Esquizofrenia con delirios paranoides graves

Asesinos del Zodiaco
Asesinos del Zodiaco

Cuando vi que la mujer a la mitad del camino abofeteaba al aire, lo reconocí: esquizofrenia. Me le acerqué, y ella se volteó. La expresión de su rostro se contorsionaba horriblemente y sus manos gesticulaban que me alejara.

—¡No, no! ¡Vete, vete ya! —demandó, encaminándose calle abajo.

La seguí desde la distancia teniendo el cuidado de no asustarla.

—Aún puedo verte —me acusó mientras veía el cielo, doblando sus manos sobre su pecho.

Ralenticé mi paso.

—Vete ya, vete ya, otro día volverás —cantó sin dejar de sacudir su cabeza.

Abruptamente, se detuvo e hizo un giro de noventa grados a su derecha, entrando al callejón pequeño, chocando sus puños entre sí por reflejo. Era claro que no estaba tomando su medicación y que sería un peligro para sí misma y para otros. La seguí.

—¡No, no, NO, NO! —exclamó; su voz se agudizaba más y más.

Vi la fuente de su recelo, estábamos en un callejón sin salida.

—Oye —le dije, extendiendo un brazo para calmarla—. No pasa nada, soy un doctor. Puedes confiar en mí.

—¿Puedo confiar en ti? —me dijo, sonriendo y agachando su cabeza con emoción.

—No estoy aquí para hacerte daño.

—Lo sé —rio inocentemente—. No te tengo miedo a ti.

—Necesito conseguirte ayuda. ¿Te quedarías aquí mientras uso mi teléfono?

—¡Le tengo miedo a eso! —anunció señalando como una colegiala, apuntando más allá de mí y hacia el camino detrás.

Me giré con lentitud y no vi nada, excepto las hojas del callejón arremolinándose.

Ella rio:

—Ah, no puedes verlo, ¿o sí? Eso debe ser más aterrador.

Se recostó contra la pared y se dejó caer en una posición sentada.

Hablé con una colega. Un vehículo había llegado dentro de veinte minutos. A lo largo de todo ese tiempo, ella mantuvo sus ojos enfocados en el camino más allá del callejón.

Los paramédicos se acercaron y me ayudaron a levantarla.

—¿Por qué ya no tienes miedo?

Me sonrió con malicia.

—No puede entrar por la calle estrecha del callejón.

—Vamos a salir por ahí.

—Está bien —contestó.

—¿No te da miedo?

—No.

—¿Por qué no?

—Ya no me quiere —se rio entre dientes—. Te quiere a ti.


Subido por: Naaga

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Berenice

El Pishtaco

El pishtaco o nakaq se pensaba que era una figura legendaria en la tradición andina peruana. La palabra…
Read More
Asesinos del Zodiaco

20 Preguntas

En las primeras horas de la noche, cuando he tomado demasiada cafeína, suelo encontrarme haciendo esos estúpidos test…
Read More
Asesinos del Zodiaco

SCP-504

Ítem # : SCP-504 Clasificación del Objeto : Seguro Procedimientos Especiales de Contención : Todas las semillas, plantas,…
Read More
Asesinos del Zodiaco

El mimo

Los mimos son artistas que, mediante la mímica, narran una historia. Se valen de movimientos, expresiones y gesticulaciones…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Dibujo perfecto

Solíamos salir todos los sábados mi novia y yo, nos divertíamos juntos. Teníamos una casa grande, el dinero…
Read More
Giuseppe Tartini (1692-1770)

Encuadrado

Es curioso cómo el tiempo puede cambiar las percepciones de una persona, ¿no crees? Me refiero, antes la…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Los Chaneques

Los chaneques son una leyenda muy popular en México, donde se hace referencia a espíritus de niños que…
Read More
Asesinos del Zodiaco

"e;El Show M"e;

Cuando era un niño, me encantaba “El Show M”. Ya sabes, el típico programa infantil con botargas de…
Read More
Asesinos del Zodiaco

El punto

Yo vivía con mi madre en la cima de una colina, y era feliz con mi vida, dibujaba…
Read More