Está en mi habitación

Asesinos del Zodiaco
Asesinos del Zodiaco

Qué rápido pasan las horas cuando estás disfrutando con la persona que más quieres… Si por mí hubiera sido, me hubiera quedado hablando con ella toda la noche. Sintiéndolo mucho, no podía ser. Al día siguiente tenía que madrugar, pues a las 6:00 a.m. tenía que estar en pie. Me despedí de mi novia por Skype yposteriormente apagué la PC.

Mi habitación era espaciosa, yo diría que más que un dormitorio parecía un desván. Dejé la ventana abierta para que entrara un poco de aire fresco. Después de eso, apagué la luz de la mesita de noche y me acosté. A continuación, me concentré en mi respiración y traté de dormir. De repente, algome susurró aloído mi nombre, encendí la luz,pero no vi nada. Me levanté,fui hacia la ventana y estaba cerrada,¿¡cómo es posible!?, juraría que la dejé abierta… Supongo que los nervios nos juegan malas pasadas.

Volví a acostarme y apagué la luz de la mesita de noche. Entonces escuché el sonido de alguien rasgando la pared. No creo en fantasmas ni nada de eso, así que pensé: “Seguro que es un animal que se ha metido, eso de vivir solo en medio del bosque puede traer problemas”. Encendí la luz y toméun bate metálico que tenía debajo de la cama. Después de un rato los ruidos cesaron. Estaba que me caía del sueño, los párpados me pesaban,los ojos se me cerraban solos por el cansancio, me rendí y caí a la cama.

Después de muchos intentos de quedarme dormido, por fin lo había logrado. Allí estaba yo, durmiendo como un bebé, pero ésto no duró mucho tiempo, fue cuando desperté sudoroso, con el corazón a mil y un gran miedo incesante, pues había tenido una pesadilla en la que una niña bastante pequeña me perseguía por el bosque. Al principio me resultó fácil darle esquinazo, pero después la situación se complicó cuando me dicuenta de que a diferencia de mí, la perseguidora no tenía la necesidad física de cansarse…

Volví a escuchar el mismo ruido. Algoo alguienestaba rasgando la pared. Encendí la luz y la dejé así. De repente me sobresalté,había alguien más ahí conmigo… Una chica llorando en una esquina. Entonces se giró delicadamente. No lloraba de verdad, estaba fingiendo. Esa chica tan misteriosa era la chica de misueño… La chica de mi pesadilla. Me miró a los ojos de manera intensa y directa, como nadie lo había hecho antes. Estaba a punto de decir algo pero me interrumpió.

Corre…

Decidí hacerle caso. Aquella niña no parecía normal, más bien era inhumana. Salí corriendo de ahí y bajé las escaleras tan rápido como pude. Maldición, eché todos los pestillos y la cerradura. Me quedé atrapado. No podía salir,eso me enfureció y pateé la puerta. Entonces me dije a mí mismo: “No es real,no es real… Esto no es real, William”. La chica me observaba, sentada en el último escalón. Seguidamente se puso de pie y me dijo:

-¿No soy real para ti William? ¿Esto no es lo bastante real para ti?

Por un momento deseé que todo aquello fuera parte de una pesadilla, pero jamás había experimentado algo tan real como esa macabra experiencia. Comencé a gritar como lunático tratando de forzar la puerta y después de tantos intentos, la puerta se abrió de golpe haciéndome caer al suelo. Aquella niña comenzó a abalanzarse hacia mí, tomé fuerzas y logré esquivarla, poniéndome de pie y saliendo disparado a correr hacia la nada.

La oscuridad comenzaba a tomar protagonismo, mis costillas me dolían por el cansancio, temía golpearme con un árbol a medio correr y mirando de reojo seguidamente hacia atrás, comencé a perder de vista a la niña, la cual caminaba lentamente hacia mí.

En una de mis distracciones y en completo aporreo, terminé estrellándome contra alguien que casualmente andaba por esos rumbos.

-¿Estás bien?- Preguntó aquel desconocido, se veía algo pequeño y su voz era aguda.

-Ayuda, por favor, hay alguien persiguie-…

No terminaba de hablar aún cuando se me enfrió la sangre. Aquella persona era la misma niña, en un parpadeo estaba junto a mí.

-¿No soy real, William?- Me dijo en tono burlón.

No pude reaccionar de manera diferente, traté de correr tanto como pude, mi corazón no soportaba, me reventaban las costillas y aquella niña se movía tan rápido que alcanzarme sería fácil para ella. En un abrir y cerrar de ojostodo se volvió negro.

Deja vú.

Al abrir los ojos me percaté de que estaba en mi cama, mi reloj marcaba la 1:00 a.m., encendí mi mesita de noche y miré la ventana, esta estaba abierta y el ambiente dentro era frío y pesado. Una tierna voz inundó el silencio del cuarto diciendo una frase que me envolvería literalmente por siempre:

Corre…


Creepypasta escrita por GameOver98 y SydNussCat.

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
El Puente Negro

Adrenalina

| | EN ESPERA DE UN ALMA PIADOSA Este artículo no cumple con uno o varios requisitos para…
Read More
Allá afuera

Futuro posible

Debido a atentados terroristas islamistas contra centrales o plantas nucleares que causaran cientos de millones de muertes por…
Read More
Asesinos del Zodiaco

La avioneta

Año 1992, era un sábado cualquiera, estábamos yo con mis amigos jugando fútbol en una cancha cerca de…
Read More
El Puente Negro

Demon Boy

¿Has escuchado hablar alguna vez de Demon Boy? Si no ha sido así, tal vez puedas considerarte afortunado.…
Read More
Asesinos del Zodiaco

El columpio

Todos los veranos,mi marido, los niños y yo nos desplazamos a la casa de campo que tenemos a…
Read More