La Muñeca

Mi Padre llevaba regalos a diario para todos nosotros, ya que trabajaba en el almacén de una tienda, cualquier mercancía dañada, llegaba a nuestras a manos
0 Shares
0
0
0

Mi Padre llevaba regalos a diario para todos nosotros, ya que trabajaba en el almacén de una tienda, cualquier mercancía dañada, llegaba a nuestras a manos, esa tarde trajo lo más horrible que se le pudo ocurrir, una muñeca, que parecía mirar fijamente a cualquiera que se movía y con esa sonrisa malévola que me erizaba los pelos. Estaba algo mugrosa, así que mi hermana la llevó al baño, se ducharon juntas. Después se sentaron frente al espejo a peinarse, yo no podía creer lo que estaba viendo, la muñeca se levantó de la silla para cepillarle el cabello a mi hermana y cuando me vio los ojos se le iluminaron de rojo como si ardiera por dentro, agarró a mi hermana de la mano y la arrastró hasta abajo de la cama, cuando fui a ver, me agaché, pero ellas no estaban ahí, me brincaron las dos encima, enrollándome en las cobijas, tiré golpes por todos lados, y fue entonces que me gané un castigo, pues golpeé a mi hermanita en el ajetreo.

Por las noche escuché a mi hermana cuchichear, hablando no se qué cosas, alguien le contestaba con una voz rasposa, así que esperé a que los ruidos terminaran y entré en su habitación, golpeé la muñeca con una pala, después fui a enterrarla en el jardín. Durante muchos días mi hermana me acusó con mis padres de que yo había desaparecido a su muñeca, pero nadie podía dar con ella.

Ante los regaños que recibí no pude decir nada, porque no creerían lo que vi, así que solo veía por la ventana que el lugar donde la puse seguía intacto.

Una noche que llovía mucho, llegué tarde de la escuela, vi unas pequeñas huellas de lodo que venían desde aquel lugar que siempre vigilaba, corrí entonces para verificar y la muñeca ya no estaba enterrada. Fui por un hacha y abrí la puerta del cuarto de mi hermana, entre corriendo y me resbalé con lo que yo creía que era agua, pero cuando encendí la luz me descubrí lleno de sangre, mi hermana estaba suspendida en el aire, casi a la altura del techo, la muñeca estaba encima de ella diciendo palabras raras, y poniéndole la mano en el corazón como si hiciera un ritual.

El hacha volaba por todo el cuarto manejada por los poderes de la muñeca, me cortó en el hombro y corrí a meterme al armario, para buscar algo con que atacar, pero al abrir la puerta, cayeron los cuerpos de mis padres, y sus cabezas rodaron por el suelo.

Mi hermanita entonces gritó de horror, y no me quedó mas, que aventarle una de las cabezas, para que se le quitara de encima la fea mona, mi proyectil dio en el blanco y lo aventé tan fuerte que la muñeca salió disparada por la ventana. Pude haberme acercado para ver hacia donde se fue, pero me importaba mas sacar a mi hermana de ahí y ver si estaba herida, porque cayó golpeándose fuerte contra la cama. La llevé donde los vecinos, que nos ayudaron un poco.

La versión oficial es que un ladrón entró y mató a mis padres, pero nosotros logramos escapar, mi hermana no pudo desmentirme porque desde entonces no ha pronunciado palabra alguna, solo terribles gritos de horror que le roban el sueño, está internada en un psiquiátrico desde hace mas de 15 años y yo no puedo pegar los ojos sabiendo que la muñeca aun anda por ahí.

Más relatos interesantes en: cuentosdeterror.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

Los Niños del Terremoto

Una pareja se había mudado a su nueva casa. Transcurridas dos semanas, un día festivo tuvieron oportunidad de descanso y no fueron a trabajar. Pretendían l

Leyenda de Sarah O’Bannon

La humanidad, siempre ha temido a los entierros prematuros, pero este miedo a ser enterrado vivo, alcanzó su mayor apogeo en el siglo XIX, tanto que durant

Leyenda del Krampus

Estas son fechas de Papa Noel o Santa Claus, pero en algunos países de Europa, en el folclore alpino, a los niños malos se los lleva en un saco un demonio

El otro pasajero

Como ya era costumbre un taxista hacia el recorrido nocturno en su zona. Cada noche llevaba como copiloto a su novia, pues la recogía al salir del trabajo

La Amiga Imaginaria

El mito que hoy les vamos a contar no tiene un final feliz, pero vale la pena averiguar la asombrosa historia de terror. En una pequeña ciudad alejada de c