La lavadora

Allá afuera
Allá afuera

Mi madre tenía una fobia extraña a la lavadora. Era uno de esos viejos aparatos de tambor horizontal, que tenía una paleta giratoria en el centro.

Siempre que mi madre tenía que meter la mano en el agua jabonosa del tambor, para retirar las prendas, lo hacía a regañadientes y adoptando una posición de defensa, como si se preparara para huir.

Una vez, durante una tarde de lluvia, le pregunté sobre aquel miedo en particular. Mi madre esa vez había bebido demasiado y quizás por eso fue que me refirió una historia que me dejó helado. Dijo que hace mucho, cuando yo contaba con unos meses de edad, ella estaba esperando que terminara el ciclo de lavado cuando la máquina comenzó a emitir un sonido extraño. Era como un zumbar grave, dijo, que aterradoramente se parecía el respirar de una persona. Mi madre quedó impresionada y se metió en la casa, pero luego se tranquilizó y se dijo a sí misma que se estaba dejando asustar como una chiquilla. Regresó a la máquina, que ya había terminado de lavar, y metió la mano en el agua turbia para sacar las prendas.

Entonces sintió un dolor agudo en la mano, y cuando trató de retirarla se vio imposibilitada de hacerlo, había algo allí abajo que la retenía y le desgarraba la piel. Ella gritó y volvió a tironear, y en un segundo intento logró retirar su mano, chorreante de agua jabonosa y de sangre. Le faltaba un dedo, el anular, lo que fuese que estaba allí bajo el agua se lo había arrancado. Se sentía a punto de desmayarse y no entendía nada.

Y en ese momento ocurrieron dos cosas: primero, la máquina comenzó a funcionar de nuevo pese a que la tapa estaba abierta, hecho que según el manual de instrucciones era imposible. Lo segundo que ocurrió fue lo peor de todo, del agua turbia comenzó a salir una cabeza, una cabeza pelada, diabólica, de ojos amarillos que se fijaban en ella. Sonreía. Entre sus labios tenía el dedo sangrante de mi madre, que aún se retorcía como una lombriz en el anzuelo. Mi madre alcanzó a cerrar la tapa de la lavadora y corrió a meterse dentro de la casa. Ese fue el relato que me contó mi madre aquella tarde. Pero mi padre después contó otra cosa, dijo que el dedo lo perdió en un accidente laboral, mientras estaba borracha.

Pero si esa historia es cierta, ¿por qué mi madre eligió contar algo tan terrible a un chico de diez años? Mis padres fallecieron tiempo después, y aún me sigo preguntando lo mismo.

Electro-cine4

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Asesinos del Zodiaco

Mortis

Solía ​​frecuentar un sitio web llamado “horrorgamesarchive.com”. No se moleste en buscar ahora; Se ha ido de largo.…
Read More
Allá afuera

User 666

User 666 Cuando empiezas a buscar cosas en la deep web, historias por lo general, no cuentas con…
Read More
Allá afuera

SCP-344

Ítem #: SCP-344 Clasificación de Objeto: Seguro Procedimientos Especiales de Contención: SCP-344 debe ser mantenido en una bóveda…
Read More
Allá afuera

SCP-222

Ítem #: SCP-222 Clasificación del Objeto: Euclid ESTE DOCUMENTOO NO DEBE SER USADO POR PERSONAL BAJO NIVEL DE…
Read More
El Puente Negro

SCP-2400

Ítem #: SCP-2400 Clasificación del Objeto: Seguro Procedimientos Especiales de Contención: SCP-2400 está contenido in situ en el…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Agudo Sonido

El simple hecho de escuchar varios golpeteos al lado de mi cuarto era motivo para sentirme muy asustado.…
Read More
Asesinos del Zodiaco

SCP-2095

Ítem #: SCP-2095 Clasificación del Objeto: Seguro Procedimientos Especiales de Contención: Se ha construido el Sitio-26 Relicario alrededor…
Read More