El Silbón

Asesinos del Zodiaco
Asesinos del Zodiaco

Se cuenta en los llanos Venezolanos que hace tiempo un joven asesinó a sus padres. Por este crimen atroz está condenado por siempre a cargar un saco con los huesos de sus progenitores y a asustar a la gente silbando una serie de notas características y haciendo sonar los huesos. Nunca se sabe dónde está porque, si su silbido se oye lejos es porque El Silbón está muy cerca y si se oye cerca, el fantasma ya está lejos. Algunos dicen que aquél que escucha el silbido, está oyendo el anuncio de su propia muerte. La narrativa dice que es un hombre alto y delgado que mide como seis metros.

La descripción que presentan quienes lo han visto y escuchado; dicen que es la de un hombre desproporcionado, muy alto, que camina sobresaliendo por encima de la copa de los árboles emite un silbido espeluznante y lleva un costal lleno de huesos que los hace sonar como una matraca de Semana Santa.

La leyenda dice que el Silbón es el ánima en pena de un hijo que mató al papá y le comió la asadura (o sea el hígado, el corazón y el bofe). El muchacho fue criado toñeco (mimado), no respetaba a nadie. Un día le dijo a su padre que quería comer vísceras de venado. Su padre se fue de cacería para complacerlo pero tardaba en regresar. En vista de esto, el muchacho se fue a buscarlo y al ver que no traía nada, no había podido cazar el venado, lo mato, le sacó las vísceras y se las llevó a su madre para que las cocinara. Como no se ablandaban, la madre sospechó que eran las “asaduras” de su marido. Preguntándole al muchacho, este confesó la verdad.

De inmediato lo maldijo “pa’ to’ la vida”. Su hermano Juan lo persiguió con un “mandador”, le sonó una tapara de ají y le azuzó el perro “tureco” que hasta el fin del mundo lo persigue y le muerde los talones.

En los llanos orientales de Colombia se conoce como el silbador; se dice que es el espanto sin rumbo de un alma en pena de un hombre parrandero y mujeriego que murió solo y abandonado y busca la compañía de alguien que cabalgue a deshoras de la noche por los senderos de esta llanura.

Otros dicen, que persigue a las mujeres en estado de embarazo; este silbador emite un silbido largo y agudo que penetra por los oídos y al mismo tiempo se siente un frío intenso que congela a las personas. Hay la creencia de que cuando silba bien agudo es una mujer que se va a morir; pero si por el contrario el silbido es grueso, es un hombre o un amigo el que muere.

Fuente

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related Posts
Asesinos del Zodiaco

Mal de ojo

Claudia iba a trabajar como todos los días en el autobús. Era lunes y el tráfico hacía que…
Read More
Allá afuera

A dormir

Era de noche, estaba a punto de ir a dormir. Mi mamá me dijo: -Yeshua ve y lávate…
Read More
Asesinos del Zodiaco

El señor conejo

La maldad puede encontrarse en cosas aparentemente inofensivas o animales que pueden verse tiernos a simple vista, pero…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Yo no caí

¿Por qué no me creen? ¿Por qué nadie me cree cuando digo que yo no caí? Yo no…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Xenophilia

En realidad, yo debería haber sabido mejor. “Legend of Ocarina – Rupia Quest” sonaba como un intento mal…
Read More
El Puente Negro

DLB

Bueno, qué les puedo decir, este es un juego de esos que te encuentras por ahí en internet,…
Read More
Asesinos del Zodiaco

SCP-2222

Los operativos de la Fundación apostados dentro de ( ) han sido reubicados y situados en la Unidad…
Read More
Allá afuera

Observaba

Era de noche y observaba aquel cuerpo inerte, tendido en el suelo, bañado en sangre y con dos…
Read More
Allá afuera

SCP-126

Ítem # : SCP-126 Clasificación del Objeto : Euclid Procedimientos Especiales de Contención : SCP-126 está contenido dentro…
Read More