El Odio

Asesinos del Zodiaco
Asesinos del Zodiaco

Se dice que en ocasiones las personas llegan a desarrollar tanto odio que es lo único perdura después de su muerte, quedando impregnado en el lugar donde falleció.

Esto fue lo que le paso a Laura cuando su marido murió en casa a causa de una congestión alcohólica, sus padres la acompañaron un par de semanas, mientras ella se reponía. Les llegó el tiempo de marcharse, dejándola pasar su primera noche sola después del incidente. Por la madrugada se despertó al escuchar el sonido de la puerta abriéndose con dificultad, y un golpe en la mesa, justo como lo hacía su marido al llegar borracho todas las noches, esperaba simplemente que este subiera por las escaleras y le propinara la golpiza acostumbrada, oyó los pasos retumbar en cada uno de los escalones, acercándose cada vez más, pero al igual se alejaron para no volver más.

Su vida tomó una nueva dirección, llena de tranquilidad y alegría, decidió tener todo aquello que al marido le prohibió en vida, comenzando por una linda casa, la cual no había tenido ningún arreglo por más de 20 años. Contrató entonces un pintor, al cual recibió muy emocionada, su rostro se le iluminaba al ver tan bellos colores, derramaba sonrisas junto a una inocente plática con aquel hombre, el cual se marchó con su paleta de colores, para volver el día siguiente a comenzar con el trabajo.

Tirada en su cama, imaginando lo bella que luciría su casa después de los retoques escuchó un murmullo que le decía –coqueta, coqueta- volteaba hacia todos lados, y la desesperación la invadía porque a pesar de no poder ver a alguien la voz tomaba fuerza acusándola de seducir al pintor, incluyendo reclamos. Cuando ella reconoció la voz como la de su esposo, el papel tapiz sobre su cabecera le dio forma a un par de brazos fuertes, que la inmovilizaron en la cama , enrollándola en la sabana para reducirle la respiración mientras recibía una golpiza que la dejó medio inconsciente. Con los ojos entre abiertos, observando a su alrededor, percibía el rostro de su marido en las paredes, las cuales mostraban enormes venas saltadas, y transmitían una mirada de odio que paralizaba a la mujer.

Parecía que la casa hubiera tomado vida, transformándose en aquel hombre cruel, las puertas fueron selladas desde dentro, y aunque los padres de Laura intentaron entrar de mil maneras, incluso derrumbando una parte de la construcción, no había poder humano que pudiera lograrlo, la casa parecía tener brazos que lastimaban a cualquier trabajador que si quiera se acercara por la acera de enfrente.

Por la ventana vieron con impotencia, como la triste mujer, palidecía a falta de comida, hasta que un día simplemente se desvaneció y murió, atrapada por el odio de aquel hombre que fue su marido y se quedó en la casa para seguir celándola.

Ni siquiera pudieron sacar el cuerpo, pues la gente podía jurar que las ventanas se movían , entrecerrándose dejaban notar una expresión de enojo y desaprobación hacia cualquiera que pasara por el lugar.

Más relatos interesantes en: cuentosdeterror.mx

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
el enderman blanco

El tunel oscuro

Marcela nos cuenta una experiencia cercana a la muerte. Esto sucedió a principios de años, ella estaba enferma…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Invasores

Adán estaba muy contento en su primer día de trabajo, después de haberla pasado muy mal para sacar…
Read More
Asesinos del Zodiaco

El Protector

Ximena se había mudado a la casa más barata que pudo encontrar después de separarse de su marido…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Leyendas Peru

La leyenda de la Yacumama se conoce desde hace mucho tiempo entre los moradores de la selva, y…
Read More
Asesinos del Zodiaco

Entre tubos de ensayo

Julián se encontraba haciendo sus prácticas profesionales en uno de los laboratorios más prestigiosos de la ciudad. Aunque…
Read More
Asesinos del Zodiaco

¡Eres Nuestro!

Vivimos pensando que podemos actuar sin responsabilidad, haciendo lo que nos place y burlándonos de los demás sin…
Read More