Las arenas movedizas

Asesinos del Zodiaco
Asesinos del Zodiaco

Por las tardes, después de hacer su tarea, Dagoberto salía a la calle a jugar con sus amigos un buen partido de fútbol. Su vecindario no estaba pavimentado, lo que hacía que siempre terminara cubierto de tierra. El día que sucedió la historia de terror que voy a contarles, empezó a llover antes de lo previsto. Nadie se percató de ello puedes las nubes permanecían blancas e inclusive se podía ver el sol brillando entre ellas.

Más pronto que lo que canta un gallo, la superficie donde estaban jugando se convirtió en un verdadero lodazal. Tanto así que era imposible seguir jugando. Varios de los amigos de Dagoberto se despidieron de él y regresaron corriendo a sus hogares para guarecerse de aquel aguacero torrencial que estaba cayendo.

Sin embargo, él no pudo hacer lo mismo tan rápido, pues debido al alboroto que se había formado el balón del juego estaba extraviado. Dagoberto le tenía un especial cariño a ese esférico pues se lo había regalado su difunto padre y por ningún motivo iba a permitir que ningún chubasco lo apartara de su lado.

Ya casi se había dado por vencido cuando observó que el esférico permanecía atrapado en el lodo. Lo tomó con fuerza más no lo pudo sacar, pues era como si alguien lo estuviese deteniendo.

De momento el chico sintió como una de sus piernas será sujetada por una mano de hombre. Al principio sintió terror , pero luego se tranquilizó al notar que en el dedo anular llevaba un anillo igual que el de su padre. No obstante, en segundos la mano se convirtió en una garra y jaló al muchacho hasta lo más profundo de la tierra.

Los gritos del niño fueron silenciados gracias a la presencia de los miles de truenos que se escucharon en ese momento. Luego del incidente sólo se pudo encontrar un botín de fútbol.

Hasta la fecha en aquella zona de la ciudad, ningún niño sale si no es en compañía de un adulto.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Allá afuera

El cementerio

Cuenta un joven que el nunca habia creído en los espíritus hasta que hace un par de meses…
Read More
El Puente Negro

La excursión

Recuerdo que estaba muy emocionado, aquella fría mañana de abril. Era la primera vez que la escuela nos…
Read More
Cuento de terror de una marioneta

Seorimícuaro

Leyenda seorimícuaro Cuenta la leyenda que había un pueblito llamado seorimícuaroen Irlanda del Norte, la población de seorimícuaro…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Mitos del Amazonas

El río Amazonas tiene una cuenca hidrográfica que supera los 7000 millones de kilómetros cuadrados. Asimismo, el líquido…
Read More