Grinny Cat

El Puente Negro
El Puente Negro

Recuerdo la primera vez que lo vi. Salí a dar una vuelta nocturna, como normalmente suelo hacer. No le tenía miedo a salir de noche, ya que en mi barrio el crimen más grande que se ha cometido es tan sólo robar tiendas o el exceso de velocidad.

Estaba dando un paseo por el parque y me senté en un banco debajo de una farola, hasta que apareció un gato negro delante mío. Lo escuché ronronear y no parecía que fuera a hacerme daño, así que se acercó y comencé a acariciarlo.

Luego, él comenzó a ronronear más fuerte y comenzó frotarse contra mi pierna, como hacen los gatos. Yo juraría que parecía estar sonriendo. Alguien susurró algo desde arbustos del parque, y el gato salió huyendo en respuesta a esto. Se estaba haciendo muy tarde, así que empecé a caminar hacia mi casa.

Llegué a mi puerta y, justo cuando metí la llave, oí un maullido detrás de mí. Me di la vuelta y allí estaba el mismo gato, sentado, mirando directamente hacia mí. Sabía que no se debía alimentar a los animales salvajes, pero no pude evitarlo, se veía tan hambriento.

Entré en la casa y rápidamente tomé un plato pequeño, y le puse algunas pequeñas rebanadas de jamón. Abrí la puerta para dárselo, pero él se había ido, así que dejé el plato justo delante de mi puerta.

Después de eso me fui a la cama, ya que eran alrededor de las 11:30. Esa noche me desperté con algo que golpeó mi ventana, me di la vuelta para ver qué pasaba y vi al mismo gato, sentado, a la derecha de la ventana.

Definitivamente esta vez estaba sonriendo, su cola se agitaba alegremente y rebotando contra mi ventana en el proceso. Siempre mantengo mis persianas y cortinas cerradas, pero extrañamente las cortinas yacían abiertas y las persianas estaban levantadas.

Me desperté ese día, sin ni siquiera recordar qué vi esa noche, me preparé para ir al trabajo que me esperaba a unos 30 minutos de mi casa, y allí, en el estacionamiento, justo al lado de mi coche, estaba él de nuevo, sentado y sonriente, mirando hacia mí. En ese momento, supe que algo estaba pasando, llamé a control de animales y se lo llevaron.

Luego volví a mi casa a tratar de calmarme un poco. Justo antes de quedarme dormido, escuché patear la puerta de mi dormitorio, lo confundí con la lavadora o algún otro sonido común. Esa mañana me desperté sobresaltado, mi cuerpo se heló al ver que el mismo gato yacía allí al final de mi cama, dormido, aún con esa sonrisa en su rostro.

Ya había aguantado suficiente, así que agarré al gato por el cuello, lo arrojé al patio trasero y lo golpeé con una pala hasta la muerte. Durante todo el proceso, él no maulló ni una sola vez.

Cuando pude recuperar el control de mis pensamientos y acciones, el gato estaba irreconocible, sus dos patas delanteras estaban rotas, la oreja derecha estaba rota, sus costillas fueron demolidas y su rostro tenía un hueco enorme. Yo no podía creer lo que había hecho.

Tenía que ir a trabajar ese día, por lo que puse su cuerpo mutilado en una caja, me fui lejos de la ciudad y lo enterré cerca de un bosque al lado de la carretera, ¿sabes por qué?, porque soy un idiota. Yo estaba realmente agitado por lo ocurrido, ¿cómo había llegado ese gato a mi habitación, y mucho menos a mi casa? No quise pensar en ello, así que volví a mi casa y caí rendido en la cama, me quedé dormido casi todo el día, pero me gustaría haber dormido más tiempo.

Me desperté por mi cuenta y me vi obligado a mirar inmediatamente hacia mi ventana y vi algo que me quedó marcado para el resto de mi vida. Fue ese gato, con todo su cuerpo dañado, con una sonrisa más grande que nunca, mirándome. Sus ojos estaban completamente negros.

Él me miró y empezó a moverse de forma extraña, sus miembros rotos estaban agitándose de manera no natural, su pierna izquierda estaba medio destrozada y su oído le sangraba todavía. Grité y corrí por mi vida, me metí en mi coche y me fui lo más lejos que pude de la ciudad.

Ahora, estoy tratando de empezar una nueva vida en un nuevo estado y espero no tener que relacionarme con animales salvajes nunca más.

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related Posts
Prólogo (Zalgo)

Rosa Oscura

Puedo sentir el peso de tu mirada; me provoca una angustia desgarrante. Sé que juegas conmigo y te…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Doppelganger

Una vez más, abstraído de los problemas del mundo. Una vez más, sumergido en las cálidas aguas. Esta…
Read More
Asesinos del Zodiaco

La Mulanima

Al dolor amargo y humillante de quien ha infringido el límite de los sentidos, cayendo en el abismo…
Read More
El Puente Negro

Anomalías

El siguiente texto y fotos fueron armados a partir de un hilo del foro /X/ en 4chan: Saludos,…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Escuché eso

La pequeña niña se encontraba jugando con sus muñecas, cuando al instante escucha la cálida y amorosa voz…
Read More