Leyenda de la Calle del Terror

El Puente Negro
El Puente Negro

Se cuenta que por la calle José González Saracho en Aguascalientes, se ve un hombre que camina hasta la puerta de la Iglesia de San José, donde ora algunos minutos y después desaparece. Algunos dicen que se trata del fantasma de un hombre adinerado que vivió en aquella calle, y enterró gran parte de su fortuna en el jardín de su casa. Este individuo falleció en circunstancias extrañas, y se llevó hasta la tumba, el secreto de la exacta ubicación del tesoro.

Algunos vecinos asegurar que desde entonces, se aparece todos los días a la hora en que falleció caminando por la calle, cuidando su tesoro.

Probablemente es por eso que muchas personas se niegan a pasar por ahí al caer la noche, o puede ser también porque en la esquina con Zaragoza, hay un letrero antiguo que anuncia el camino como la “Calle del Terror”.

En algún tiempo ese lugar perteneció a los religiosos Juaninos, quienes se dedicaban al cuidado de los enfermos, y dejaron ese lugar de forma misteriosa.

Después fue una casa de citas. Y para evitar que las personas descubrieran aquel establecimiento, los empleados se vestían de fantasmas, para asustar a todo aquel que pasara por los alrededores.

Tras un largo período de abandono, se convirtió en el Cuartel Cetamena, cuando fue habitado por soldados, los cuales torturaban y fusilaban a los presos. Ahí estuvo preso y falleció el Señor Cura Morones.

Por la década de los 40’s, se construyo la escuela primaria. De la cual hoy por hoy, su velador cuenta que fue construida sobre las ruinas de un viejo Cementerio , y por debajo de ella pasan decenas de túneles, con destino incierto.

Encuentre más leyendas en: Leyendas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Allá afuera

La mujer azeman

En Surinam un país sudamericano se relata con los encuentros de esta mujer, Ella ronda los pueblos por…
Read More
Allá afuera

La paga

Regresábamos del auto cinema Tamara y yo después de haber visto una buena película romántica de antaño. Lo…
Read More