L. Heartless: Tu corazón es mio

Asesinos del Zodiaco
Asesinos del Zodiaco

Al parecer es invierno, no lo siento. Las personas caminan abrigadas, unas más que otras… Extraño sentir el calor, el frío…

Desde aquellos días he dejado de sentir, mi cuerpo no siente, me quemo y no lo siento, me golpeo y no me duele. Yo siento las emociones, aunque últimamente son todas simples, no me pesa el co… jajaja es verdad…

Lo mejor sería quitarme estas cadenas contándotelo a ti, pequeña flor, pues ya no tengo con quien hablar.

Siempre mantuve un estatus normal podría decirse: algunos amigos, una linda familia, buenas notas y un amoroso novio con una familia que me acepto como si siempre hubiera estado con ellos, y como cualquiera tenia personas con la que me llevaba peor que otras. También como cualquier persona tenía mi forma de divertirme o de distraerme, si había algo que adoraba era mi cajita musical, siempre que me entristecía le daba cuerda y las escuchaba.

Salí tarde del colegio, pues tuvimos educación física, y como los chicos salieron más temprano yo me tome la libertad de ir a visitar a mi pareja y darle una linda sorpresa. Para entrar a su casa me habían dado una copia de la llave, ellos me apreciaban mucho y por ello confiaban tanto en mí. Al entrar note que la familia no estaba.

  • Me pregunto si habrán salido –dejé mis cosas sobre el sofá y crucé el pasillo, él siempre dormía mucho y los padres pues le dejaban dormir- ummm vaya la forma en la que ronca, me pregunto si no sería bueno visitar a un doctor.

Como ingenua enamorada abrí la puerta y me acerque a la cama, lo moví o al menos eso pensé, hasta que escuche un agudo e insoportable chillido y luego este ser insoportable se cayó. Prendí la lampara de mesa y no sabía… solo cerré los ojos y dije toda palabra que me saltara a la mente, entre lagrimas de una tonta y voz de una desconsolada.

-¡DIME! ¡Dime qué explicación tienes para esto! ¡COMO PUEDES HACERME ESTO MALDITO! Ya llevábamos más de dos años juntos, porqué… porqué me haces esto… ¿Desde hace cuanto?- no podía mantenerme en pie, caminé tambaleante de espaldas hacia la puerta y lo miré fijo esperando una explicación… la más simple y estúpida mentira me hubiera bastado para perdonarlo.

-¿Qué quieres que él te explique? Es una lástima que hayan durado tanto y la mayoría de las veces él solo estuvo conmigo. Pobrecita eres tan crédula que durante todo este tiempo no te diste cuenta de nada.- ella solo me miraba con enojo tapándose el cuerpo con una sabana.

-¡No quiero escucharte a ti! ¡Quiero escucharlo a él!- seguí mirándolo, el hizo un intercambio de miradas con la otra chica y me miro serio y frío, una mirada que me hacía temblar de temor.

-Mira querida… es que, bueno no es sencillo decírtelo pero… Ya no me atraes, no quiero más nada contigo, no quería dañarte mucho por eso esperaba que hubiera otra forma de terminarte así como por chat.

Sus palabras me atravesaron como un cuchillo atraviesa la carne, sentí como mi corazón se aceleraba y empezaba a doler. Solo moví la cabeza y me fui cerrando de un portazo, pasaba corriendo por el pasillo, tomé mis cosas y me alejé de esa casa como si estuviera huyendo de un robo. Quería huir de aquella realidad…

Acostada en mi cama no entendía porque me dolió tanto, no debería pensar en ello pero igual lo hago.

Durante los siguientes días solo me sentí mal, esa depresión atacaba mi corazón ni que fuera un veneno. Todos los días lo veía en el colegio, los fines de semana se le ocurría al destino molestarme y lastimarme con su presencia y la de su nueva “novia”.Es como si lo nuestro nunca hubiera pasado, ninguna pizca de culpa queda en el corazón de aquel que simplemente me tiró a la basura como si nada. Y ella, porqué tenía que ser ella, solo es para molestarme, solo eso, siempre molestando ella… Debería conseguirse una vida.

Quise superarlo, fui de viaje, al psicólogo, hablé con mis amigas y familia, hasta fui con un cura por pura esperanza de distraerme, pero claro no me sirvió de nada… palabras de aliento una tras otras todas vacías, nadie entendía que mi corazón ahora era un desierto. No pude pensar en otra cosa y terminé yendo a un psiquiatra, me recetó unas pastillas para detener la depresión, pero en vez de eso me destruyeron los órganos, aun así era la única manera de superar mi depresión, una depresión sin sentido…

Mis padres salieron, tenían una reunión de trabajo y yo no quise acompañarles. Después de saludarles mire mis redes sociales, leyendo varias publicaciones y memes encontré una de la zorra que hizo que me traicionaran.

_“Y después de mucho tiempo, solo puedo estar contigo, que alegría saber que solo YO ocupo tus brazos y entretengo tus labios.” Publicado hace 2 semanas. _

Cerré mi cuenta de todas mis redes sociales, no quería saber más nada de ello. Pensaba que quizás así estaría mejor, cuando mejorara las abriría de nuevo.

¡¿Por qué debía ser yo la única idiota que sufra?! ¡¿Por qué ellos deben estar felices en base a mi sufrimiento?! ¡¿Por qué tengo que ser la única a la que le duele el pecho?! ¡¿Por qué tengo que ser la única que tiene que tomar estas malditas pastillas?! Porqué, porqué… porqué él no está conmigo…

Tome mis pastillas y fui a ducharme pensando muy resentidamente.

¡Esto no debería estar pasando! Esto no debería ser así… ya no quiero sentir como mi corazón no deja de decir que lo extraña, que lo necesita, corazón si me oyes perdóname pero ya no te quiero más conmigo, sería maravilloso poder retirarte de mí, quizás así ya no te prestaría atención y ya no necesitaría intentar entenderte. Quizás así tu estarías más tranquilo, corazón. Quizás me estoy rindiendo muy rápido.

Tragué mis pastillas, muchas a la vez podrían hacer un shock en mi interior, así acabaría todo sin cometer locuras…

Desperté en la bañera algo somnolienta, me cubrí con una toalla y pensé “¿porqué sigo aquí? supongo que… mi corazón quería seguir latiendo. “quizás quizás… pero debes, corazón mío, dejar de latir por él. Debes decir adiós…” me vestí, “_decir adiós y volar de aquí, ir a escuchar música…” . M_is padres aun no volvían, tome una tijera y el cuchillo para deshuesar de mi padre “no me gustaría manchar las baldosas” entré a mi habitación tendí una sabana en el suelo, me saqué la blusa e hice sonar mi cajita musical…

“Solo debes decir adiós, y no dolerá” tragué todas las pastillas, ya eran las últimas después de todo, y comencé a cortar, no dolía bueno no mucho, al compás de la musiquita de dormir, “no creo extrañarte” con el cuchillo corte la carne que se interponía entre mi corazón y yo, “costillas, solo son ricas si son de ternero” tomé con seguridad el cuchillo y empecé a cortar el hueso… “solo pierdo el poco tiempo que me queda” apartando el cuchillo termine de arrancar los huesos con la poca fuerza que aún tenía mi brazo y mi mano.

“Y ahí estás…la…tiendo, serás feliz… solo un po…co más…” con la tijera corte las venas y las arterias, vaya que si dolía, pero fue un “alivio” como si me despidiera, en un charco cada vez mas inmenso de mi sangre. Estiré mi brazo soltando a mi pobre y desgarrado corazón que cayó en la cajita musical, y con mi último suspiro dejé caer mi brazo sobre ella, cerrando la cajita “_al…..fin…”. C_erré los ojos sintiéndome liberada por primera vez en mucho tiempo, al fin podría descansar.

Eso creí… volví a despertar y grité, grité, grité y grité tan fuerte como me diera la garganta. “Porque…”, “¿Por qué a un respiro, porque aun podía ver, porque?”,Debería estar muerta tirada en el suelo…”

Tardé un poco en darme cuenta de lo que dije “porque no estoy como debería estar…” pero ya no me dolía más, no sentía dolor ni ardor. Agarré mi cajita musical desesperada y la abrí, ahí estaba “Mi co-ra-zón…” aún latía no despedía sangre, no hacía nada más que latir a un ritmo acelerado, lo pellizque y eso si que lo sentí…

Quizás es una nueva oportunidad… ¡Sí! ¡Eso es! Para que nos reunamos con nuestro verdadero amor, para que nuestros corazones latan juntos como siempre debió ser”. Me puse una chaqueta y guardé la cajita en una mochila, junte el cuchillo y la tijera, era hora de reunirnos de nuevo…

Llovía,”hermoso no está frío es solo mojado…” caminé con emoción a la casa de él y entré “nunca cambian el escondite de la llave”, subí las escaleras con felicidad, riendo un poco pero a la vez sigilosa, no iba a dejar que alguien arruinara nuestro reencuentro.

_ *¡Toc, toc!* _

Abrí la puerta y prendí la luz “¡es hora de reunirnos amor mío! ¿No crees? ¿Mmm?” sus ojos, ahh… sus hermosos ojos color miel, abiertos como platos me miraron de forma atónita… aunque había alguien más que arruina mi perfecto plan… “solo déjame echar la basura…” sujete la sabana con la que se tapaban y la ahorqué, empecé a hacerlo con fuerza, verla así de desesperada… era hermoso, pero era dura, con la tijera era más que suficiente para ver como su sangre se derramaba desde su plano abdomen “ahora estamos a mano”. Lo mire, con una sonrisa:

-Tu rostro es más bello cada vez que lo veo –tiré el cuerpo y las tijeras acercándome a él.

  • ¡¡¡¡Q… Qué demonios!!!! ¡¡¡Que acabas de hacerle!!! ¡¡¡Qué te pasa maldita loca aléjate de mi no te acerques!!!

-¿Heee? Amor pero que no vez esto es una nueva oportunidad para los dos.- acaricie su mejilla- no grites, tus padres trabajan muy temprano ¿no?

-¡Qué dices! ¡Aléjate! ¡¡Eres un maldito monstruo!! ¡¡Mírate!- me empujó y caí de la cama, él se levantó y queriendo salir de la habitación.

-¿Yo? ¿Un monstruo? ¡Pero solo lo hago para ser feliz a tu lado!- miré al espejo… tenía razón… ¿Qué me había hecho?, yo aquí ahora con un hueco en mi pecho y las manos rojas… hermosamente rojas.- solo yo tendré tu corazón…

El pegó un grito al cual callé dándole un beso, no debería gritar mientras todos duermen. Corté como pude su dura carne, arranqué sus costillas y luego su corazón “que bello eres…” tomé la caja y la abrí, con su bella y tranquilizante música y mi corazón ahí latiendo, puse el suyo, hacían una hermosa pareja pero…

-¡¡¡¡PORQUE NO LATES TAMBIEN_!!!!! ¡¡¡DEBERIAS LATIR JUNTO AL MIO!!! …_

Me di cuenta tarde. Ese corazón no latía por mí… solo yo latía por mi misma… pero sé que alguno otro debe latir por mi también. Así que cerré la cajita y la guarde en la mochila, y me fui, esperando digerir lo que acababa de cometer…

Por ello querida florecilla, estoy aquí, he meditado mucho y estoy dispuesta a arrancar todos los corazones del mundo hasta encontrar uno que lata junto al mío… por el momento soy solo yo.

¿Esto queda entre nosotras sí_? Me agrada poder confiar en alguien que no salga corriendo al verme, además esta mala publicidad en el diario solo hará más difícil conseguir a mi verdadera pareja…_

Debo irme, volveré este mal sueño en una hermosa pesadilla, una en donde sea feliz al amar con el corazón abierto…

Tú corazón es mío.

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
El Puente Negro

Hola papi

La vida de mis parientes cercanos siempre ha sido muy rica en actividades y aventuras emocionantes. Aquellas historias…
Read More
El Puente Negro

SCP-508

Articulo #: SCP-508 Clase: Safe Procedimiento Especial de Contención:SCP-508 no requiere procedimientos especiales de contención siempre y cuando…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Evil Otto

¿Alguna vez has jugado Berzerk? Yo no. Es un juego muy adictivo. No obstante, si hubieras visto lo…
Read More
Allá afuera

Amanecer zombie

Tropezó y cayó de bruces contra la silla, apenas sintió el brote templado de la sangre que rodeó…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Ubloo

En mi vida pasada fui psiquiatra, y joder, uno bastante bueno. Es difícil decir lo que hace a…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Bloodroot Lilith, el origen

“¿Dónde te encuentras, pequeña niña estúpida?” -No hubo respuesta-“Vamos, sal, no te haré daño…” -Tampoco hubo respuesta “She’s…
Read More