La isla de las muñecas

En una pequeña isla que se encuentra en  Xochimilco México, cuenta la leyenda que Don Julián, una persona mayor que vivía en una chinampa a

En una pequeña isla que se encuentra en  Xochimilco México, cuenta la leyenda que Don Julián, una persona mayor que vivía en una chinampa a la orilla de un arroyo empezó a tener la visita no deseada de una niña que había muerto ahogada en ese mismo arroyo.

Don Julián empezó a recolectar muñecas y colgarlas alrededor de su chinampa ofreciéndoselas como ofrenda de paz y evitar que lo siguiera molestando. Los vecinos afirmaban que por las noches veían a la niña jugar con las muñecas.

A lo largo de los años, este lugar se hizo turístico debido a los cientos de muñecas que había alrededor del hogar de Don Julián. Muchas personas empezaron a regalar sus muñecas que ya no usaban, así que la colección de esta persona fue creciendo aún más.

Muchas personas que visitaban el lugar de noche afirman que al pasear alrededor de esas muñecas sentían presencias, que las muñecas los miraban y es que con el paso del tiempo las muñecas se deterioraron y éstas tomaron un aspecto que a simple vista dan miedo.

Un dato importante es que solo a una muñeca le puso nombre. “La Moneca” y se dice que la encontró tirada en un canal. Esta muñeca era su favorita, ya que él contaba que era milagrosa, que concedía deseos y le ayudaba a correr las malas vibras.

Hoy en día Don Julián ya falleció, pero su hogar y muñecas siguen siendo visitados por miles de personas al año, las muñecas siguen permaneciendo en su lugar.

Las personas que viven cerca de la isla de las muñecas, afirman haber visto el fantasma de Don Julián cuidando a sus muñecas, pues dicen que a lo largo de los años, lo que empezó como una ofrenda de paz se convirtió en su pasatiempo y adoración.

También te pueden interesar
Allá afuera

El hotel de Paco

Un amigo mío, había heredado hace dos años un hotel en medio del desierto, la ventaja era que junto a la carretera era el lugar perfecto para descansar del

El Judas

Existe una tradición conocida como la quema del Judas, en muchos países de Latinoamérica esta práctica es realizada en semana Santa, a excepción de Uruguay

Recordar los Sueños

Tal vez la principal razón por la que olvidamos nuestros sueños, es porque no les damos la importancia debida, lo cual es muy común en nuestra cultura, aqu

El Tatuaje

“El sesos” era un chico desadaptado que trataba a toda costa de ser aceptado en la pandilla del barrio para tener los mismos privilegios que ellos. Llamar