La mujer del camino

Berenice
Berenice

Era una bella noche, la luna alumbraba todo el campo. Un jinete pasaba por el camino más estrecho del lugar cuando una bella dama se le apareció en pleno camino. Tenía la tez blanquecina, ojos verdes profundos y un vestido blanco con flores rojas y de colores variados; el pelo rubio se le perdía en la oscuridad:

-Señor-dijo-, ¿pudiera llevarme? Mi novio se llevó a mis dos hijas y me abandonó aquí.

-Claro, cómo no. Suba.

-Gracias-contestó la mujer-. Me llamo Vánima, vivo en las orillas del río más cercano, una casa de barro y pequeña.

Montaron y cabalgaron un buen trecho.

-Aquí es mi casa-susurró entre dientes Vánima.

El caballo se detuvo ante lo que parecían tres casas destruidas completamente: una de paja y cemento, la otra de barro sin techo y la última igualmente de barro pero con el techo de pasto.

El hombre volteó la vista hacia la chica. Vacío. Había desaparecido como si nada; en su lugar había un pedazo de tela, semejante al encaje. El jinete escuchó, entonces, un fuerte chirrido detrás de la puerta de una de las casas; una luz se encendió a través de las ventanas.

Lleno de curiosidad y alertado por el encaje, lo tomó y se bajó de su caballo. Luego tocó a la puerta. Un hombre con barba blanca, larga y una pinta de vagabundo le recibió con voz ronca:

-¿Qué se le ofrece?

-Una mujer dejó un pedazo de tela de su vestido en mi montura. La traje hasta aquí, donde me dijo que era su casa-contestó el jinete.

El hombre lo calaba fijamente con una mirada lúgubre y sombría.

-Por favor, no se enoje. Necesito devolverlo.

-Era mi hija… Murió hace diez años, en la inundación de este río, ¿sabe? Esa es la tela de su vestido, todos los días que se cumple un año de su muerte olvida un objeto, por lo que hay que ir a devolvérselo a su tumba.

Dicho esto, el anciano cerró la puerta. El jinete se fue a gachas murmurando una disculpa. Cuando arribó al cementerio local, colocó el encaje ante la lápida de la presunta hija del anciano.

-Nos vemos…-susurró una voz de mujer en el aire.

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
El Puente Negro

Faceless

Era una oscura noche de invierno. Yo me dirigía a mi hogar después de las clases de la…
Read More
Asesinos del Zodiaco

El Chacal

El chacal es Ryan Kuhn, quien habría nacido en 1887, hijo de una prostituta. Ryan tenía una insaciable…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Los muñecos

Sebastián me contó que sus hermanos eran diferentes. Cuando llegué a la casa los dos estaban jugando en…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Creepypastas

El miedo de ser espiados por medio de nuestros celulares, computadoras y otros dispositivos que utilizamos es cada…
Read More
Allá afuera

SCP-078

Ítem #: SCP-078 Clasificación del objeto: Euclid Procedimientos especiales de contención: SCP-078 debe ser dejado colgando en la…
Read More
Asesinos del Zodiaco

El auto blanco

Eran las vacaciones del invierno. Bueno, técnicamente lo fue. Me quedé allí mirando fijamente mi nueva posesión. Fue…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Bajo la cama

Me encontraba con mis dos hermanos en mi habitación jugando mientras mis padres habían salido a cenar. Nos…
Read More
El Puente Negro

Hell Angel

Yo, solía ser medianamente normal, tenía una vida común pero todo se fue al diablo cuando pasó el…
Read More