La mujer del camino

Berenice
Berenice

Era una bella noche, la luna alumbraba todo el campo. Un jinete pasaba por el camino más estrecho del lugar cuando una bella dama se le apareció en pleno camino. Tenía la tez blanquecina, ojos verdes profundos y un vestido blanco con flores rojas y de colores variados; el pelo rubio se le perdía en la oscuridad:

-Señor-dijo-, ¿pudiera llevarme? Mi novio se llevó a mis dos hijas y me abandonó aquí.

-Claro, cómo no. Suba.

-Gracias-contestó la mujer-. Me llamo Vánima, vivo en las orillas del río más cercano, una casa de barro y pequeña.

Montaron y cabalgaron un buen trecho.

-Aquí es mi casa-susurró entre dientes Vánima.

El caballo se detuvo ante lo que parecían tres casas destruidas completamente: una de paja y cemento, la otra de barro sin techo y la última igualmente de barro pero con el techo de pasto.

El hombre volteó la vista hacia la chica. Vacío. Había desaparecido como si nada; en su lugar había un pedazo de tela, semejante al encaje. El jinete escuchó, entonces, un fuerte chirrido detrás de la puerta de una de las casas; una luz se encendió a través de las ventanas.

Lleno de curiosidad y alertado por el encaje, lo tomó y se bajó de su caballo. Luego tocó a la puerta. Un hombre con barba blanca, larga y una pinta de vagabundo le recibió con voz ronca:

-¿Qué se le ofrece?

-Una mujer dejó un pedazo de tela de su vestido en mi montura. La traje hasta aquí, donde me dijo que era su casa-contestó el jinete.

El hombre lo calaba fijamente con una mirada lúgubre y sombría.

-Por favor, no se enoje. Necesito devolverlo.

-Era mi hija… Murió hace diez años, en la inundación de este río, ¿sabe? Esa es la tela de su vestido, todos los días que se cumple un año de su muerte olvida un objeto, por lo que hay que ir a devolvérselo a su tumba.

Dicho esto, el anciano cerró la puerta. El jinete se fue a gachas murmurando una disculpa. Cuando arribó al cementerio local, colocó el encaje ante la lápida de la presunta hija del anciano.

-Nos vemos…-susurró una voz de mujer en el aire.

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
El Puente Negro

El Gritón

Una noche, cuando regresaba de uno de mis paseos; venía desde allá por el rastro, cuando pasé por…
Read More
Asesinos del Zodiaco

La casa Matusita

Muchas son las leyendas urbanas que relatan sucesos macabros ocurridos en casas abandonadas o deshabitadas. Viviendas que se…
Read More
Allá afuera

SCP-867

Ítem: #SCP-867 Clase de Objeto: Euclid Procedimientos Especiales de Contención: Los Especímenes de SCP-867 han de ser almacenados…
Read More
Asesinos del Zodiaco

El árbol del vampiro

Se cuenta que en Guadalajara (Jalisco/México) existía un vampiro que se alimentaba de sangre humana. Inicialmente el hematófago…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Come play

Era el año 2012 y el famoso juego online Club Penguin había alcanzado una enorme suma de cuentas…
Read More
Asesinos del Zodiaco

La dama negra

Hacía ya doscientos años que el castillo no era sino un montón de piedras derruidas. En mitad de…
Read More
Allá afuera

La monja blanca

María Luisa despertó confundida sobre el banco verde y no fue hasta entonces que cayó en cuenta de…
Read More