miré a las cuencas vacías de sus ojos.

  • No me tendréis, jamás me tendréis.

Los Reyes quitaron su sonrisa y, de repente, como si no se esperasen mi reacción, se miraron los unos a los otros. Aquello me dio valor e intenté pensar en las cosas buenas que había vivido esos últimos días, y pareció funcionar, ya que los Reyes retrocedieron. Por lo visto, no se habían enfrentado a nadie capaz de luchar contra su influjo. Así que seguí.

  • Los Reyes Magos no existen, solo son una creación infantil. Vosotros en realidad no existís. Únicamente sois seres que deambulan sin propósito fijo asustando a unos críos.

No sabía muy bien cómo seguir, pero no fue necesario continuar, pues estos, incapaces de reaccionar ante mis palabras, desaparecieron disolviéndose en humo.

En un momento el miedo se fue y dejé de temblar, y me asombré. ¿Había pasado tanto miedo para esto? Entonces me di cuenta de una cosa. Volverían. No sé cómo estaba tan seguro, pero sabía que volverían buscando venganza, y en ese momento no me podría librar de ellos tan fácilmente.

Por eso estoy escribiendo ahora esto, para avisar a todo el mundo que esté viviendo lo mismo que yo, que se encuentre en una situación semejante a esta, o que haya tenido cualquier clase de pesadilla con los Reyes Magos. No sé si viviré mucho tiempo más, pero de algo sí que estoy seguro, y es que de estos Reyes no se puede escapar…

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Asesinos del Zodiaco

Tails Doll

Todo sucedió en el año 1980 en Los Ángeles, California. Allí, cierta noche la madre de un niño…
Read More
Asesinos del Zodiaco

SCP-330

Ítem #: SCP-330 Clasificación de Objeto: Seguro ** muestras deben ser removidas de SCP-330, excepto durante exposición de…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Sueño recurrente

El titánico rostro diabólico flota en el cielo nocturno. Su tamaño y distancia son imposibles de precisar; kilómetros,…
Read More
El Puente Negro

SCP-716

Ítem : SCP-716. Clasificación del Objeto :Euclid. Procedimientos Especiales de Contención :El área de contención debe ser revestida…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Joliet

La historia de Joliet se remonta a 4 generaciones atrás, Anna G, la actual dueña del objeto dice…
Read More
El Puente Negro

Ángel Suicida

Bien, esta es una historia basada en hechos reales, ocurrió en Argentina, Buenos Aires. Hace bastantes años hubo…
Read More
Allá afuera

SCP-092

Ítem #: SCP-092 Clasificación del Objeto : Seguro , y deben ser almacenadas en casilleros estándar de objetos…
Read More
Allá afuera

SCP-419

Ítem #: SCP-419 Clasificación de Objeto: Seguro Procedimientos Especiales de Contención: SCP-419 debe mantenerse dentro de un marco…
Read More
Prólogo (Zalgo)

Rey suicida

La baraja está compuesta por capas de significado y simbología que se remontan a varios siglos atrás, los…
Read More