Leyenda de Sarah O’Bannon

Berenice
Berenice

La humanidad, siempre ha temido a los entierros prematuros, pero este miedo a ser enterrado vivo , alcanzó su mayor apogeo en el siglo XIX, tanto que durante esta época, fueron diseñados los ataúdes de seguridad; una caja de muerto provista de una campana atada con un trozo de cuerda, la cual podía ser tirada desde dentro por el presunto muerto y así alertar a los de arriba, que seguía con vida.

Para evitar que la campana se moviera por el viento o cualquier otra influencia externa, la cuerda o cadena pasaba a través de unos tubos, cuidadosamente diseñados para no dejar entrar el agua evitando así que el cadáver se mojara. Por si fuera poco, había un segundo tubo a los pies del ataúd a través, para bombear aire a la víctima en caso de ser necesario, mientras se abría la tumba.

Uno de estos féretros fue utilizado para enterrar a Sara O’Bannon y el cuidador del cementerio, sintió que la sangre se le fue a los pies al escuchar la campana acompañada de una inquietante voz que rogaba por ser desenterrada.

Se acercó entonces el hombre a la tumba:

—¿Eres tú Sarah O’Bannon? —preguntó dudoso y con voz temblorosa.

—¡Sí!—respondió la voz algo agitada.

—¿Naciste en Septiembre de 17, 1827? —intervino de nuevo el hombre acercándose un poco más.

—¡Sí! —dijo nuevamente la voz desde la tumba.

—La lapida dice que moriste en Febrero 20, 1857 —insistía con seguridad el hombre.

—¡NO!, estoy viva , fue solamente un error, peor favor desentiérrame… ¡liberameeeee!…

—Lo siento, Señora —dijo en enterrador mientras arrancaba la campana y doblaba los tubos con la pala. —¡Ya estamos en Agosto!. Lo que sea que seas, estoy más seguro que perteneces al infierno y no te ayudare a subir

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related Posts
Asesinos del Zodiaco

El Odio

Se dice que en ocasiones las personas llegan a desarrollar tanto odio que es lo único perdura después…
Read More
Asesinos del Zodiaco

El gato

Era una noche fría, cuando cerca de la ventana de Luis maullaba un gato ; el chico se…
Read More