Las brujas de Cachiche: Una leyenda que se desvanece en el tiempo

Asesinos del Zodiaco
Asesinos del Zodiaco

Ante todo, quisiera recordaros que no se trata de las infames brujas del fujimorismo, aquellos engendros salidos del desagüe, conocidas por ser defensoras acérrimas de un despreciable genocida condenado a veinticinco años de prisión por Crímenes de Lesa Humanidad.

Las brujas que vamos a tratar en esta oportunidad no son tan feas como esa menuda banda de impresentables arpías, monstruos de maldad que espantarían al mismísimo demonio…

Como sabéis, Cachiche esta ubicado al sur de Ica y desde tiempos inmemoriales fue sinónimo de hechicería.. Igualmente, es el único lugar en el Perú en el cuál se ha levantado un monumento en honor a dichas hechiceras, cuya estatua está ubicada sobre el tronco de un huarango.

Debajo de la estatua de la bruja, puede leerse el siguiente epitafio:

“_ **A la bruja de Cachiche que siempre embrujó por su belleza”.** _

Esta inscripción, hecha sobre una roca a los pies del monumento, tiene hacia la derecha a un búho sinónimo de conocimiento y la sabiduría, y hacia la izquierda una calavera que simboliza lo esotérico; así como la escoba que lleva la bruja en su mano izquierda.

La palabra Cachiche es de origen quechua, y significa “tierra salada”.

Cuenta la leyenda que los habitantes de esta tierra tenían un contacto muy profundo con lo espiritual y lo místico, debido a que la primera bruja de las que llegaron a estas tierras huyendo de Europa para no ser quemadas por la Inquisición, decidió pasar todo su poder a quienes fueran sus descendientes.

Tanto así, que el simple hecho de nacer ahí te dotaba de un poder especial, y en el lugar donde la bruja fue muerta creció una palmera con siete cabezas.

Las brujas de Cachiche se hicieron entonces muy conocidas y temidas por todos; se decía que los habitantes del lugar no morían, simplemente que al llegar a su estado espiritual mas alto, se “desvanecían y se volvían parte de la arena del desierto protector de la ciudad”.

Quienes residen actualmente allí, afirman que aún se puede escuchar el canto de la bruja bendiciendo sus tierras y aterrando a quienes vayan a Cachiche a dañar su territorio; incluso algunas personas confesaron haber visto a la bruja andar y desaparecer a los pies de la palmera que a la vez fue su tumba, la de siete cabezas, que aún existe.

Se trata de un lugar el cual los pobladores locales prefieren no frecuentar, sobre todo de noche y sin luna llena: se dice que los lamentos de brujas y espíritus demoníacos son claramente perceptibles, quizá lamentándose por la desaparición del bosque de huarangos que otrora existía en el lugar y del que hoy nada queda, arrasado por la codiciosa mano del hombre que terminó convirtiéndolos en leña.

Apenas sobreviven algunos arbustos que ni sombra dan, así como el pueblo triste y abandonado, pobremente habitado por curanderos y charlatanes que pretenden engatusar a los pocos curiosos que se atreven a ir al lugar atraídos por una leyenda que se desvanece en el tiempo.

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Asesinos del Zodiaco

Sueño recurrente

El titánico rostro diabólico flota en el cielo nocturno. Su tamaño y distancia son imposibles de precisar; kilómetros,…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Mi reflejo

Cuando tenía 12 años, desarrollé ansiedad. La verdad nunca ha sido tan fuerte, y tengo una manera de…
Read More
Allá afuera

Orange Tabby

Cuando era pequeño vivía en otra ciudad. No tenía muchos amigos, pero tenía un gatito, Mike. Era un…
Read More
Prólogo (Zalgo)

Slenderman vs. Zalgo

Prólogo (Slenderman) -13/4/19 18 El origen de Slenderman Slender-Man, despertó en un laboratorio sin recordar nada de su…
Read More
Berenice

Un huevo

Fue un accidente de auto. Nada particularmente destacable, pero fatal sin duda. Dejaste a una esposa y dos…
Read More