La ciudad de Esteco

Allá afuera
Allá afuera

La ciudad de Esteco se perdió porque fue castigada hace tiempo, en su lugar hay un lago.

Se cuenta que esta ciudad era muy hermosa, que poseía una hermosa torre de oro y que las calles estaban afirmadas con barras doradas. Lamentablemente la gente era muy orgullosa: lo que se le caía, aunque fuera de valor, no lo levantaba del suelo. San Francisco Solano visitó esta ciudad porque aquella gente cometía pecados terribles. Les anunció que a la ciudad le sobrevendría un fuerte terremoto y el fuego la borraría de la tierra. Pero ellos no querían entender y hasta los niños se reían del sacerdote.

Esa noche, San Francisco buscó un lugar donde dormir. Solo un matrimonio muy pobre, que tenía un niñito, lo alojó y dio de comer y beber. El santo les pidió que al amanecer saliesen de la ciudad, advirtiéndoles de no dar la vuelta, sin importar qué pudieran escuchar.

Cuando el trío se encontraba en las afueras de Esteco, oyó truenos, gritos y llanto. El hombre siguió mirando al frente, pero su esposa se dio vuelta, llevando a su hijo en brazos, y se convirtió en piedra. Dicen que se la ve con el niñito en los brazos, dando un paso cada año hacia la ciudad de Salta y que cuando llegue a su destino, esa ciudad también se perderá.

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related Posts
Allá afuera

La mujer del horno

Durante el verano de 1983, en una ciudad tranquila cerca de Minneapolis, Minnesota; el cuerpo carbonizado de una…
Read More
Asesinos del Zodiaco

El ángel oscuro

La fría lluvia caía sobre la ciudad insistentemente, repiqueteando sobre los tejados de las casas, los edificios, las…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Mujer desconocida

En diciembre de 1877, la “Gaceta Médica Británica” publicó un artículo sobre el caso de una mujer desconocida…
Read More
Allá afuera

El exorcista

Supongo que todo el mundo ha recibido la ya clásica broma de la chica de “El exorcista”. Para…
Read More
El Puente Negro

Dueto

Dale estaba sentado en su escritorio tecleando otro correo electrónico. Sonrió al escuchar a su hija jugando en…
Read More