El Origen (Sr. Bocón)

Asesinos del Zodiaco
Asesinos del Zodiaco

Ya se saben la historia de Sr. Bocón, eso es seguro… el vivió en un cementerio… cualquiera diría: “Es sólo un aficionado tratando de hacernos dar miedo”, pero no, esto es diferente.

Yo soy el hermano mayor de Leroy, o como ustedes lo conocen: Sr. Bocón… todos se preguntan quien fue alguna vez, pues ahora lo sabrán…

Mi madre había tenido 9 hijos, pero 7 de ellos murieron en el vientre de mi madre, solo 2 sobrevivieron… entre ellos estamos Leroy y yo.

Abusaban mucho de Leroy en el colegio, ¿por qué? Porque él era diferente, él había nacido con una boca algo alargada y con unos ojos sin retina, pero, sin embargo, él podía ver… a veces él se quedaba viendo al aire o se asustaba por nada y tenía amigos imaginarios… me pareció normal para un niño sin amigos y muy pequeño… él tenía 8 y yo 12, en ese entonces a él le gustaba ir al cementerio a visitar las tumbas de mis hermanos difuntos y empezaba a hablar sólo, yo lo defendía cuando lo molestaban. Un día, cuando fui a visitar las tumbas de mis hermanos lo vi a él diciendo:

-Hola, perdón por la tardanza, lo siento mucho hermanos algún día haré un amigo y lo traeré aquí para que juegue con ustedes.

Entonces él sacó un cuchillo de su bolsillo y se empezó a cortar él mismo la muñeca hasta que vio la carne y de ahí paró.

Luego empezé a escuhar murmullos pero no eran de él… eran muchos al mismo tiempo, todos estaban cerca de mí y por un momento vi a 3 niños frente mío que desaparecieron al momento.

Fui a decirle a mamá, pero cuando fui a su habitación me quedé horrorizado…

Ella decía lo mismo que decía mi hermano…

Me quedé paralizado y hui de casa durante demasiado tiempo.

Ya había cumplido los 20 y mi hermano Leroy tendría 16, para ese entonces decidí ir a mi antigua casa, solo vi un policía, le pregunté qué era lo que pasó y me dijo que un pedófilo asesinó a su madre y escapó con un niño.

Me dio una foto de él… era una foto que encajaba perfectamente con la de mi hermano pequeño, él me dijo que consevara la foto y yo la guardé en mi bolsillo, fui a la universidad y con unos compañeros investigamos el caso…

Me dediqué a seguir pistas cuando me llegó una noticia, todos mis compañeros habían sido asesinados y una señora vio al asesino y dio perfectamente las características de la foto de mi hermano, descubrí que todos los casos de asesinato de mi hermano a los niños eran vistos como suicidio, ya que al parecer él los convencía a matarse de múltiples maneras y a veces los drogaba para que lo hicieran.

Un día fui a mi viejo colegio ya que los asesinatos abundaba allí y los niños desaparecían durante el recreo o la salida. Decidí ver lo que pasaba, entró un hombre flaco con una cara enfermiza… coincidía perfectamente con la fotografía que me dio el policía, pero lo que más me aterró fue lo que él hizo… aún habla sólo o con sus amigos imaginarios y no solo eso… vi cómo secuestró a un niño y se lo llevaba en un taxi, yo lo seguí en mi automóvil hasta que se bajó en una calle y entró a un edificio, yo lo seguí, estaba detrás é y nunca se dio cuenta. Luego lo llevó a una habitación del edificio, yo de una patada rompí la puerta, pero era tarde.

El niño estaba sin ropa en el piso… con cuchillos clavados en él por todas partes, era un escenario macabro lleno de tripas y sangre.

Él me reconoció al instante y dijo con una voz enfermiza y chillona:

-¿Qué puedo decir? Me gusta jugar con los niños… y tu hermano, ¿tienes hijos?- Yo le disparé.

Él callo al piso y con su sangre dibujó un pentagrama en el suelo, le disparé a su cabeza y murió, después me casé y tuve un hijo con la mujer de mis sueños, lo llevé al colegio en su primer día, le dio una enfermedad de la que no me acuerdo el nombre, nos mudabamos casi siempre, y entonces vi una noche a un perro rojizo hablando con mi hijo, ese perro podía hablar y no sólo eso, tenía el mismo tono de voz de mi hermano, me quedé observando y él le decía que se tirara por la ventana o que hiciera malabares con cuchillos, si leyeron la historia del Sr. Bocón podrán acordarse de un niño que era amigo del Sr. Bocón, él es mi hijo y su destino está sellado, ya es adulto y el Sr. Bocón no le puede hacer nada gracias a que yo hice que nos mudaramos sin decirle nada para que creyera que yo nunca conocí a ese perro infernal, ahora mi hijo no lo sabe pero él está a punto de ser uno como él. Mi nombre no importa pero lo que importa es esto: Yo estoy muerto y quiero que lean este mensaje desde la llamas del Infierno… los amigos imaginarios que veía mi hermano eran mis hermanos fallecidos, eso lo sé ahora…

— Via Creepypastas

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Asesinos del Zodiaco

Holder

![ class=“category-page__trending-page-thumbnail”](Los Holders) ![ class=“category-page__trending-page-thumbnail”](El Holder de la legión) ![ class=“category-page__trending-page-thumbnail”](El Holder de la Adaptación) ![ class=“category-page__trending-page-thumbnail”](El holder…
Read More
Asesinos del Zodiaco

SCP-231

Artículo #: SCP-231-7. Clase del objeto: Keter. Requerimientos de Sitio y Personal: Por órdenes especiales de O5-, se…
Read More
Allá afuera

En mi cuarto

La imagen que más le había impresionado en toda su vida pertenecía a una película de la cual…
Read More
El Puente Negro

Demon Boy

¿Has escuchado hablar alguna vez de Demon Boy? Si no ha sido así, tal vez puedas considerarte afortunado.…
Read More
Asesinos del Zodiaco

El hombre gris

Una fría y brumosa mañana de otoño (era 31 de octubre, concretamente), el Bar de Manolo sólo tenía…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Narigón

La muerte de mi hermanita pequeña había sido un golpe durísimo para mi familia, y yo, con apenas…
Read More