Feliz fin de año, Petra

Asesinos del Zodiaco
Asesinos del Zodiaco

Era una obscura y tétrica noche de Diciembre, aunque, era más común de lo que pensáis, mi vida no es tan interesante como muchos creen.

Mi nombre es Petra , soy una chica que no tiene muchos amigos por sus gustos… un tanto… ¿raros?

Disfrutaba de estar sola, estar con gente a mi alrededor me asfixiaba y me agobiaba, era una presión realmente espantosa para mi, siempre exagerando.

Desde hace días estaba sola en mi casa. Mis padres fueron a visitar a mis abuelos por fin de año, a pesar de que me pidieron que fuera, insistí en quedarme, no tenias muchas ganas de salir de la comodidad de mi soledad en mi cuarto.

Era ya 31 de diciembre, bastante tarde, como las 10 de la noche aproximadamente, no tenia conciencia del tiempo en ese momento. En las calles no había rastro de vida, como mucho, algún animal sin hogar. Todas las familias estaban en su hogar disfrutando mutuamente y esperando con ansias la ida del año actual y la bienvenida del año nuevo. Yo, sin embargo, estaba sola, sin nadie humano a mi lado. Sólo… sólo mi computadora y mi conexión a Internet

Vagando por las redes sociales, específicamente Facebook, recibí una solicitud de amistad. Pase de él, ni el nombre había leído, me importaba bastante poco honestamente. Pero pasaba el rato y me comía cada vez más la mente y la curiosidad, así que decidí, sin mas, ver la solicitud. No tenía nombre ni foto de perfil para identificarlo, dí click y simplemente me daba error y me redirigía al inicio, me dio miedo pero le negué la solicitud y seguí en lo mío, ver las fotos de mis amigos con sus familias disfrutando de las fiestas.

Pasaron unos minutos y volví a recibir la misma solicitud, me comencé a asustar, pensé que era algún tipo de acosador, hacker o algo por el estilo. Asimismo, le volví a negar la solicitud y seguí en Facebook.

Pasaron otros minutos más y volví a recibir la solicitud, ya cansada, pero la curiosidad me terminó de comer y acabé en aceptarle, en instantes recibí un mensaje de ese usuario, y toda mi habitación se tornó fría en segundos, con un sentimiento de vigía a mis alrededores. Mientras leía el mensaje del usuario escuché la puerta de entrada abrirse y cerrarse en un golpe rápido, sin ningún tipo de sigilo alguno, en caso de que fuese un ladrón. Me había asegurado de que la puerta de entrada estuviese bien cerrada, por seguridad. Pasaron dos opciones por mi mente, que fuese la puerta del cuarto de mis padres que quedó mal cerrada o un engaño de mi conciencia, sin embargo, no le presté mucha atención y me dediqué a hablar con el usuario.

Al principio no decía cosas de mucho interés, a veces parecían locuras, como si fuera algún otro idioma del cual yo desconocía su origen o que me intentaba decir. Y otras veces decía cosas sobre mí, sobre mi familia y mis seres queridos, como si supiera todo sobre mí, como si me hubiese estado vigilando durante años.

Ya eran las 11 en punto de la noche, solo una hora restante para que se fuese el año y comenzase “una nueva vida”, como muchos se refieren al año nuevo. Hacía demasiado frío en mi habitación, cosa que me extraño, ya que tenía la calefacción encendida, pero, fui en busca de un abrigo de mi armario, era bastante lindo el abrigo, era de color magenta, mi color preferido. Él continuó con sus irracionalidades y yo le seguía la corriente, que mas daba, estaba aburrida y no tenía nadie más con quien entablar una conversación que no careciese de sentido.

En una de esas, hizo un comentario sobre mi abrigo, me halago y dijo que el también adoraba el color magenta. Me exalte, mi cuerpo se colmó de un frío insoportable y un miedo inhumano, te preguntarás, ¿porqué?

Todas las persianas de mi habitación estaban cerradas, no había ningún tipo de orificio o ventana que tuviese alguna manera de ver hacía donde estaba yo y tampoco tenía cámara, cosa que pensé en un principio ya que creía que era un hacker.

Enojada… atónita… sorprendida… eran muchos los sentimientos e ideas que pasaban por mi mente en esos momentos, pero me llené de valor y le pregunté:

– ¡¿QUIÉN ERES Y QUÉ QUIERES DE MI?!

Como era de suponer, no tardó mucho en responderme, no se excedería de los 5 minutos para contestar a mis preguntas, y sí, es obvio, no respondió con exactitud, o directamente, paso de mis dudas y fue directo a otro punto que terminó de morir mi cordura.

– Por muchas cosas que te diga, no sabrás quien soy, pero obviamente, yo sé muy bien quien eres tú. Conozco de pie a cabeza tu vida, y siempre he estado más cerca de ti de lo que crees.

Avanzaba el tiempo y seguía atemorizada, ya no sabía en quien confiar, solo quería estar con mis padres… los extrañaba mucho… deseaba que esta pesadilla terminase de una vez por todas.

Quedaban tan solo minutos para las 12 en punto cuando envió un último mensaje, me pidió que dijese mis últimas palabras y me despidiese de todo lo que amo, lo más rápido que pude, escribí lo que pude. En ese momento… ese momento en el que sonó la campana, se escuchaban de fondo fuegos artificiales y la gente celebrando, pero para mi, todo estaba en total silencio, tanto así que lograba escuchar mis respiraciones y mis latidos, mi manera de ver y sentir el tiempo iba cada vez más lento.

Ante mis ojos todo se volvió oscuro, me sentía mareada y no sabía ni siquiera en donde estaba, dudaba que estuviese en mi habitación, sentada en mi silla. Escuche la puerta de mi habitación abrirse y lo último que escucharía serían mis gritos de espanto y dolor.

Una semana más tarde, en día de reyes, mis padres llegaron de las fiestas con los abuelos y fue sólo insertar la llave en la cerradura de la puerta principal y abrir la puerta para que se escuchasen los llantos de dolor de mi madre mientras corría hacia mi. Yo… me encontraba… en el suelo… no tenía mis globos oculares, tenía un orificio en mi pecho, mi boca estaba cosida con hilo y aguja y muchas atrocidades que con tan solo nombrarlas, haría vomitar de tal abominación.

En la pared, con mi sangre, estaba escrito una frase que marcaría por toda la eternidad a mis padres…

– Feliz fin de año, Petra…

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
El Puente Negro

La tía Paca

La historia que voy a contar ocurrió a finales de los años ochenta en un pueblo de Extremadura.…
Read More
Asesinos del Zodiaco

El hombre de barro

¡Shhh! ¿Puedes oírlo? Los árboles pueden. Son los primeros en saber qué se acerca. ¡Escucha! Los árboles del…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Cine Nocturno

Este joven acostumbraba a ir continuamente al cine nocturno de la ciudad. Solo había uno en la ciudad…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Titiritero Show

Ronald William Brown, un ex titiritero de Florida, evangélico, que tuvo segmentos en la televisión como shows infantiles…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Teresa Fidalgo

Tres adolescentes (Tania, Tiago y David) circulaban por una carretera. Filmando con una cámara provista con infrarrojos, pudieron…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Black Soul

Un chico llamado Simon salía tarde de su trabajo. Al ver qué hora era y con un poco…
Read More