La pasajera

Asesinos del Zodiaco
Asesinos del Zodiaco

Quién sabe si sea cierto que los espectros, con tal de reinstalarse en el mundo de los vivos, tienden a usar transportes impropios de ellos; lo que sé es lo que sucedió a un padre y su hijo que, hace un par de años, fueron a presentar sus respetos a los deudos de un personaje recién enterrado, a quien ellos habían conocido. Al salir del cementerio, abordaron su auto (un compacto) y, al hacer un alto para que el de la entrada los dejara pasar, vieron por un instante a una mujer de edad, vestida con recato y llevando amplios lentes oscuros que le suprimían los ojos, de pie junto al vehículo, sonriendo.

En cuanto salieron a la calle, el hijo (conductor) dio un respingo al oír a su padre gritarle que acelerara, porque “se había metido”. El hijo miró instintivamente por el retrovisor y, en efecto, halló a la vieja sentada en el centro del asiento trasero, absolutamente inmóvil pese a los tumbos que daba el auto. El padre estaba fuera de sí; pegaba de gritos, manoteaba, exclamaba oraciones e intentaba no mirar hacia atrás. Pero al final se sobrepuso al miedo, giró el cuerpo y, en vano, intentó quitarle los anteojos a la pasajera.

Su testimonio es que parecía que tocaba una escultura de hielo, a la que, quizá, sólo podrían quitarse partes si se usaban martillo y cincel. Dado el fracaso, el señor ordenó al hijo que se detuviera junto a una patrulla que casualmente estaba orillada. Ambos salieron atropelladamente y, también atropelladamente, rogaron a los uniformados que revisaran el vehículo, porque “alguien se había subido”.

Los hombres ojearon con desgano el pequeño auto, encogieron los hombros y anunciaron que no había “anomalías”.

Mientras padre e hijo se tranquilizaban, los patrullaron se fueron entre risas. Había una parroquia a dos cuadras; el hijo corrió a ella, tomó agua bendita en un envase y volvió precipitadamente. El padre ya estaba sosegado, y se calmó aún más cuando salpicaron de agua bendita no sólo el asiento trasero, sino todo el interior del auto, cajuéla y motor incluidos. Siguieron su camino en paz.

Hasta la fecha no han vuelto a acercarse a cementerio alguno.

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related Posts
El Puente Negro

Almamula

La Almamula (“Álma Mula”), también conocida como la Mulánima (“Mula Ánima”), es un ser mitológico del Norte de…
Read More
Allá afuera

500 Palabras

Psst. Tú. Sí, tú. Hagamos un trato. Si estás de acuerdo en leer lo que tengo que decir,…
Read More
Asesinos del Zodiaco

El Borroso

Cuando era joven, siempre me gustó escuchar historias de terror. Recuerdo que mis amigos y yo, nos juntábamos…
Read More
Asesinos del Zodiaco

The Tree Man

A principios de 1700, una leyenda en Inglaterra comenzó a propagarse muy rápidamente. La leyenda fue un tipo…
Read More
Asesinos del Zodiaco

SCP-096

**Ítem #:**SCP-096 Clase de Objeto: Euclid Procedimientos Especiales de Contención: SCP-096 debe contenerse en su celda, un cubo…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Green Ball

Green Ball es, posiblemente, y esto es solo mi teoría, el mas atroz vídeo que se pudo haber…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Bebé del diablo

A principios del siglo XVIII, después de 6 niñas, el esposo de Marie Laveau deseaba ya un primogénito…
Read More