Loretta Nguyen

Asesinos del Zodiaco
Asesinos del Zodiaco

Era una noche muy oscura, en un verano muy cálido. La joven de cabello oscuro con coletas, observa con sus ojos azules a su próxima víctima, con determinación y planificando su ataque. No era la primera vez que apuñala a alguien, pero aún a duras penas sabía qué puntos eran mejores para cercenar con una navaja.

¿Por qué había empezado a matar? Algunos pensarían que sería por su esquizofrenia, enfermedad que ya no le dejaba diferenciar la realidad de la ficción y que la había torturado durante años, pero en realidad, su motivo era mucho más simple. Miedo. Miedo a ser olvidada, a ser una simple existencia más de este mundo y que nadie la recordara. Y cuando vio que en Internet, le daban importancia a ese fenómeno extraño “las creepypastas” ella quiso pasar a formar parte de este canon de leyendas, a poder ser recordada y ser inmortal junto a estas criaturas míticas.

Tampoco es que ella hubiera tenido una buena vida. Su padre era un hombre que siempre había querido tener un chico y su madre lamentaba muchísimo el no tener a un “niño normal”… Algo que a ella siempre le había afectado. Pero ese día, sería otra caza de almas, otro frenesí de éxtasis y placer. Obviamente, no sentiría la misma sensación que cuando mató a su primera víctima, pero el placer de matar para ella era algo increíble.

¡Ya la había visto! Una joven, más o menos de su misma edad, con un pelo castaño y muy largo, piel hermosa y una bonita sonrisa. Su vestimenta por el contrario iba con ropa de chico, algo que la hacía parecer un poco “marimacho”.

“Menuda zorra, seguro que es la típica popular de mierda. Quisiera arrancarle las tripas y comérmelas” – Pensaba la sedienta asesina.

La navaja, resbalaba por sus dedos debido a la emoción del clímax, debía ejecutar rápido su plan. Se dirigió hacia la muchacha por la espalda, con un sigilo inigualable a cualquier monstruo del averno.

  • ¡Es hora de morir! – Gritó la asesina cuando abordó a su victima por la espalda.

La navaja se clavó, pero… No apuñaló nado, simplemente, atravesó el cuerpo de la víctima, como si fuera aire.

  • ¡¿Qué coño!? ¡¿Acoso eres un fantasma?!

La joven de cabello castaño, pasó a través de su brazo como si fuera aire y le susurró:

  • Siento decepcionarte, pero soy mucho peor.

Y le clavó un puñetazo en el pecho que atravesó hasta la espalda todo el brazo.

La asesina, murió al instante, apenas sintió ningún dolor. Fue como si un cañonazo la hubiera atravesado, como mucho, notó cómo la sangre subía hasta la garganta pero se detuvo tan rápido su corazón, que apenas le dio tiempo a reaccionar.

Entonces, Loretta Nguyen hizo desintegrar el cuerpo de su agresora en polvo arrosado y prosiguió su camino hacia su casa.

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Asesinos del Zodiaco

La Beldam

Muchos de ustedes dirán que la siguiente historia es sacada de una película llamada Coraline. Para aquellos que…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Un Show Más: Tú

, conocido por sobrepasar los límites convencionales. Existió de este un episodio por el que Cartoon Network pensó…
Read More
Allá afuera

Adiós, mundo cruel

Mi pintoresco pueblo, visión universal de la calma, cuenta también con una imponente tasa de suicidio. Solíamos culpar…
Read More