Jugando las escondidas en el Cementerio

Asesinos del Zodiaco
Asesinos del Zodiaco

Nunca había creído en los espíritus hasta que, hace un par de meses, fui por la noche con mis amigos al cementerio. Al llegar, nos pusimos a jugar al escondite y me tocó pagarla a mí.

Cuando acabé de contar escuché un ruido en la zona de los nichos más viejos y fui hacia allí esperando pillar a alguien. Pero no fue así. Al principio no veía nada, aunque poco a poco me fui acostumbrando a la oscuridad, y entonces le vi. Era un crío pequeño que parecía estar muy triste. Yo me quedé muy sorprendido.

¿Qué hacía ese crío allí?

Antes de que pudiera decir algo, el crío se desvaneció en el aire. No me había asustado más en toda mi vida. Casi nadie me creyó, pero yo estoy convencido de que aquello fue real. Lo peor fue, que pocos días después, buscando información, leí que veinticinco años antes, y esa misma noche, un niño había muerto en el cementerio en extrañas circunstancias.

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Asesinos del Zodiaco

El Show Suicida

y pensé que un reporte sobre subculturas de Internet sonaba interesante. Me reuní con un amigo y él…
Read More
La Bella Durmiente

SCP-227

Ítem #: SCP-227 Clasificación del Objeto: Seguro Procedimientos Especiales de Contención: SCP-227 debe estar contenido en una habitación…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Bochi dorobō

Puedes oírlo. Está arrastrando sus huesos bajo el suelo de las lápidas, abriendo los sepulcros, tomando a los…
Read More
Allá afuera

La lavadora

Mi madre tenía una fobia extraña a la lavadora. Era uno de esos viejos aparatos de tambor horizontal,…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Necropotencia

Este diario fue encontrado en el 2007, en un ático de una casa totalmente amueblada y abandonada junto…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Hijo Predilecto

Sacrilegio Dolor No esperaba con tanta prontitud el temido desenlace. Tenía asumido que este momento había de llegar…
Read More