Esquizofrenia con delirios paranoides graves

Asesinos del Zodiaco
Asesinos del Zodiaco

Cuando vi que la mujer a la mitad del camino abofeteaba al aire, lo reconocí: esquizofrenia. Me le acerqué, y ella se volteó. La expresión de su rostro se contorsionaba horriblemente y sus manos gesticulaban que me alejara.

—¡No, no! ¡Vete, vete ya! —demandó, encaminándose calle abajo.

La seguí desde la distancia teniendo el cuidado de no asustarla.

—Aún puedo verte —me acusó mientras veía el cielo, doblando sus manos sobre su pecho.

Ralenticé mi paso.

—Vete ya, vete ya, otro día volverás —cantó sin dejar de sacudir su cabeza.

Abruptamente, se detuvo e hizo un giro de noventa grados a su derecha, entrando al callejón pequeño, chocando sus puños entre sí por reflejo. Era claro que no estaba tomando su medicación y que sería un peligro para sí misma y para otros. La seguí.

—¡No, no, NO, NO! —exclamó; su voz se agudizaba más y más.

Vi la fuente de su recelo, estábamos en un callejón sin salida.

—Oye —le dije, extendiendo un brazo para calmarla—. No pasa nada, soy un doctor. Puedes confiar en mí.

—¿Puedo confiar en ti? —me dijo, sonriendo y agachando su cabeza con emoción.

—No estoy aquí para hacerte daño.

—Lo sé —rio inocentemente—. No te tengo miedo a ti.

—Necesito conseguirte ayuda. ¿Te quedarías aquí mientras uso mi teléfono?

—¡Le tengo miedo a eso! —anunció señalando como una colegiala, apuntando más allá de mí y hacia el camino detrás.

Me giré con lentitud y no vi nada, excepto las hojas del callejón arremolinándose.

Ella rio:

—Ah, no puedes verlo, ¿o sí? Eso debe ser más aterrador.

Se recostó contra la pared y se dejó caer en una posición sentada.

Hablé con una colega. Un vehículo había llegado dentro de veinte minutos. A lo largo de todo ese tiempo, ella mantuvo sus ojos enfocados en el camino más allá del callejón.

Los paramédicos se acercaron y me ayudaron a levantarla.

—¿Por qué ya no tienes miedo?

Me sonrió con malicia.

—No puede entrar por la calle estrecha del callejón.

—Vamos a salir por ahí.

—Está bien —contestó.

—¿No te da miedo?

—No.

—¿Por qué no?

—Ya no me quiere —se rio entre dientes—. Te quiere a ti.


Subido por: Naaga

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Asesinos del Zodiaco

Te extraño

Estaba yo, volviendo del trabajo un lunes por la tarde, sacando las llaves que siempre necesite para entrar…
Read More
Allá afuera

SCP-266

Ítem #: SCP-266 Clasificación del Objeto: Euclid Procedimientos Especiales de Contención: SCP-266 debe ser resguardado en una unidad…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Domus Horrorum

Imaginad un llano yermo, gris, sin vida, sin esperanza. Sólo un vasto yermo que se extiende hasta allá…
Read More
Asesinos del Zodiaco

SCP-682

Ítem #: SCP-682 Clase de Objeto: Keter Procedimientos Especiales de Contención: SCP-682 debe ser destruido tan rápido como…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Kaupe

“¡Maldita sea!” Murmuré mientras aceleraba por la autopista hawaiana.¿Por qué no era posible que mi familia tenga una…
Read More