Lazos negros

Asesinos del Zodiaco
Asesinos del Zodiaco

Carolina sabía muy bien lo que me gustaba y también lo que más me aterraba. Por algo era mi amiga del alma. El día de mi cumpleaños estaba próximo y ella se aseguró de hacerme un regalo especial.

Cuando abrí el regalo de Carolina, todos, familiares y amigos, se quedaron boquiabiertos. Fue todo un detalle por su parte. Justo lo que yo había pedido. Una muñeca de porcelana a tamaño real. Sí, sé que puede provocar escalofríos pero a mí me gustaba, no tenía que gustarle a nadie.

Bauticé a la muñeca con el nombre de ” Carolina 2.0 ” en honor a mi fiel amiga. Dicha muñeca parecía tener vida propia, no sé si me llegáis a entender. Había algo en ella que me llamaba poderosamente la atención…

Delante de todos cogí a mi amiga (Carolina) y a la muñeca y las comparé, Dios santo, eran gemelas. Para contrarrestar un poco la seriedad de la muñeca Carolina hizo un esfuerzo, y sacó su mejor sonrisa. Sino fuera porque aquella muñeca jamás sonreía pensaría, que es su hermana menor.

” Carolina 2.0 ” era una mezcla entre lo antiguo y lo moderno, os contaré brevemente como era. Su vestido parecía ser de la época victoriana y su peinado bueno, no os lo vais a creer pero, hacía juego con el llamativo color de sus ojos. Su tez era blanca, demasiado blanca…Parecía estar pálida no sé, como si estuviera muerta. Me encantaba. Sus zapatos no parecían conjuntar para nada con su largo vestido es a lo que me refiero su extraño pero bonito peinado no era de la época victoriana.

No me digáis cómo lo sé, ya sé, ya sé que no soy una experta en cuanto a épocas pero ya os digo yo que había partes de ella que no conjuntaban con las demás cosas. En agradecimiento por la muñeca, invité a mi amiga a cenar y luego a dormir en mi casa. Ella accedió con mucho gusto es más, parecía estar encantada de la vida supongo, que al igual que yo, no olvidaría ésas pijamadas que hacíamos cuando éramos pequeñas.

Bien, después de cenar nos lavemos los dientes con Carolina era un no parar de reír. Tocó dejar las risas para otro día, la hora de dormir es sagrada o éso dicen. Ya en la oscuridad de mi habitación Carolina me hizo una pregunta que me heló la sangre. Desearía que jamás me la hubiera hecho.

“¡¿A quién amas más a tu nueva muñeca o a mí?!” ¿en serio preguntó eso? es que me cuesta creerlo, ” Carolina 2.0 ” como yo la llamaba era tan sólo una muñeca sin vida y ella mi íntima y mejor amiga desde los 6 años. Ni que decir que la prefería a ella.

´”Ya sabes guapa, me prefiere a mí, ya lo has oído. Así que te aguantas.” Le dijo Carolina a la muñeca. Fue el peor error de su vida ahora la muñeca iría a por ella, a saco y no pararía hasta acabar con ella. Quién diría que la muñeca sentía y padecía…

Al día siguiente Carolina no estaba en su cama ¿Dónde se había metido? me estuve preguntando por horas. Parecía que se la había tragado la tierra. Ni mi madre ni nadie de mi familia la habían visto levantarse. ¿Se había ido sin avisar?… La verdad, no era propio de ella. La llamé a su móvil y no daba señal bueno, pensé: estará en su casa; llamé al fijo pero nadie cogía el teléfono. Bueno, aquí es cuando me empiezo a preocupar.

Sentada en los pies de mi cama mi mente daba mil vueltas, pensaba en los posibles sitios en los que podría estar pero luego pensé: es domingo. ¿Dónde iría una niña de 14 años un domingo por la mañana? todos los comercios están cerrados. Era extraño que se hubiera ido sin avisar, su móvil no daba la llamada, y sus padres parecían estar fuera.

Un momento, había un sitio en el que se me había olvidado mirar, el jardín de atrás de mi casa. ¿¡Cómo podía estar ahí?! sí, puede que suene un poco ridículo pero es cierto, ahí estaba Carolina y no estaba sola. Me llevé el mayor susto de mi vida al ver a ” Carolina 2.0 ” cogiendo a mi pobre amiga del cuello, llegué demasiado tarde. La muñeca había asfixiado a Carolina.

¿¡Aquella muñeca diabólica se había percatado de mi presencia o me lo pareció a mí?! Cuando grité su nombre la muñeca se cayó al suelo era como si la hubiese descubierto, me acerqué muy lentamente y pude ver a mi amiga con los ojos en blanco, había muerto…

¿De verdad la había asesinado una muñeca de porcelana? No quise compartir mi experiencia con nadie porque sabía de sobra que nadie me creería, es más, pensarían que en un acto de locura yo maté a mi amiga. Me encerrarían de por vida y jamás vería la luz del Sol. La idea de estar entre rejas me aterraba. Me remangué la camisa de leñador, cogí la pala de mi padre y enterré a mi amiga en el jardín.

La cosa no quedaría así tenía pensado vengarme y bien, agarré a la muñeca por el cuello y de repente, mi ira se había esfumado. El color de mis ojos cambió, y mi pelo bueno, mucha gente cree que yo me lo teñí para parecerme a mi muñeca. Mi personalidad cambió, no sé qué me pasó. Desde ése día que no soy la misma pensándolo bien, no extraño a la anterior Laura. Ésta soy yo ahora, una Laura cambiada que no necesita de amigos. Mi única amiga es Carolina, la nueva Carolina. Soy tal feliz a su lado.

Os preguntaréis por el título de mi historia, bien, siempre que llega la víspera de todos los santos tanto la nueva Carolina como yo nos ponemos nuestro mejor vestido y en el cuello nos ponemos un lazo negro bien grande. Lo hacemos por una razón y es la siguiente: honramos a los muertos, honramos a nuestra difunta amiga.

…Fin de la historia…

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
El Puente Negro

La hecatombe

En lo que a profecías se refiere, esta es de las más perturbadoras que hay, esto ocurrió después…
Read More
Entendiendo las cosas

Cara de Tela

No estoy loco, no soy un mentiroso. Estos son los sucesos vividos que me han obligado a recluirme…
Read More
Asesinos del Zodiaco

El Horno

Parece mentira que las cosas se dañen cuando uno no tiene dinero para reponerlas. Esto fue lo que…
Read More
Giuseppe Tartini (1692-1770)

Tengo sed…

Dormía como siempre, sin saber al menos si despertaría o no. De pronto, susurraron a mi oído “Tengo…
Read More
Asesinos del Zodiaco

El hotel maldito

En 1820 construyeron un cementerio en un pequeño pueblo al norte de México. En 1822 decidieron levantar un…
Read More
Asesinos del Zodiaco

SCP-1006

Ítem #: SCP-1006 Clasificación del Objeto: Seguro Procedimientos eEspeciales de C: El SCP-1006 está contenido dentro de un…
Read More